Tras las acusaciones de acoso, es la hora de las preguntas

miércoles, 20 de diciembre de 2017 · 07:01

AFP/

Es la fiesta de Navidad en ASI Advertising, una empresa familiar de 450 empleados cerca de Filadelfia. Decoraciones festivas alegran la cafetería y el personal come y bebe mientras los jefes recompensan a "los mejores empleados del año".

Es una ocasión para distenderse y acercarse a los colegas para desearles buenas fiestas. Nada extraordinario, salvo que los empleados de ASI saben que otras empresas han renunciado a este ritual anual para evitar cualquier patinazo después del tsunami de acusaciones de acoso y agresión sexual que han hundido a decenas de personalidades estas últimas semanas.

Del director general a los empleados de menor jerarquía, muchos se preguntan si algunos comentarios o abrazos no están ahora fuera de lugar.

"Esta es una empresa muy unida, habitualmente nos abrazamos para las fiestas. Este año algunos pueden contenerse y sentirse no muy cómodos porque quizás su gesto puede ser malinterpretado, lo cual es una pena", dijo Tricia Walter, de 45 años, trabajadora de ASI desde hace 10 años.

La ola de acusaciones fue "globalmente positiva" y "dio una voz a las personas que antes temían hablar", estimó. "Pero podemos preguntarnos si no hay mujeres un poco reivindicativas que se aprovechan", reflexionó.

"Espero que las personas se diviertan", dijo Dave Vagnoni, su colega a cargo de la revista que publica ASI. "Me preocupa que esto vaya demasiado lejos, que todo el mundo venga a trabajar y se siente duro en su escritorio, aterrorizado de hablar con la persona de al lado", añadió.

Frente al acoso, ASI parece ejemplar. Varias mujeres interrogadas durante la fiesta de Navidad afirmaron sentirse "totalmente seguras", contrariamente a otras empresas donde trabajaron antes.

El director general, Timothy Andrews, que despidió a un gerente por conducta inapropiada en 2016, recordó recientemente al personal que no tolerará ningún desvío. Invitó a todas las personas confrontadas a una situación molesta a señalarlo inmediatamente a recursos humanos o a un gerente y dijo que cualquier caso sería investigado con celeridad.

Límites borrosos

"Creo que va a ser un poco complicado hasta que todos decidamos lo que sentimos sobre lo que es apropiado y lo que no lo es", dijo. "Si estamos un poco incómodos por un tiempo sobre si podemos abrazar a alguien o halagar a alguien por la ropa que lleva puesta, ese momento incómodo vale la pena si significa que en una generación, las mujeres serán tratadas de manera apropiada en el ambiente laboral", estimó.

La anulación de fiestas navideñas en el trabajo y las dudas que surgen en ASI reflejan el impacto del torrente de acusaciones que con las etiquetas #Metoo o #Yotambién han inundado las redes sociales y convirtieron el acoso sexual en uno de los grandes temas de este fin de año en el mundo occidental.

Desde comienzos de octubre, cuando el diario New York Times y la revista New Yorker abrieron la caja de Pandora al revelar las acusaciones contra el poderoso productor de cine Harvey Weinstein, no hay un solo día en Estados Unidos sin que una celebridad sea acusada y muchas veces apartada de su cargo.

Entre las estrellas caídas en desgracia figuran actores como Kevin Spacey o Dustin Hoffman, periodistas como Charlie Rose o Matt Lauer, chefs como Mario Batali, fotógrafos de moda como Terry Richardson y legisladores como Al Franken.

Para muchos hombres tragados por este huracán, los hechos reprochados ocurrieron hace muchos años, incluso décadas, lo cual dificulta una demanda judicial.

Y numerosas víctimas señalan la "omertá", incluso la complicidad, que permitió a los acusados abusar con toda impunidad, a veces valiéndose del pago de millones de dólares a cambio del silencio de sus víctimas.

En medio del fenómeno, las mujeres que rompieron el silencio recibieron el título de "Personalidad del Año" de la revista Time, mientras el diccionario estadounidense Merriam Webster eligió "feminismo" como su "palabra del año".

¿Efecto bumerán?

Pero muchos consideran que incluso si nunca ha sido tan expuesto, el flagelo del acoso por parte de hombres en posición de autoridad está lejos de haber sido erradicado, un temor alimentado sobre todo por lo que ha sucedido con el propio presidente estadounidense.

En octubre de 2016, cuando Donald Trump era candidato a la presidencia, la difusión de un vídeo de 2005 donde el magnate inmobiliario y estrella de la telerrealidad se jactaba de "hacer lo que quiero con las mujeres", incluido "agarrarlas por el coño", sacudió su campaña y desató una ola de testimonios en Twitter bajo la etiqueta #notOkay.

Varias mujeres acusaron entonces a Trump de acosarlas o de agredirlas sexualmente. Tres de ellas han relanzado recientemente acusaciones y reclaman al Congreso una investigación, mientras Trump asegura que son "historias inventadas".

Como otras, Ellen Chenoweth, directora de casting independiente, teme que el torrente de acusaciones "se torne incontrolable" y genere "rencor".

"Ya siento el retorno del bumerán: '¡Es por esto que no hay que contratar mujeres!', cuando es justamente por esto que hay que reclutarlas", dijo a comienzos de diciembre Sheryl Sandberg, directora general de Facebook.

Timothy Andrews, de ASI, está no obstante convencido de que el mundo laboral debe dar el ejemplo. "Es en el trabajo donde ocurre la mayoría de estas situaciones", "es ahí donde la mayoría de las personas pasan la mayor parte de su jornada y tienen más interacciones. Es ahí donde las lecciones se deben aprender y enseñar", subrayó.

 

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

61
6

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias