Kate Middleton no puede pintarse las uñas y otras normas estrictas de la realeza

viernes, 27 de octubre de 2017 · 06:21
lavanguardia.com/
Kate Middleton es una de las princesas de las casas reales europeas más influyentes a la hora de vestir. Todos sus ‘looks’ se analizan con lupa, desde su estilismo hasta el maquillaje, y ahora ha salido a la luz un misterio que rodeaba a la duquesa de Cambridge desde sus inicios en la casa real británica. ¿Por qué nunca lleva las uñas pintadas con un tono llamativo?

Según publica la revista ‘OKMagazine’, esta decisión vendría motivada por el protocolo de la familia real británica, uno de los más estrictos. Según sus reglas, las mujeres que forman parte de la realeza británica deben pintar las uñas con un color natural o, directamente, sin pintar. Pero esta norma también se aplica en el maquillaje, ya que Kate, que tiene un presupuesto de 41.000 euros para productos de belleza, no puede llevar sus labios pintados en tonos fuertes, solo en colores neutros o rosas pálidos.

Esta normativa también la sigue la propia reina Isabel II, que desde 1989 lleva usando la misma laca de uñas de la marca Essie. Se trata del tono ‘Ballet Slippers’, un tono rosado de aspecto muy natural que cuesta menos de 9 euros. Según la publicación, la familia eral británica considera que unas uñas pintadas o falsas con colores estridentes son "vulgares”.

Este código parece que también lo está empezando a seguir Meghan Markle, la novia del príncipe Enrique. En su primera aparición pública como pareja, la actriz de ‘Suits’ llevó unas uñas muy naturales, un detalle que ha hecho saltar las alarmas de que el anuncio del compromiso se haga en breve.

Pantalones cortos en invierno
El código de vestimenta de la monarquía británica también es rigurosos a la hora de vestir. Kate tiene prohibido llevar vestidos y faldas que queden por encima de sus rodillas, por ese motivo, desde que se casó con el duque de Cambridge, el largo de las prendas siempre queda por debajo de las articulaciones. Tampoco puede llevar escotes pronunciados.

También el príncipe George sufre esta normativa, y es que está obligado a vestir pantalones cortos incluso en invierno. A pesar de vivir en pleno siglo XXI, la casa real considera que es de clase media o baja que los niños utilicen pantalones largos, por este motivo, dejan esta prenda exclusivamente para los adolescentes y los hombres.

No se toca a la reina
Otra situación perpleja en estos tiempos es la que vivió Michelle Obama cuando era la primera dama de los Estados Unidos. En una de sus visitas al palacio de Buckingham, Michelle infringió una norma muy estricta: tocar a la reina por la espalda. A Isabel II solo se le puede dar la mano cuando esta extienda la suya para saludar a sus invitados y también tiene otra orden que fastidia a más de un afortunado que puede comer con ella. Una vez que la reina consuma su último bocado, nadie más puede seguir comiendo, aunque queden comida en el plato.

Las reinas en el Vaticano
El protocolo de las monarquías europeas también es estricto en referencia a las visitas en el Vaticano. Las reinas de España, Bélgica y la duquesa de Luxemburgo deben ir obligatoriamente vestidas de blanco impoluto y lucir, si consideran, un velo blanco que les cubra la cabeza. El resto, pertenecientes a monarquías no católicas, deben vestir de riguroso negro y con la cabeza tapada durante sus citas con el Papa. Este código también lo deben seguir las primeras damas. ¿Recuerdan el terrorífico estilismo de Melania e Ivanka Trump?

Letizia, experta en cambiar el protocolo
Pero si hay una reina experta en cambiar las normas esta es Letizia Ortiz. La primera vez que rompió el protocolo fue cuando era Princesa de Asturias, en la celebración del 12 de octubre de 2010. La invitación a este acto especifica que las mujeres deben vestir falda o vestido corto, pero ella apareció con unos pantalones grises de su diseñador de cabecera, Felipe Varela, que fueron muy criticados en su momento.

Otro caso, no menos polémico, fue cuando ya se convirtió en reina y asistió al acto de entrega de la enseñanza nacional al Ejército y a la Guardia Civil sin la típica mantilla negra española, una prenda que durante años llevó la reina Sofía y que parece que a la consorte de Felipe VI no le gustaba, por lo que se la cargó para este evento.

El último episodio fue este pasado verano en su primera visita oficial a Londres como reina. Letizia llevó un vestido que dejaba al aire sus hombros e hizo cortar la banda de la Orden de Carlos III, condecoración que debía llevar cruzada por su hombro izquierdo, para poder presumir de escote.


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

61
8
Cargando más noticias
Cargar mas noticias