Salud

¿El café sube la tensión?

viernes, 9 de septiembre de 2016 · 17:33

Uncomo/ Carla Martínez Dantí

¿A quién no le gusta tomar una buena taza de café? La energía y el estimulo que produce el café, gracias a su alto contenido en cafeína, nos permite afrontar la jornada con mayor positivismo, ganas y fuerza. Pero, ¿hasta qué punto puede afectar la ingesta de cafeína a nuestro organismo?

En la siguientes líneas descubrirás si el consumo moderado del café puede aportarte más luces que sombras, más beneficios que riesgos y si es recomendable tomarlo si eres vulnerable a los cambios de presión arterial.

Beneficios del café

Múltiples investigaciones científicas han desvelado los grandes beneficios que el café proporciona a nuestro organismo. Aunque no cabe duda de que el café también cuenta con algunos riesgos, su consumo moderado nos aportará más luces que sombras.

En primer lugar hay que destacar que el café es una sustancia psicoactiva, porque contiene cafeína, lo cual lo hace en una bebida que nos ayuda a estar en alerta. La cafeína trabaja en nuestro cerebro bloqueando la adenosina y haciendo aumentar la actividad de otras sustancias (como la dopamina o la norepinefrina) que ayudan a acelerar el trabajo del cerebro. Por todo ello, podemos decir que el café mejora nuestra función cerebral, incidiendo en nuestro estado de ánimo, en los niveles de energía, la reacción, la memoria o la función cognitiva, entre otros.

Por otro lado, el café se ha convertido en un producto estrella ya que nos ayuda a perder peso, gracias a la cafeína que actúa como quema grasas natural y acelera nuestro metabolismo, y, también, a mejorar nuestro rendimiento físico, ya que el consumo de cafeína aumenta la adrenalina, hormona que se utiliza como combustible.

No hay que olvidar que el café es beneficioso porque contiene nutrientes esenciales y minerales como el potasio, el magnesio o vitaminas B2 y B5. Y, además, es una gran fuente de antioxidantes, ya que se ha comprobado que tiene muchos más que la gran mayoría de verduras o frutas. ¡Toda una maravilla para nuestro organismo!

Pero el café no es solo bueno por todo lo que contiene, sino también por lo que protege a nuestro organismo y las enfermedades que es capaz de combatir. Por ejemplo, su consumo disminuye el riesgo de padecer enfermedades neuronales que se dan debido al envejecimiento y la neurodegeneración, como el Alzheimer o el Parkinson. Todo gracias a la cafeína y a la mejora y aceleración de la función cerebral que nos produce. Y destaca también por disminuir el riesgo de sufrir cáncer de colón o de mama. Por otro lado, el café es perfecto para combatir la depresión, sobretodo en las mujeres. De nuevo en este aspecto la cafeina es la responsable.

Y por último, el caso que más nos ocupa en este artículo en la búsqueda de saber si el consumo de café está directamente relacionado con nuestra tensión. Se ha demostrado que, aunque el café es capaz de aumentar la presión sanguínea, en ningún caso existe un riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, sino todo lo contrario: consumir café puede prevenir un infarto.

Relación entre café y tensión

El café es, desde hace años, una de las bebidas más consumidas a nivel mundial. A la pregunta que hemos formulado desde el inicio: ¿el café sube la tensión? La respuesta es SÍ, aunque la respuesta puede variar dependiendo de la persona a la que nos refiramos, ya que su consumo no afecta a todo el mundo de la misma manera.

Aunque anteriormente muchos médicos habían desaconsejado el consumo de café a personas con hipertensión, ahora existen multitud de estudios que certifican sus beneficios. El café produce un efecto estimulante en el sistema nervioso central, de ahí a que se asocie su ingesta al incremento de la presión arterial. No obstante, a largo plazo puede que el café no sea tan positivo en relación a los niveles tensionales, ya que si se consume en exceso puede llegar a producir el efecto contrario: conducirnos a la hipertensión.

En definitiva, el consumo moderado de café (lo que significaría unas 3 tazas diarias), puede subir nuestra presión sin ponernos en riesgo, ya que además de cafeína contiene otras sustancias positivas para nuestra salud (antioxidantes, polifenoles, ácidos grasos...). Las personas hipertensas deberán controlar todavía más la ingesta de cafeína ya que son más vulnerables a los cambios de tensión.

Recuerda, el café SÍ sube la tensión y debes ser consciente de los efectos que puede provocar en tu organismo si su consumo es excesivo. No obstante, si la ingesta de café es moderada es un alimento más que saludable que ayudará a mantener tu cuerpo y tu mente siempre activos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

136
3
Cargando más noticias
Cargar mas noticias