Las diez princesas japonesas lucen las tiaras de la familia imperial

jueves, 6 de abril de 2017 · 07:18
lavanguardia.com / Japón / Mariángel Alcázar
Las princesas imperiales han sacado del joyero sus mejores piezas para acudir a a cena de gala que el emperador Akihito ha ofrecido en honor los reyes Felipe y Letizia. La abrumadora mayoría de mujeres se ha hecho patente en la mesa principal del banquete, donde la emperatriz Michiko, la única sin diadema, ha estado flanqueda por las princesas Masato y Kiko, esposas de los principes Naruhito y Akishino; sus nietas Mako y Kako, nietas de los emperadores y hermanas del pequeño Hisohito, el único varón de la familia que puede heredar el trono imperial. En la mesa también se ha sentado las dos viudas de los hermanos menores de Akihito, las princesas Mikasa y Takamodo, con dos hijas cada una, lo que sumaba a diez la lista de princesas.

Curiosamente, las princesas imperiales solteras perderán su titulo y tratamiento en cuanto se casen, mientras que las mujeres que, como Masato, se casan con un príncipe aun siendo plebeyas gozan de por vida, aun cuando se quedan viudas, del estatus imperial.

Entre las diez princesas, colocadas a lado y lado de la presidencia de la mesa ocupada por los emperadores de Japón y los Reyes, se sentaron Jaime Alfonsón, jefe de la Casa del Rey, Alfonso Dastis, ministro de Exteriores, y también el primer ministro japonés, Shinzu Abe. La estampa era impactante, ya que todas las princesas lucieron unas impresionantes tiaras procedentes del joyero real, acompañadas por pulseras, collares y pendientes que las hacían relucir, aunque su vestuario austero, en tonos pastel, las igualaba en estilo.
 
Las diademas más valiosas del joyero de la familia imperial japonesa son la Stunburst de perlas y brillantes que llevó la princesa Masako; la tiara Akishino, también de brillantes y perlas elaborada por la joyería Mikimoto y regalo de los emperadores a la princesa Kiko; la tiara Kako y Mako, más sencillas pero igualmente impresionantes son las que utilizan las princesas homónimas, de 26 y 23 años, hijas de los príncipes Akishino y Kiko; las tiara históricas anteriores princesas imperiales quedan en depósito en el palacio para que sean utilizadas por las sobrinas, cuñadas y primas del emperador cuando tienen que acudir, como anoche, a un acto oficial.

La Reina Letizia recurrió a un espectacular vestido de tul color azul noche con la falda de varias capas bordada en hilo y cristal entonos marino, prusia y zafiro y escote pronunciado que cruzaba con la banda de la Orden de la Corona Preciosa, .que le fue impuesta por los emperadores de Japón.
 
El vestido, diseño de Felipe Varela, lo lució por primera vez el otoño de 2015 en la cena de gala que se ofreció en el Palacio Real de Madrid con motivo de la visita de Estado de presidente de Peru, Llanta Humala. Como diadema, Letizia eligió la floral, una pieza historia de la familia real española que el gobierno de Franco rescató de un anticuario en 1962 como regalo de boda para la princesa Sofía.
 
La tiara fue utilizada también por la infanta Cristina el día de su boda, pero ya desde sus tiempos de princesa ha sido la preferida de Letizia, quizá por que, aunque su valor histórico es incalculable, su valor material es menor ya que está hecha de plata y con brillantes de talla antigua. Leticia acompañó la austeridad de la tiara con el fulgor de sus pendientes de brillantes y las dos pulseras Cartier también de brillantes colocadas, juntas, en su muñeca izquierda-


Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

72
5
Cargando más noticias
Cargar mas noticias