Fin del conflicto en Colombia favorece el estudio de especies

El conflicto ha comprometido, particularmente, el estudio de la flora y la fauna en territorio colombiano, considerado el tercero más biodiverso del planeta.
domingo, 22 de mayo de 2016 · 00:00
AFP  / Bogotá 
 
Secuestros, inaccesibilidad y violencia han mantenido a investigadores de la biodiversidad alejados de su trabajo de campo durante 50 años de conflicto en Colombia. Ahora, a las puertas de la paz con la guerrilla FARC, se preparan para descubrir especies y estudiar ecosistemas aún desconocidos. 
 
Cuando en 2004 el ornitólogo Diego Alarcón partió a explorar la desconocida sierra del Perijá, en el noreste de Colombia, un grupo de guerrilleros del frente 41 de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, comunistas) lo secuestró junto a otro biólogo y un guía local. 
 
Durante su cautiverio, que duró tres meses, caminó cientos de kilómetros y vio muchas especies de aves desconocidas. Tomaba apuntes a escondidas de los rebeldes en papelitos para armar cigarrillos que aún guarda.
 
Pese a estar secuestrado, "nunca paró de hacer su labor de biólogo”, explica a la AFP Lina Tono, autora de la tesis Animalario de la guerra y la paz en Colombia, que incluye la historia de Alarcón. 
 
A Brigitte Baptiste, bióloga y directora del Instituto Humboldt, centro de investigación en biodiversidad de Colombia, le tocó huir cuando durante una investigación cerca del río Inírida (Amazonía)  se acercó sin saberlo a un laboratorio de cocaína oculto en la selva. "Nos sacaron a plomo, como dicen en Colombia”, cuenta.
 
Peor suerte tuvieron dos estudiantes de biología e ingeniería ambiental, Margarita Gómez y Mateo Matamala, asesinados en 2011 por una banda criminal en los bosques de San Bernardo del Viento (norte) cuando registraban los manglares de la zona.
 
"Eso sucede en parques nacionales, con los funcionarios que están todo el tiempo en campo poniendo el cuerpo de por medio, y sucede con investigadores que a veces son un poco aventureros, no calculan el riesgo y no se dan cuenta que el país sí está en conflicto, que es armado y es grave”, señala Baptiste.
 
El conflicto ha comprometido el avance de la ciencia, y particularmente el estudio de la flora y la fauna en territorio colombiano, que es considerado el tercero más biodiverso del planeta. "Cuando uno mira el mapa de información de biodiversidad de Colombia, encuentra vacíos increíbles (...), y eso es claramente una expresión de las limitaciones de movilidad de los investigadores”, cuenta Baptiste.
 
Un ejemplo de ello es que se desconoce el intercambio de fauna entre Centroamérica y el Cono Sur, porque la selva del Darién, frontera de Colombia con Panamá, es considerada zona roja del conflicto, señala María Ángela Echeverry, directora de la maestría de Conservación y Uso de Biodiversidad de la Universidad Javeriana. 
 
"Y otro problema es que, como universidad, no podemos llevar estudiantes ni tener científicos locales en estas zonas por falta de seguridad”, añade.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias