Sabías por qué los aromas despiertan los instintos

miércoles, 21 de junio de 2017 · 09:41
elmundo.es/ María Tapia
¿Cuántas veces se ha descubierto a sí mismo con la mente en otro lugar, al que ha llegado a través de su memoria? Hay momentos en los que, de repente, su sistema olfativo le traslada hasta aquel día que, siendo niño, recogía fresas en el huerto de su abuelo o a ese otro en el que se enamoró por primera vez. Y todo pasa porque su nariz se ha encontrado con un olor inesperado que ha provocado ese viaje en el tiempo.

El poder de un recuerdo
La evocación de los perfumes es enorme. Seguramente, el que usted usa sea uno que incluye algún ingrediente que, de manera inconsciente, le haga sentir bien porque le retrotrae a algún momento placentero. "El ser humano asocia los olores a los recuerdos a través de las emociones que realiza el cerebro", apunta Jean-Luc Gardarin, director general de Le Secret du Marais. El acto de perfumarse está muy relacionado con los estados de ánimo.
 
Precisamente cuando los fundadores de la firma nicho francesa Diptyque pusieron en marcha su empresa lo hicieron con el propósito de envasar sus propias vivencias y rememorar así sus recuerdos personales. "Philosykos, por ejemplo, recuerda a un verano en Grecia. Todos los días atravesaban un huerto de higueras para ir a la playa, pensaron que ese aroma tenían que conservarlo en una fragancia", cuenta Guillermo Jiménez, distribuidor de la firma en España.

Efecto positivo
"Nos perfumamos para sentirnos mejor, ya sea para una cita romántica, en cuyo caso solemos elegir un aroma que nos haga sentir más seductores, o para ir a trabajar, entonces optaremos por algo con lo que estemos cómodos", prosigue Gardarin. Una opinión que comparte François Hénin, propietario de la perfumería Jovoy, quien afirma que "una de las definiciones de la aromaterapia podría resumirse en 'Huelo bien, me siento bien'. Desde que nacemos memorizamos olores antes que otra cosa. Nuestros instintos más profundos están estimulados por el sentido del olfato. Después vamos acumulando experiencias que nos guiarán a la hora de realizar nuestras elecciones".

En busca de la armonía
El universo olfativo se compone por un sinfín de ingredientes, que forman parte de diferentes familias y pueden provocar distintas sensaciones. Los cítricos son frescos y estimulantes; los aromáticos son energizantes; los florales aportan desde inocencia hasta voluptuosidad; las maderas, seguridad... "En función de los ingredientes que reúna una fragancia, el estado de ánimo puede modificarse. Siempre hablamos del efecto de una fragancia en conjunto; nos interesa el todo, su evolución y su comportamiento sobre la piel, así es como los perfumes cambian el estado de ánimo", prosigue Gardarin.

El arma perfecta
"Los perfumes se desarrollan en tres fases y todas ellas evolucionan de manera diferente en cada piel; se puede pasar de una salida cítrica de naranja o mandarina muy viva que es pura energía a un corazón solar, elegante y femenino de flores blancas, que reposan en un fondo de madera cálida y sensual. No se trata de no tener en cuenta el carácter de las notas por sí mismas, sino de combinarlas de forma armónica", explica el nariz. Así un perfume puede llegar a ser un arma en aquella persona que sepa usarlo. "Una fragancia carga un mensaje, habla a todo el mundo, puede seducir, impresionar, intrigar...", apunta Hénin.

Instintos básicos
Hay ingredientes que contienen feromonas naturales, como el musk o el almizcle. "En su fórmula original Chanel nº5 incluía almizcle animal [entonces muy popular] y el aroma que desprendía el cuerpo femenino conseguía que, al cruzarse con un hombre, este volviera la cabeza de manera inconsciente. El olor actúa sobre el cerebro visceral, que es el que controla los instintos básicos, como pueden ser el sexo o la comida", argumenta la sexóloga y psicóloga Ana Sierra. Además, también influyen el estilo de vida o incluso lo que se haya comido.

Aromas
Absolute de mimosia. Denso material amarillo con un aroma dulce, floral y ligeramente leñoso, aporta inocencia al perfume.

Oud. Cuando forma parte de la estructura de una fragancia, esta adquiere un tono muy voluptuoso. Recuerda a los aromas orientales.

Esencia de rosa de Bulgaria. Tiene propiedades afrodisíacas, ya que es un aroma muy seductor. También posee un efecto calmante y antiestrés.

Acorde de ambar y vainilla. La vainilla realza los perfumes orientales y el ambar ofrece un olor ahumado. Ambas son notas que favorecen la seducción.

Aceite de Benjoin de Siam. Extraído de la resina del árbol Styrax Benzoin, tiene notas cargadas de sensualidad y se comporta con calidez en la piel.



AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

107
49
Cargando más noticias
Cargar mas noticias