Cualquiera puede ser un espía y ser espiado en Rusia

miércoles, 8 de junio de 2016 · 00:00
AFP / Moscú
 
Dos novedades, una que permite a las empresas captar las conversaciones en los celulares de los empleados y otra que pone nombre y apellidos a un rostro en una fracción de segundo, desdibujan todavía  más en Rusia los límites de la privacidad. 
 
En su oficina con vistas al bosque en el oeste de Moscú, Natalia Kasperskaya se muestra sorprendida por el torbellino que envuelve a su empresa de seguridad informática. 
 
Lo originó un artículo del diario nacional Kommersant al revelar que esta compañía especializada en la protección de los datos de las empresas, Infowatch, desarrolló un sistema que intercepta las conversaciones de los teléfonos móviles, las analiza e identifica los fragmentos considerados sospechosos. 
 
Su objetivo es suministrar una herramienta para protegerse de las filtraciones frente a la competencia, los estafadores, lanzadores de alertas, etcétera.  
 
"No nos lo esperábamos. Para nosotros tan sólo es un canal más”, afirma Kasperskaya, cofundadora en 1997 de uno de los pesos pesados mundiales de la seguridad informática, la empresa Kaspersky Lab. 
 
Infowatch ya propone sistemas de análisis de correos electrónicos, de las llaves USB, de las impresoras... Pero no la voz, algo que pedían empresas de sectores como la banca o las petroleras. 
 
La idea levantó  ampollas en un país donde el KGB espiaba a la población en tiempos de la Unión Soviética. Una práctica vigente, según un informe reciente de la ONG Agora. 
 
Los tribunales ordenaron  desde 2007 la vigilancia (teléfono, correos electrónicos, GPS) de alrededor de nueve millones de rusos, sobre todo opositores y activistas, afirma la ONG, que denuncia claramente  "un instrumento de policía política”. 
 
Más allá de estos casos, los servicios secretos rusos (FSB) disponen de un sistema sofisticado, llamado SORM, que les permite identificar las comunicaciones telefónicas y en internet. 
 
No son los únicos en hacerlo, como demostraron  las revelaciones de Edward Snowden sobre la vigilancia de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense. 
 
Un mundo sin secretos 
 
El proyecto de Infowatch se equiparó  a espionaje. Los juristas y algunos políticos lo consideran ilegal. El presidente de la Duma (Parlamento de Rusia) expresó  su preocupación por posibles usos malintencionados de esta tecnología. 
 
El ministro de Comunicación, Nikolai Nikiforov, recordó que el acceso a las conversaciones telefónicas sólo es posible con una sentencia judicial.
 
La empresa Infowatch insiste en que su proyecto se encuentra en fase preliminar e intenta aplacar los ánimos.
 
Sólo abarcaría dos líneas telefónicas profesionales, con el acuerdo del empleado, y el análisis no corre a cargo de una persona, sino de un robot, que únicamente aísla algunas palabras clave. 
 
"Tenemos que demostrar que nuestro sistema no constituye una escucha telefónica. En ningún caso introducimos en el mercado un sistema que no respete la ley”, asegura Natalia Kasperskaya. Sin embargo,  advierte que con el progreso tecnológico "avanzamos lenta pero firmemente hacia un mundo en el que no hay más secretos”. 
 
Una aplicación rusa ya permite a los usuarios de smartphones identificar a partir de una fotografía tomada en la calle a una persona, siempre que el rostro figure en acceso libre en la red social rusa VKontakte (350 millones de cuentas). 
 
Esta aplicación, bautizada FindFace, puede analizar en medio segundo una base de datos de 300 millones de imágenes, explica a la AFP su creador de 26 años, Artiom Kukharenko. 
 
Su éxito es fulgurante, con más de un millón de descargas en pocas semanas y una gran presencia en los medios de comunicación social de Rusia.
 
FindFace establece parámetros  de uso   
  • FindFace Los internautas localizaron a una actriz de películas pornográficas, y los autores de un incendio criminal en unas obras de San Petersburgo fueron  desenmascarados gracias al análisis, con FindFace, de las imágenes de las cámaras de vigilancia. 
  • Recomendación FindFace borra de la base de datos a cualquier internauta que lo solicite. De todos modos  insta a los usuarios a pensárselo dos veces antes de publicar fotografías en acceso libre y asegura que esta aplicación no es más que un comienzo. 
  • Controversia Para Mijail Emelianikov, experto en seguridad informática, "esta tecnología no quebranta la ley”, porque se usan fotos en acceso libre. El problema es cómo se utilizará el resultado y si evidentemente no será un crimen.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

61
2

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias