Hillary Clinton evoca caso Lewinsky: “Fue muy difícil, fue doloroso”

martes, 06 de septiembre de 2016 · 07:09
ABC.ES/
Contaba Hillary Clinton en su libro de memorias, «Historia viva», publicado en 2003, que cuando su marido, Bill Clinton, presidente de Estados Unidos entre enero de 1993 y enero 2001, le confesó su affaire con una joven becaria llamada Monica Lewinsky«apenas podía respirar. Dando bocanadas de aire, comencé a llorar y a gritarle».

El escándalo Lewinsky le estalló a los Clinton en diciembre 1998, cuando pasó de ser la comidilla de los medios a un asunto de interés mundial debido a que al por entonces presidente de EEUU. se le abrió un proceso de impeachment (destitución) en la Cámara de Representantes por un doble cargo relacionado con sus escarceos amorosos en el mismísimo Despacho Oval de la Casa Blanca: perjurio y obstrucción a la Justicia.
 
Casi le cuesta el puesto y, también, el matrimonio. Difícil olvidar las imágenes de Hillary mirando fijamente a su marido y apretando los dientes, mientras este pedía disculpas y daba explicaciones al pueblo norteamericano. En la misma biografía, Hillary aclaró que lo que le impidió pedir el divorcio fue el «amor que ha persistido durante décadas», al tiempo que añadía: «Nadie me entiende mejor y nadie me puede hacer reír de la manera que Bill lo hace. Después de todos estos años, él sigue siendo la persona más interesante, enérgica y plenamente viva que he conocido».

Ahora que ella es candidata a la presidencia por el Partido Demócrata, Hillary Clinton tiene que enfrentarse a múltiples problemas presentes y, además, a diversos fantasmas del pasado. Y uno de ellos es, inevitablemente, Monica Lewinsky.

En una entrevista concedida a la cadena CNN, de la que ya se ha emitido un extracto, la candidata una vez más se ha referido a que el espinoso asunto en respuesta a una pregunta de la periodista Pamela Brown.

«¿Fue difícil que algo tan privado, tan personal, saliera a la luz pública al ser la primera dama?», interpela Brown, a lo que Clinton responde: «Fue muy difícil. Fue doloroso. Estuve muy apoyada por mis amigos. Ellos se unieron en torno a mí, trataban de hacerme reír, me recomendaban libros para leer.
 
Nos gustaba dar largos paseos, pasar el rato juntos, ya sabes, comer comida mala. Me refiero a esas cosas que haces con tus amigos. Y es que simplemente me tenía que levantar cada día y tratar de hacer frente a la situación, sin abandonar un conjunto de responsabilidades públicas. Así que era muy, muy difícil». En su día, Clinton defendió con uñas y dientes a su marido en público, pese a la humillación. A día de hoy, Hillary sigue exactamente en el mismo punto.


12
3

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias