Jordan Barrett, el hijo de un narco que triunfa en la moda

viernes, 20 de octubre de 2017 · 07:18
elmundo.es/
"El hijo de un narco que triunfa en la moda". Es el titular por excelencia asociado al supermodelo australiano, aunque curtido en Nueva York, Jordan Barrett. Sus ojos verdes, esa cabellera dorada rebelde, labios carnosos e imponentes 188 centímetros de estatura le resultarán familiares porque el top es la imagen de las fragancias masculinas 1 Million y 1 Million Privé, de Paco Rabanne. A sus 20 años, ya es uno de los maniquíes más cotizados del momento, quizá, además del talento, gracias a ese rollo surfero que tanto gusta a las marcas. Su madre le llevó a una agencia con tan sólo 14. "No hay nada malo en mi trabajo, me considero muy afortunado", reconoce. "Sólo tengo 20, mis sueños son infinitos", añade.

Pese al pasado oscuro de Adrian Barrett, padre del joven y líder de uno de los cártel de droga más poderosos de Australia, que incluso llegó a ser detenido junto a su madrastra, ahora es él quien está bajo el foco -de la industria, claro-. No en vano, ya ha posado para fotógrafos tan reconocidos como Mario Testino, David Sims, Mert & Marcus, Peter Lindberg o Steven Klein. Y en 2016 fue nombrado modelo del año por la revista models.com. Además de protagonizar portadas del cuché (como Vogue Italia, VMA, Arena y Homme), su vida social es igualmente atractiva, y se codea con los famosos Bella Hadid, Rita Ora, Paris Hilton o Jon Kortajarena.

Esa infancia de película no ha logrado salpicar la brillante carrera de este amante del skate, que puede presumir de unir belleza e inteligencia. Muy interesado por la actuación, su próximo reto es el cine y está creando una marca propia llamada Heavily Sedated: "Estamos haciendo cosas diferentes". En las redes sociales acumula más de 600.000 seguidores. Y para desconectar, trata de tomarse un par de días libres, entre los rodajes y los shooting para firmas como Moschino o Tommy Hilfiger. Cuando puede, se escapa a Australia o Bali con su tabla de surf. Descubrimos su lista de imprescindibles.

Objeto al que no se puede resistir...
Unas gafas de protección.
Un vicio confesable...
Sería incalificable, así que no puedo compartir eso...
Un restaurante...
Derrière, en París [69 Rue des Gravilliers].
Una ciudad para escapar...
Barcelona.
Un 'gadget' que nunca falte en la maleta...
Mi cámara Polaroid 600.
Una causa...
La limpieza del fondo marino.
Un libro para releer...
Sapiens: De animales a dioses, de Yuval Noah Harari.
Una película...
Candy.
Una canción...
Naive, de The Kooks, y The Girl From Ipanema, que podéis buscar en mi playlist de iTunes.
Un deporte para desconectar...
El surf, cualquier actividad que se desarrolle en el océano.
Una rutina de belleza...
Aplicarme en el rostro vitamina D y aceite de coco para hidratar y la sal del mar como terapia.
Un complemento...
Me encanta la joyería, llevar anillos y cadenas.
Básicos en el armario...
Sudaderas naranjas.
El plato que mejor le sale...
Hmm... Pho, una sopa de fideos vietnamita.
Un perfume...
Por supuesto, One Million, del que soy embajador, aunque hay otros de Paco Rabanne que me encantan como Black Excess. También soy fan de los aceites de coco, me gusta cómo huelen.
El último capricho que se ha dado...
Un viaje a Milo, la isla griega. Sus rocas blancas me han maravillado.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

65
26
Cargando más noticias
Cargar mas noticias