Peleas de gallos en Kabul, una lucha de gladiadores

Fueron prohibidas por el régimen talibán, entre 1996 y 2001. Pero el sangriento espectáculo es un símbolo de la masculinidad.
miércoles, 12 de abril de 2017 · 00:00
AFP / Kabul

 Un clamor enardecido va adueñándose de la multitud en el momento en que una pareja de gallos comienzan a batirse en la arena, con las alas batiendo y los picos afilados dispuestos a golpear. 

"¡Bizan! (¡golpéalo!)”, grita un espectador en dari, mientras otro lanza "¡bokoshesh! (¡mátalo!)”.
 
Las peleas de gallos en Afganistán, conocidas como murgh Jangi, se asemejan a luchas de gladiadores. 

Con las alas extendidas, las aves se lanzan la una contra la otra mientras las apuestas suben furiosas. En pocos segundos ha acabado. Un ave cae inerte y la mitad de la muchedumbre que observa el duelo estalla en un rugido de triunfo. 

Las peleas de gallos, como toda lucha con animales y cosa de apuestas, fueron prohibidas por el régimen talibán, entre 1996 y 2001. Pero el sangriento espectáculo, un símbolo de la masculinidad y la virilidad, ha vuelto con fuerza como uno de los pasatiempos más populares durante el invierno en Afganistán. 

El mayor anfiteatro de Kabul dedicado a este deporte se encuentra a salvo tras las ruinas bombardeadas del histórico Darul Aman Palace, un símbolo permanente de la destrucción infligida por décadas de conflicto. 

Afuera, los adictos al opio se acuclillan junto a las paredes; dentro, se puede encontrar una mezcla de propietarios de gallos, entusiastas del deporte y corredores de apuestas anotando atentamente todo lo perdido, lo ganado y lo debido. 

"Puede que la gente no tenga para comer, pero vienen aquí para apostar”, afirma Muhamad Humayoon, operador de una compañía de telecomunicaciones. 

Pero no sólo se trata de dinero: un desempleo rampante y un conflicto inacabable contribuyen a aumentar el pesimismo sobre el futuro del país y en ese contexto, pasatiempos como las peleas de gallos -a pesar de su brutalidad- permiten escapar, aunque sea un rato, de esa realidad. 

Combates de gallos y de codornices, pero también de buzkashi -una suerte de polo en el que los participantes se disputan el esqueleto de un animal decapitado-.

 La crudeza de las actividades de ocio en Afganistán es un reflejo del caos en el que está sumido el país tras cuatro décadas de conflicto. Al contrario de lo que sucede con las peleas entre hombres, las de gallos se juegan en igualdad de condiciones: las aves se enfrentan por pares del mismo tamaño y peso, con espuelas de un filo similar atadas a sus patas. 

Entre ronda y ronda, los propietarios arropan a sus protegidos en chales de lana y les inyectan bebidas energéticas en el gaznate. Otros limpian delicadamente sus heridas. A veces hay que practicar un poco de cirugía improvisada: desde pegar un pico partido o coser plumas hasta sacar la sangre que se coagula bajo la piel del cuello. 

Los gallos de pelea a veces están mejor tratados que los miembros de la familia. "Los alimentamos con todo lo que no nos podemos permitir comer nosotros: granadas, carne asada, semillas, almendras y pistachos”, explica un propietario de 29 años.

 

 Un  submundo
  • Violencia Las peleas degeneran a menudo en tiroteos o enfrentamientos con arma blanca si se han dado trampas o hay desacuerdos, para mayor gloria de los espectadores. Para algunos, las peleas de gallos son también una cuestión de orgullo. "Nada me enfada tanto como que un gallo pierda sin pelear”, dice un  propietario de 29 años, cuyo gallo no ha ganado nunca.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

104
49

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias