Qué fue de la herencia de Cantinflas, juicios, adicciones...

lunes, 22 de mayo de 2017 · 07:22
elmundo.es/ Andrea M. Rosa del Pino
Este lunes 15 de mayo, Mario Moreno Ivanova, hijo adoptivo del comediante Mario Moreno Reyes, conocido como Cantinflas, falleció en México a los 57 años, a causa de un infarto fulminante. No obstante, no fue su muerte la que provocó revuelo entre los medios locales, sino la duda sobre qué pasaría con la fortuna que heredó del gran actor latino, tras su muerte en 1993. Sin embargo, los 70 millones de dólares (cerca de 63 millones de euros al cambio actual) que Cantinflas acumuló en su vida parecen haber desaparecido de la faz de tierra. Porque ninguno de sus familiares ha sabido explicar, a ciencia cierta, qué sucedió con las mansiones, los coches y los fondos que Moreno solía tener en cuentas extranjeras.

Tras la muerte de Mario Moreno Ivanova, la prensa del DF temió lo peor. ¿Acaso la disputa por su herencia sería similar al juicio que mantiene en guerra a los hijos de Juan Gabriel? Pero, pese a las teorías, Tita Marbez, viuda de Moreno Ivanova, salió al paso y confirmó que ella actuará como albacea. "Yo puedo leer el testamento como yo quiera, esa orden dejo Mario, que lo hiciera a mi elección. Pero seguramente lo haré con mis hijos", comentó a Las Mañanitas Show, además de aclarar que ella administrará Cantinflas World, la compañía que su marido fundó para manejar la marca de su padre.

Pero otro miembro de la familia Moreno ha entrado en esta batalla: Eduardo Moreno Laparade, sobrino del humorista, quien no parece estar satisfecho con las decisiones de Marbez...

Batalla por los derechos
"Sí, [Mario Moreno Ivanova] era el dueño de casi todo [lo de mi tío], pero se lo tiró, se lo metió todo por la nariz", explicó a El País en 2012. Y es que Eduardo Moreno está convencido de que su primo hizo mal uso de los ranchos, las mansiones e incluso un Marquette de 1930 que su padre le cedió. Pero, para algunos, su opinión no es demasiado objetiva. Sobre todo, después de mantener una dramática disputa con su primo por más de 21 años. En 1993, sólo un par de semanas después de que el "Gran Mimo" falleciera, su sobrino llegó hasta tribunales para dar cuenta de que Cantinflas, un mes antes de su deceso, le había cedido los derechos de sus 39 películas.

"Mi tío estaba enfermo, pero de la cabeza estaba perfectamente, y yo tengo todos los documentos médicos. Si el señor decidió eso fue por voluntad, no hubo presión por parte de nadie y ese documento se firmó ante una notaria", declaró entonces. A pesar de ello, Moreno Ivanova -quien, como reza el testamento, era su heredero universal- lo acusó de falsificar firmas y cometer fraude. De esa forma, ambos se embarcaron en uno de los juicios más largos de la farándula latina, donde cada uno vivió al menos una victoria y una derrota. Es más, los dos realizaron hirientes declaraciones en contra de su familia, como cuando Moreno Laparte afirmó que su primo era "un delicuente que sólo se lucraba con la memoria de su padre".

La culpa, de los bancos
Así, en mayo de 2014, la Corte Suprema de México confirmó a Eduardo Moreno, el sobrino, como "sucesor de los derechos cinematográficos" de Cantinflas, después de que su equipo asesor usara argumentos como el consumo de cocaína y el manejo irresponsable de recursos contra Mario Moreno Ivanova. Según la revista People, la decisión de la justicia también habría sido motivada por la ficha delictiva del heredero, que incluía un arresto por posición de sustancias ilícitas, cuando su padre aún estaba vivo. Sin embargo, el acusado niega su relación con la droga.
 
Aunque nunca fue capaz de dar una explicación coherente sobre dónde había quedado la fortuna de su padre. Es más, en 2003 y tras una serie de cuestionamientos por parte de los diarios, prefirió culpar a terceros de la desaparición de los millones y los inmuebles heredados.
"Mi papá tenia cuentas en España, Islas Caimán, Nueva York y México y al fallecer fui a los bancos a informarles del deceso, para congelarlas y hacer los inventarios de la herencia, pero el saldo de Banamex, en donde yo sabía que había como 68 o 70 millones de dólares, solamente encontramos 13 mil nuevos pesos", detalló a El Universal.

Pero la familia tiene otra explicación para ello: Moreno Ivanova se habría gastado todos los fondos de papá en quitarle los derechos cinematográficos a su primo. Sobre todo, porque él mismo, en una entrevista, asumió que había tenido que vender parte de su patrimonio para continuar con la batalla por los 'copyrights' de películas como El barrendero o El padrecito.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

68
39
Cargando más noticias
Cargar mas noticias