El joyero de las estrellas de Nueva York ocultó el crimen de su protegido

martes, 27 de junio de 2017 · 07:26
Infobae/ 
Jeffrey Rackover parecía tener a la "Gran Manzana" rendida a sus pies. A los 57 años, el experto en diamantes se había convertido en la persona más buscada por mujeres de la alta sociedad de Nueva York – así como sus maridos y pretendientes – en busca de las piedras preciosas que tiendas de la Quinta Avenida no ofrecían en sus tiendas.

Su nivel de popularidad era tal que fue el mismo Presidente de los EEUU Donald Trump quien recurrió en 2004 al hombre conocido como el "joyero de las estrellas" para encargarle el anillo de compromiso elaborado con un diamante de 12 quilates en forma de esmeralda que le entregaría a la hoy Primera Dama Melania Trump para pedirle oficialmente su mano.

Aparentemente fue el éxito económico y su publicitada vida caracterizada por lujos y supuestos excesos lo que llevó a las personas menos indicadas a pasar a formar parte del círculo íntimo del experto en diamantes.

El verdadero punto de inflexión llegaría en el momento en el que conoció a James Beaudoin cuando este tenía solo 23 años, un ex convicto de la Florida que en poco tiempo pasó a ser presentado como el hijo del joyero, incluso adoptando su apellido mediante un cuestionable trámite legal que lo designaría como su padre biológico.

Fuentes cercanas a la pareja consultadas por el New York Post aseguran que la relación estuvo desde el primer momento marcada por excesos, y que a pesar de llevar una vida pública como padre e hijo, existía un acuerdo informal en el que drogas y dinero eran intercambiados por favores sexuales.

Pero todo cambiaría la madrugada del 13 de noviembre pasado cuando el joven James volvió al apartamento del Upper East Side donde vivía solo unos pisos debajo de su padre, junto con amigos y un grupo de hombres y mujeres que había conocido esa misma noche un club nocturno.

Entre los visitantes se encontraba Joey Comunale, un estudiante de la Universidad de Hofstra de 26 años que trabajaba para su padre Pat Comunale, un empresario multimillonario de Nueva York presidente de una firma de productos de seguridad de presencia nacional.

Los videos de seguridad muestran a Comunale junto a Lawrence Dilione, un amigo de James que frecuentaba las fiestas en su casa. Esa sería la última noche que las cámaras de seguridad del edificio lo registrarían con vida, tres días más tarde su cuerpo sin vida apuñalado aparecería quemado y enterrado en una fosa improvisada en Oceanport, Nueva Jersey.

Fue el propio Dilione, el último hombre con quien Comunale fue visto con vida, quien confesaría más tarde que el estudiante había sido asesinado por el joven Rackover en su apartamento tras una disputa por cigarrillos.

En un nuevo giro de la causa que involucra tanto a James Rackover como a su padre adoptivo Jeffrey, el padre del asesinado presentó una nueva demanda ante una corte de Nueva York aludiendo que el joyero no solo supo desde el primer momento del asesinato llevado adelante por su hijo y otro hombre, sino que fue cómplice al ayudar a limpiar la escena del crimen y prestar su automóvil para desechar el cuerpo.

Según fuentes cercanas a la investigación, James fue visto saliendo del edificio a las 21:45 del 13 de noviembre con un enorme bolso negro que colocó en el maletero del Mercedes Benz propiedad de su padre joyero. La investigación del NYPD asegura que a bordo viajarían tanto el asesino como su padre y Dilione, el tercer cómplice. El vehículo recién regresaría a las tres de la mañana del día siguiente.

La demanda agrega detalles sobre cómo Jeffrey intentó eliminar las evidencias de sangre que terminaron incriminando a su protegido, quien habitaba el apartamento del cuarto piso que pagaba el joyero a un costo de USD 3.600 además de los USD 10.000 que el joven recibía como mensualidad.

Comunale, quien no tiene interés en ningún tipo de resarcimiento económico, busca justicia para su hijo y pretende que todos los involucrados en el crimen paguen por lo que han hecho. El abogado del empresario asegura tener suficiente evidencia para incriminar a Jeffrey en el supuesto intento de ocultar el asesinato, algo que generó gran angustia a la familia del asesinado hasta que se logró encontrar el cuerpo.
 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

106
64

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias