La guerra de los actores se libra en Argentina

sábado, 20 de agosto de 2016 · 08:10
ABC.ES /
Argentina se ha convertido en el campo de batalla de actores de Iberoamérica, Europa y buena parte del mundo. A un lado y otro del Atlántico, reclaman a Buenos Aires reglas claras y el pago de decenas de millones de eurosacumulados en derechos de intérpretes. SAGAI, la sociedad de gestión amadrinada por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y dirigida por actores internacionales como Pablo Echarri o Pepe Soriano, está en el ojo del huracán de las críticas y reclamaciones.

Dos grandes de la escena como Luis Brandoni y Andrea Del Boca, entre otros, encabezan la rebelión interna que les ha llevado a crear una organización paralela IAA (Inter Artis Argentina). En México la pelea la da el histórico actor Mario Casillas, al frente de ANDI otra sociedad de gestión que como Chile Actores, Inter Artis Perú, S.C.G. de Colombia (Actores Sociedad Colombiana de Gestión) o la española AISGE (Artistas Intérpretes Sociedad de Gestión) buscan aclarar las cuentas y recuperar, aunque sea a través de la Justicia, lo que pertenece a sus actores.

Varios frentes abiertos
La guerra de las sociedades de gestión de los intérpretes con SAGAI tiene varios frentes y todos encadenados entre sí. El externo tiene su origen en la exclusión por parte de SAGAI del pago o la irregular distribución -según los afectados- de la recaudación de los derechos, que generan en Argentina, los actores internacionales por la emisión de sus películas y resto de obras en las que participen.

El conflicto se remonta al 2010 y se tradujo, finalmente, en la ruptura de los acuerdos con las entidades mencionadas y la expulsión de SAGAI de Latin Artis, la federacion que representan al bloque iberoamericano y de SCARP (versión ONU de los intérpretes). El conflicto interno surge como consecuencia de éste ya que al romperse los convenios de reciprocidad -para recaudar y distribuir- SAGAI se quedó sin recibir un céntimo del exterior. Dicho de otro modo, los actores argentinos se quedaron sin cobrar sus derechos de, prácticamente, el resto del mundo.

Un monopolio
Sebastián Bloj, director general de SAGAI, rechaza todas las acusaciones y considera que la sociedad que preside Andrea del Boca está fuera de la ley. «Nuestro sistema se construye sobre la base de un monopolio, término que suena mal, así que mejor decir exclusividad», advierte antes de explicar queese privilegio, que los convierte en recaudadores únicos, es el resultado de un «decreto de Cristina Fernández de Kirchner». Brandoni, vicepresidente de IAA explica que ellos se unieron «para recaudar lo que SAGAI no puede» porque «es la única forma de que los actores podamos cobrar y pagar a los extranjeros».

Lucas Rizzo Arrivillaga, abogado de IAA considera «absurdo» que, ahora, por el conflicto de otros, «Ricardo Darín -por ejemplo- para cobrar sus derechos tenga que hacerse socio de una entidad extranjera». Consultada por todo el embrollo, Alejandra Darín, Presidenta de la Asociación Argentina de Actores, declinó pronunciarse.

Rotas las relaciones con medio mundo -a excepción de SUGAI Uruguay y de Abramus, sociedad de músicos de Brasil- la actriz colombiana y presidenta de Latin Artis, Aura Helena Prada, recuerda que Colombia fue uno más en la lista de países damnificados en la «liquidación porque no nos incluyeron en el primer reparto».

Mario Casillas, con más de 25 películas y cuarenta telenovelas a sus espaldas, se sorprende del «monopolio» argentino ya que «en México -como en otros países- puede haber tantas sociedades como se quiera». ANDI , la que preside, también alza su voz contra SAGAI por la misma razón, «excluir nuestro repertorio del reparto». Bloj, abogado además de Director General de SAGAI, le reprocha, en sintonía con un informe del polémico fiscal Carlos Alberto Vasser, que «no nos facilitaran las fichas técnicas de las obras. Sin ellas no podemos hacer nada para pagarles. No quieren cobrar».

Por parte mexicana argumentan que hacerlo significaría, «aceptar las liquidaciones de SAGAI que excluyó más del 95 por ciento de nuestras obras» y eso es lo que cuestionan. La actriz Esperanza Silva, presidenta de Chileactores, tiró la toalla con SAGAI hace tiempo, «nos tomaron el pelo durante dos años. Decían que el convenio de reciprocidad estaba en el escribano (notario) hasta que Jorge Marralde (vicepresidente y actor) nos dijo que liquidar nuestros derechos sería considerado "fuga de capitales” (sic) Para ellos, entonces, pasamos a ser los buitres (como el Gobierno de Kirchner se refería a los fondos de inversión que reclaman el pago de la deuda argentina)».

Relaciones con nuestro país
En el caso español, «pasamos de ser los mejores amigos a tratarnos y compararnos con los conquistadores», recuerda Abel Martín Villarejo, presidente de AISGE. El problema, como con el resto de casos, surgió a la hora de «repartir la recaudación». Bloj, acusado de administración fraudulenta, se defiende: «Las normas son transparentes» y apela a la web y los anuarios.

Por su parte, José María Montes, director de relaciones Internacionales de AISGE puntualiza: «Ellos dejan ver lo que les interesa, muestran el certificado ISO que lo único que certifica son procesos y no legalidad de fondo. Hasta Lehman Brothers los tenía».
 
El cruce de acusaciones y demandas se sucede. Entre tanto, Montes calcula que las «cantidades defraudadas a los actores extranjeros» por SAGAI ronda los «treinta millones de euros. Eso, sin saber aún qué fue del millón que les entregamos al principio. Y, en reciprocidad, nos entregaron 5.000 euros».


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias