La pornografía duplica la probabilidad de divorciarse

martes, 30 de agosto de 2016 · 07:14
ABC.ES / 
Al clásico «no es lo que parece» ahora hay que añadir el «solo estaba leyendo el periódico». Según un estudio presentado recientemente en el encuentro anual de la «American Sociological Association», el consumo de pornografía aumenta las posibilidades de que las parejas se divorcien.

Este fenómeno no afecta a ambos por igual, tal como recoge un artículo publicado en Nature. Así, mientras que la probabilidad de que los consumidores de porno se divorcien pasa del 5 al 10 por ciento en el caso de los hombres, entre las mujeres el efecto parece ser más acusado: este porcentaje pasa del 6 al 18 por ciento, al menos según los datos recogidos por Samuel Perry, coautor del estudio e investigador en la Universidad de Oklahoma.

Estudios anteriores han sugerido que consumir pornografía no es bueno para la salud de la pareja, pero en este caso la investigación ha permitido hacer un análisis a largo plazo. La clave han sido los datos recogidos entre 2006 y 2014 por el «General Social Survey», una encuesta que recoge la opinión de miles de americanos sobre cuestiones como la moralidad o las partidas presupuestarias de su gobierno.

Gracias a ellos, Perry se ha mostrado convencido de poder establecer una relación de causa-efecto: «Gracias a nuestros análisis estadísticos, estamos acercándonos a la zona donde podemos afirmar que hay un efecto direccional», ha afirmado el científico. Es decir, no es que el consumo de porno aumente en las parejas que tienen problemas, sino que el porno los genera.
Para llegar a estas conclusiones, las encuestas preguntaron a 5.698 personas si habían visto una película porno en el último año. De estos, 1.681 dijeron que sí. La mayoría de ellos eran hombres.

Los jóvenes, más sensibles
Además de las diferencias de género, la encuesta reveló que cuanto más joven fuera el entrevistado más probable era que se divorciase a causa del consumo de porno. Curiosamente, esta relación fue menos clara en aquellas personas religiosas acostumbradas en ir a la iglesia al menos una vez a la semana, lo que fue justo lo contrario de lo que esperaban los científicos.

Tal como ha defendido el investigador, su objetivo no es hacer una guerra contra el porno: «Estamos tratando de informar de unos resultados que nos parecen interesantes y relevantes, no a contribuir a una cruzada moral contra la pornografía».

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias