Margot Robbie adelanta su rol como aguerrida y atractiva ‘Jane’ en Tarzán

jueves, 14 de julio de 2016 · 07:13

Emol /

La carrera de Margot Robbie en la industria del entretenimiento comenzó hace casi una década, pero el interés de los grandes estudios de cine lo ganó hace poco. Fue la cámara de Martin Scorsese la que la posicionó como una musa a la que se le debe prestar atención, luego de que el aclamado director la reclutara para interpretar a la manipuladora y sensual Naomi en "El lobo de Wall Street".

La rubia de 26 años dio vida a la esposa del personaje de Leonardo DiCaprio, y aunque su rol fue secundario, la hizo descollar en el competitivo ambiente de Hollywood. Tras participar en aquel filme, la australiana tuvo un destacado rol en "Suite francesa" del realizador británico Saul Dibb, luego actuó junto a Will Smith en "Focus: Maestros de la estafa" y recientemente apareció interpretándose a sí misma en la cinta nominada al Oscar "La gran apuesta".

Tras aquellos roles, ahora la actriz vuelve a escena con una aguerrida versión de Jane en "La leyenda de Tarzán", película que se estrenará mañana en los cines chilenos. Esta producción del británico David Yates no muestra la típica historia del hombre criado por monos, sino que se centra en su vida adulta, después de abandonar la selva.

El filme comienza mostrando a Tarzán, es decir, a John Clayton III (Alexander Skarsgård), viviendo en Londres con su esposa. Ambos emprenden un viaje al Congo impulsados por un diplomático estadounidense (Samuel L. Jackson), con el objetivo de confirmar si el rey de Bélgica tiene esclavizados a los ciudadanos de ese país.

Pero al llegar, un enemigo (Christoph Waltz) captura a Jane para manipular a Tarzán. Esta producción antecede a otro filme que la traerá de forma masiva a la pantalla grande: "Escuadrón Suicida" de DC Comics, donde dará vida a la desequilibrada y peligrosa Harley Quinn. Previo al estreno de la cinta basada en los cuentos del escritor estadounidense Edgar Rice Burroughs, la oriunda de Queensland entrega detalles de su participación en esta megaproducción ambientada en la África del siglo XIX.

¿Qué fue lo que pensaste cuando te presentaron la propuesta de interpretar a Jane?

- Mi reacción inmediata fue que no tenía interés en interpretar a una damisela en peligro. Pero mi equipo me dijo 'no, léelo, es diferente". Así es que leí el guión y pensé 'Dios, esto es increíble". Me encantó la historia y su sentido de aventura. Se sintió épico, como una mezcla de todas las películas que adoro. Y a pesar de que está cautiva, es una persona muy desafiante e independiente, incluso llega al punto de equivocarse por ello. Y esa es una de las cualidades que más me gustan del personaje.

¿Nos podrías hablar del vínculo de Jane con Tarzán?

-Una de las primeras cosas que hablamos con David Yates fue que esta es una historia de amor épica. Los personajes claramente están locos de amor, por eso cuando están separados, esperas el reencuentro. Afortunadamente tuve que interpretar este rol con alguien como Alexander Skarsgård, que es el tipo más adorable del mundo. 

¿Cómo enfrentaron, Alexander y tú el desafío de crear esta relación entre Jane y Tarzán?

-Alexander es un muy buen actor y un tipo muy agradable, así es que fue genial trabajar con él. Nos compenetramos muy fácilmente. Para mí lo más interesante de que Alexander interprete a Tarzán es que no lo no lace como si fuese un macho alfa. La película parte mostrándolos a ambos en Inglaterra, con una vida muy distinta a que tenían en Congo. 

¿Qué es lo que significa para los personajes volver a África?

-Vivir en la Inglaterra victoriana es algo extremadamente ajeno para Jane. Ella no es feliz allí. Creció en Congo y ese es el tipo de vida con el que se conforma, no con un Londres decimonónico. Quiere irse a casa con ansias, por eso cuando surge la oportunidad y John quiere dejarla en Londres, ella enloquece. Pero gana esa batalla, y se siente radiante de felicidad cuando finalmente vuelve (a África). Y luego, por supuesto, todo cambia. Rápidamente ella es apartada de John, pero ya está asentada en su hogar, y eso le permite enfrentar el peligro. Es una mujer muy capaz. 

¿Cuál fue el mayor desafío de esta película?

-Lejos lo más difícil fue hablar lingala. Hay una escena en la que tengo toda una conversación en lingala, y había una línea que no lograba sacar. Así es que estábamos histéricos. No podía decir la frase y no estaba funcionando, fue hilarante". 

¿Cómo recuerdas tu experiencia trabajando con David Yates y estar inmersa en estos increíbles ambientes?-Lo más impresionante para mi fueron los sets. El hecho de que hayan hecho que los estudios Leavesden replicaran el Congo fue una locura. Construyeron pueblos, una jungla que era tan grande como para correr a través de ella, con cascadas y máquinas de lluvia que se ponían en monzones. Era como estar en una fábrica de dulces. Si quieres confiar ese tipo de ambiente a alguien, tiene que ser a David Yates. Él hizo las películas de Harry Potter, y las hizo allí (Leavesden). Está el sentimiento mágico del mundo que él creó, pero es crudo y real. No se me ocurre otro director que hubiese podido crear ese mundo mejor que él. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias