Sabías por qué no debes reírte de los fans de Auryn

martes, 24 de mayo de 2016 · 01:41
El Mundo / Darío Manrique

 

Todos conocemos al hincha atlético que grita eufórico y da saltos por el bar, fuera de sí, cuando marca Fernando Torres. O al madridista que jura en arameo, dolorido ante un penalti no pitado a Cristiano como si hubieran degollado a su hijo. Vaya, igual hasta somos uno de nosotros. Es la pasión por el fútbol, algo normal. Sin embargo nosotros, adultos racionales, miramos condescendientes y socarrones a una fan de Auryn extasiada por estar en la misma sala que sus ídolos en una firma de discos. Ya se sabe, las adolescentes, el revuelo hormonal y demás...

Auryn llena auditorios y pabellones, provoca revuelos en los centros comerciales donde firma sus discos y sus tres últimos álbumes -incluido el más reciente, Ghost Town- han sido número uno en la lista de ventas. Es una de las historias de éxito más llamativas del pop español en esta década.Aquí ha habido grandes fenómenos de fans (desde Camilo Sesto, en los 70, a Los Pecos o Alejandro Sanz), pero el concepto de boy band parecía resistirse a la mentalidad hispana. De EE UU e Inglaterra nos han llegado -y han triunfado- grupos de chicos con voces aterciopeladas y caderas líquidas como New Kids on the Block, Backtreet Boys, Take That o, más recientemente, One Direction. Pero, pese a la costumbre de la industria musical española de replicar las fórmulas de éxito foráneas, aquí no se apostaba por las boy bands.

Tampoco ocurrió en un principio con Auryn, que incluso tuvieron que autoeditar su primer álbum, Endless Road, 7058(2011). «Cada uno de ellos venía de intentarlo por su cuenta», explicó su mánager y co-creador, Magí Torras, en una reciente entrevista. «En España no había ningún grupo vocal. Todos los intentos han salido mal; tan mal que no recuerdo ni sus nombres. Les propuse crear una banda. Financiamos el primer disco entre los seis».

A ello había que sumar la dificultad añadida de que desde el principio quisieron cantar en inglés. «En inglés te pinchan en menos radios. Hemos ido con el viento en contra todo el rato», señalaBlas Cantó, murciano de 24 años, fan de Adele y uno de los cinco auryns. Aunque ocasionalmente graban en castellano, están convencidos de que la idiosincrasia del grupo les exige cantar en inglés, pese a no ser su lengua madre. Para evitar errores, tienen unenglish coachque les ayuda con la pronunciación de las letras.

Hacia 2009, los cinco -Álvaro Gango, Carlos Marco, Daniel Fernández Delgado, David Lafuente y Blas Cantó- tenían entre 17 y 20 años, llevaban un tiempo intentando labrarse una carrera en solitario en la música, presentándose a realities como Factor Xo, en el caso del rubio ciudad realeño Daniel, representando a España enEurovisión Junior(2006). Magí Torras, periodista fundador de la revista de moda y tendencias Must!, los juntó a todos en una fiesta. «Algunos ya nos conocíamos, teníamos amigos comunes», cuenta Álvaro Gango, madrileño de 26 años: «Magí nos propuso reunirnos en un local de ensayo y vimos que nuestras voces empastaban bien y que había química. La sensación que tuvimos desde el principio era que todo salía muy rápido».

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias