Georgina Rodríguez sin trabajo por la fama de su novio, Cristiano Ronaldo

sábado, 8 de abril de 2017 · 07:26
elmundo.es / Antonio Diéguez
Desde que Cristiano Ronaldo entró en su vida, Georgina Rodríguez disfruta de aquello que jamás imaginó. Estrena constantemente prendas de las firmas más exclusivas -en la reciente inauguración del aeropuerto de Madeira, lució una chaqueta de Balmain de 1.595 euros y un bolso de YSL, de 2.550-, vuela en el jet privado de 18 millones de euros de su novio y se desplaza también en coches igual de inalcanzables para el común de los mortales, como un Bugatti Veyron o un Bugatti Chiron, valorados cada uno en 2 millones de euros. Pero, al margen de acaparar portadas de revistas o dispararse el número de seguidores en Instagram -ya acumula 243.000-, su relación con el delantero del Real Madrid también le ha acarreado algún disgusto. En concreto, en el plano profesional.

Por culpa de su nueva fama, la joven de 22 años se ha visto obligada a abandonar su puesto de dependienta en un córner de Prada de El Corte Inglés, ubicado en el paseo de la Castellana de la capital, por el que estaba cobrando cerca de los 1.200 euros mensuales más pequeñas comisiones. La semana pasada Georgina y sus jefes decidieron el cese de su cargo, dada a la presión a la que se estaba viendo sometida incluso dentro de los citados grandes almacenes.

No sólo los paparazzi la acechaban a las puertas del establecimiento, a la espera de que sonara la flauta y se presentara Cristiano allí mismo, sino que también la retrataban a ella sola por su creciente tirón mediático. "La situación era surrealista e insostenible. Había gente curiosa que entraba en el córner sólo para verla. Hasta le llegaron a pedir selfies estando ella trabajando", cuenta a LOC su entorno laboral, que destaca de Rodríguez su profesionalidad y la dulzura con la que atendía a la clientela.

Además, la vendedora tuvo que enfrentarse en el interior de la tienda a otras escenas de lo más inenarrables: periodistas que fingían ser posibles compradores para escribir posteriormente un artículo o agentes de publicidad que la tentaban sin éxito delante de sus compañeros.
 
Ruborizada y siempre discreta, actuó de "la mejor manera posible" al tiempo que trataba de vender carísimos vestidos o bolsos. Aun así, son situaciones incompatibles con cualquier puesto laboral, al margen de que el suyo fuese dentro de una marca de súper lujo como Prada. "A mediados de esta semana se pasó por aquí para firmar el finiquito", añade a este medio la misma fuente.

No es la primera vez que Georgina se ve perjudicada por su relación con Cristiano Ronaldo. Nada más salir a la luz el romance, a finales de noviembre, los fotógrafos sitiaron la tienda que Gucci tiene abierta en plena Milla de Oro madrileña. Sus jefes de entonces temieron que esa presencia de reporteros espantara a su selecta clientela y no sólo a la más famosa, por lo que, a la semana de saltar a las revistas, Rodríguez fue despedida, tal y como se publicó en su momento. Cierto es que días después encontró un nuevo trabajo en el espacio de Prada de El Corte Inglés gracias a los contactos de CR7, pero la dependienta vuelve a estar sin empleo otra vez, cuatro meses después.

Proyectos y mudanza
Pese a todo, el futuro profesional de Georgina no se presenta precisamente oscuro, porque baraja ahora las opciones que venía descartando hasta el momento. La joven está hablando con dos conocidas agencias de management, especialistas en gestionar carreras de modelos. Toda una novedad, ya que hace un par de meses declinó la oferta de Uno Models, el mismo equipo que lleva a las tops nacionales Alba Galocha, Laura Ponte o Martina Klein, además de Rocío Crusset -hija de Mariló Montero y Carlos Herrera- y Cindy Kimberly, la misma española que cautivó a Justin Bieber en las redes.
 
Aunque Georgina todavía no se ha decantado por la agencia con la que iniciará su nueva andadura, acaba de recibir por otro lado una propuesta publicitaria irresistible: la campaña internacional de una importante firma nupcial española. Eso sí, la condición que pone la novia del madridista es no conceder entrevistas y mucho menos hablar sobre su presente sentimental. Queda por ver si logrará seguir los pasos su predecesora, Irina Shayk, quien se convirtió en la estrella internacional que es hoy en día gracias a su romance y a la discreción que mantuvo en los cinco años que duró con el portugués.

Ofertas laborales a un lado, la relación de Georgina con Cristiano Ronaldo va viento en popa. Según ha podido saber LOC, la joven, quien hasta hace unas semanas compartía piso al sur de la capital, ya se encuentra instalada en el casoplón que el futbolista luso tiene en la exclusiva urbanización La Finca, en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón. Allí Rodríguez se siente totalmente integrada en el clan Aveiro, cosa que no ocurrió con Shayk.
 
La prueba es que el merengue puso su jet privado a la disposición de su chica para que ésta pudiera celebrar la pasada Nochevieja con el delantero del Real Madrid y la familia de éste en Madeira.

También son más que reveladoras las imágenes en las que aparece Georgina cogiendo de la mano al hijo de su novio, Cristianinho, tomadas hace una semana en la inauguración del aeropuerto de Madeira que lleva el nombre de CR7. Y si hasta Katia Aveiro, la hermana del jugador, acaba de subir a las redes el primer selfie de la pareja, es porque Rodríguez es ya una más del clan portugués.



AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

125
51

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias