Toman examen a la protección de las especies amenazadas

CITES evaluará la situación de la vaquita marina, el pez totoaba, el palo de rosa o la caza furtiva de elefantes y rinocerontes. Además, de la fauna sintética.
domingo, 26 de noviembre de 2017 · 00:00

Agencias / Ginebra 

La situación de la vaquita marina,  el pez totoaba, el palo de rosa o la caza furtiva de elefantes y rinocerontes será el punto central de la reunión, la próxima semana, de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

El comité permanente de CITES se reúne del 27 de noviembre al 1 de diciembre en Ginebra  para revisar los avances en la implementación de medidas de protección de especies en peligro. El temario abarca otros  76 puntos relacionados con las amenazas más inmediatas ocasionadas por el comercio con la vida salvaje.

La vaquita marina

Uno de los principales asuntos que se abordará  es la desaparición de la vaquita marina, la marsopa más pequeña del mundo que es endémica del golfo de California. Esta especie  se ve afectada por la pesca ilegal del pez totoaba, declarado en peligro de extinción y por cuya vejiga natatoria se pagan elevados precios en los mercados asiáticos.

 El comercio  de ambas especies está prohibido por la CITES desde la década de 1970. Ahora el Comité debe revisar la actuación de México, Estados Unidos y  China,  este último país de destino  en el mercado negro.

Hoy, la vaquita marina está al borde de la extinción a consecuencia de su captura incidental para satisfacer la demanda ilegal  de vejigas natatorias de totoaba. Los científicos creen que quedan menos de 30 vaquitas; una murió a principios de este mes en una operación de rescate.

Según explicó el jefe de servicios científicos de CITES, Thomas De Meulenaer, tanto la Marina estadounidense como el Ejército mexicano están implicados en el salvamento de la especie e intentan acorralar a los ejemplares para acompañarlos a una zona protegida.

“La muerte reciente de un ejemplar joven de vaquita nos hace pensar que los esfuerzos se han interrumpido. La próxima semana veremos cuáles son los planes de estos países en la última oportunidad de salvar esta especie” dijo De Meulenaer, según la agencia Efeverde.

Según el científico, por la totoaba se paga a 1.000 dólares por kilo en México, en Estados Unidos a 5.000 dólares y en China la cifra alcanza hasta 20.000 dólares. “Los precios que se pagan por este pez son un incentivo para la población pobre que intenta pescarlos de noche” aseguró.

Elefantes y rinocerontes

No todo son malas noticias. El último informe CITES sobre el estado del comercio de elefantes y marfil  confirma la tendencia  a la baja de la caza furtiva de elefantes en África.  Además, que 2016 registró el nivel más alto de incautaciones de tráfico marfil   en peso desde que su comercio fue prohibido  en 1989. 

Sin embargo, “aunque se están logrando progresos, la caza ilegal de elefantes continúa a niveles insosteniblemente altos que superan la tasa natural de aumento de la población. Aún queda mucho trabajo por hacer, especialmente en África Central y Occidental”, concluye el  informe que evaluará el CITES.

El Comité también  analizará la  reducción del número de rinocerontes cazados furtivamente en Sudáfrica. Éste, que es un signo positivo, sin embargo podría dar lugar a un aumento de la caza furtiva en otros países. Los delincuentes  matan rinocerontes para extraer  sus cuernos.

Además, el comité escuchará por primera vez información sobre el programa “de investigación científica” de Japón en la captura de ballenas sei y si se realiza de acuerdo con las provisiones de la Convención que regulan el tráfico no comercial.

Fauna sintética

El Comité Permanente asumirá por primera vez los desafíos técnicos y normativos de controlar especímenes producidos a partir de ADN sintético o cultivado, como cuernos de rinoceronte, marfil de elefante, hueso de tigre y escamas de pangolín.

La biología sintética -una disciplina que utiliza ADN sintetizado químicamente para crear organismos- se está desarrollando rápidamente, con multimillonarias inversiones. Su control es un reto para el CITES.

La reunión también suscita un alto grado de interés entre los fabricantes de instrumentos musicales, después que  las especies maderables palo de rosa, bubinga y kosso se incluyeran  en la lista de riesgo. Ello significa que los instrumentos musicales que contengan esas maderas deben contar con los permisos establecidos por la Convención. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

61
1
Cargando más noticias
Cargar mas noticias