Científicos dicen que hallaron el origen del orgasmo femenino

lunes, 08 de agosto de 2016 · 00:00
Agencias  / Nueva York 
 
El clímax masculino tiene una razón de ser. Está ligado a la eyaculación pues ese placer hace que se produzca más semen y así potencia las posibilidades de reproducirse. No sucede lo mismo con el orgasmo femenino y por eso su existencia siempre ha intrigado a los especialistas en evolución. Expertos de la Universidad de Yale aseguran haber encontrado  la respuesta. 
 
Durante  décadas, los investigadores han propuesto teorías, pero ninguna es ampliamente aceptada. Dos biólogos evolutivos se sumaron a la búsqueda del secreto y ofrecen una nueva forma de pensar en el orgasmo femenino con base en una reconstrucción de su antigua historia.
 
De acuerdo con lo que señala un artículo publicado por la BBC, un estudio realizado por científicos de la Universidad y del Hospital para niños de Cincinnati, asegura que el orgasmo femenino es un vestigio de nuestro pasado evolutivo, en el que las fuertes descargas de hormonas que acompañan el clímax eran sumamente necesarias para la ovulación.
 
El trabajo fue publicado en la Journal of Experimental Zoology (Revista de Zoología Experimental). Hasta ahora, pocos científicos han investigado la biología de animales con una relación distante en busca de pistas para solucionar el misterio.
 
Los científicos Mihaela Pavlicev y Gunther Wagner encontraron que ese mecanismo habría aparecido hace 75 millones de años en los mamíferos, incluidos los primates como el Homo sapiens. Los autores concluyeron que dicho sistema se perdió posiblemente cuando los primeros Homo sapiens empezaron a organizarse en sociedad.  
Como resultado evolutivo también cambió la estructura anatómica de las mujeres, pues antes el clítoris supuestamente estaba localizado dentro del canal vaginal para propiciar la producción del óvulo y no como hoy, que forma parte de los órganos genitales externos. Cuando los primeros humanos se apareaban, el clítoris podía enviar señales al cerebro, desatando hormonas que liberaban un óvulo. Una vez que el óvulo era fertilizado, las hormonas pudieran haber ayudado a asegurar que se implantara en el útero.
 
Esto funcionó bien para mamíferos que rara vez encuentran machos; ayuda a que las hembras aprovechen al máximo cada cópula. Pero, con el tiempo, algunos mamíferos, incluidos primates como nosotros, empezaron vivir en grupos sociales. Las hembras tenían acceso a sexo con regularidad con machos y el orgasmo como mecanismo ovulatorio ya no era tan útil. Nuestros ancestros del sexo femenino evolucionaron un nuevo sistema: liberar óvulos en un ciclo regular. 

Gracias a ese cambio, el goce de la actividad sexual no depende del ciclo de la ovulación ni de la reproducción. "Esto explicaría por qué la cópula no está necesariamente acompañada del orgasmo”, asevera la autora Mihaela Pavlicev.
 
Los científicos empezaron por familiarizarse más con las vidas sexuales de otros animales, estudiaron diarios viejos para reunir información sobre especies que iban desde cerdos hormigueros hasta koalas. Notaron que muchas hembras liberan oxitocina y prolactina durante el sexo: las hormonas liberadas por las mujeres durante orgasmos. Lo que es más, en muchas de esas especies, las hembras usan un tipo de reproducción que difiere radicalmente.

Otras  indagaciones
  • Hipótesis  Científicos revisaron la posibilidad de que los orgasmos aumenten las probabilidades de que los óvulos de la mujer sean fertilizados por un hombre genéticamente atractivo.
  • Diferencias  Si bien las mujeres liberan un óvulo cada mes, otros mamíferos hembra, como los conejos y los camellos, liberan un óvulo sólo después de aparearse con un macho, de acuerdo con las investigaciones en animales.

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias