El derecho a la muerte digna, un debate pendiente en el país

Una iniciativa ciudadana reflexiona sobre los pacientes terminales que a diario pasan de la vida a la muerte de manera dolorosa y sin ninguna ayuda.
martes, 9 de agosto de 2016 · 00:00
ANF  / La Paz

El derecho a una muerte digna, que recibe el nombre de ortotanasia, se constituye en un vacío legal en Bolivia.
 
Una iniciativa ciudadana reflexiona sobre los pacientes terminales que a diario pasan de la vida a la muerte de manera tortuosa, sin las herramientas que les permitan prepararse psicológica y emocionalmente para ese proceso. La propuesta plantea abrir el debate sobre el tema.

"En Bolivia es urgente debatir sobre la muerte digna, por amor y por dignidad”, sostiene Mariana Vargas, comunicadora social que impulsa un proyecto de ley referido al tema, a partir de una experiencia personal que marcó su vida, la muerte de su madre, con horas que precedieron a ese momento, marcadas por el dolor y la desesperación.

"¿Se imaginan? ¿Partir llenos de aquello que amaron en la vida? ¿De aquello que admiraron? ¿El olor? ¿El calor? ¿La compañía?”. Ese es el planteamiento de Vargas, que dista de la realidad que se vive en los hospitales y clínicas, ya que a partir de un juramento hipocrático  los médicos luchan contra viento y marea para mantener con signos vitales a pacientes terminales que pasan sus últimos momentos marcados por un sufrimiento prolongado artificialmente. Pero no sólo eso, sino que por normas internas de los hospitales no se permite que éstas últimas horas se vivan en compañía de la familia.

Vargas deja claro que en el proyecto de ley sobre los derechos del paciente y muerte digna en Bolivia  no se propone la "eutanasia”, que es la muerte provocada; según los conceptos de la bioética, el término correcto es "ortotanasia”, muerte a su tiempo, que se refiere a la ayuda que los pacientes terminales puedan recibir para transitar de la vida a la muerte de forma digna, con las herramientas necesarias para hacer de éste "un momento dulce” y no una agonía. 

La prolongación de la vida en pacientes terminales se denomina "distanasia”. Según Vargas, esta práctica está vigente en el país, a partir del juramento hipocrático de los médicos. La proyectista la denomina como "una práctica que, mediante tratamientos vanos, que no están dirigidos a sanar o revertir el cuadro, lo que hacen es extender la agonía y el sufrimiento del paciente”.

"Es preciso entender que se debe respetar el cuerpo del otro como el cuerpo del otro, no desde los prejuicios de lo que es o no es correcto. Lo que busca el proyecto de ley es precisamente que se deje de lado este marco antiético que lleva al médico a actuar para defenderse de cualquier castigo legal”, sostiene.

"El deseo de vivir es natural, no se busca que el paciente muera, sino ayudar a tener paz; a que esté acompañado de su familia; a sedarlo si es necesario; que se le dé la comodidad y se le retire cualquier tratamiento que signifique mayor sufrimiento, para que pueda enfrentarse, tal vez, mejor a la inminencia de la muerte”, explicó.

"Puede ser que exista un deseo enorme de vivir, pero el cuerpo está muriendo. Prolongar el ciclo de vida de ese cuerpo es abusivo, porque prolongas el sufrimiento, vulneras la dignidad, estás faltando el respeto a un ciclo que es natural. Ante la inminencia de la muerte el médico debe poder actuar, prolongar el sufrimiento del paciente terminal no es respetar su deseo de vivir”, agregó.

"Esos últimos momentos de sufrimiento pueden marcar todo lo que en vida has sido. Vivir dignamente es un derecho garantizado en nuestras leyes y tratados internacionales, entonces ¿porque tu muerte tiene que ser distinta a eso?”, añadió.

Si bien el artículo 257 del Código Penal boliviano establece que quienes incurrieran en provocar una "muerte piadosa” tendrán una pena de reclusión de uno a tres años, el proyecto de ley plantea la eliminación de dicho artículo para exonerar de responsabilidad penal a los galenos.

Un ejemplo claro sería dejar de suministrar medicamentos que mantengan los signos vitales, pero que no mitigan el dolor ni el sufrimiento. "(A mi madre) nunca la sedaron adecuadamente como solicitamos. Le pusieron morfina que estaba contraindicada, no le calmaba el dolor, sólo la adormecía, pero estaba despierta y consciente de todo lo que estaba sucediendo. Cuando le dijimos al médico que le dejen de suministrar esos medicamentos que tanto le hacían sufrir y que no eran capaces de revertir su cuadro, ella inmediatamente entró en coma y falleció, pero luego de haber sufrido días sin mostrar mejora alguna”, recordó.

Vargas no observa solamente este tema, sostiene que el problema es estructural surge de un sistema de salud muchas veces indolente con la situación del paciente y de sus familias.

El documento señala que en situación terminal o de agonía el paciente debe ser debidamente informado sobre su estado clínico. Cuando se trate de un paciente que por su estado agónico se encuentre imposibilitado de recibir dicha información, ésta deberá ser brindada a los familiares más cercanos, con amplia predisposición a salvar dudas respecto al estado de salud, procedimiento médico, tratamiento y la garantía de recibir tratamientos paliativos para el dolor en el proceso de la muerte, entre otros aspectos. 

La iniciativa se basa en la norma argentina, pero además hay otros países que han incursionado en esta práctica, como Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Estados Unidos y Colombia.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

75
2

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias