Los hijos de Lady Di se confiesan en un documental sobre su madre

sábado, 3 de junio de 2017 · 07:11
clarín.com / María Laura Avignolo
Veinte años después de su muerte, los príncipes William y Harrysienten que no defendieron ni protegieron a su madre, la princesa Diana, tras su accidente automovilístico en julio del 1997 en París ni entendieron la conmoción que provocó su desaparición en la opinión pública. Hasta ahora, el legado de Lady Di seguía siendo un tabú para la Familia Real.

William, futuro rey británico y hoy duque de Cambridge, dijo, en un documental de la BBC --que se emitirá para el aniversario de su fallecimiento--, que él y su hermano, el príncipe Harry, sienten que"la dejamos caer cuando éramos chicos”.

"Nosotros no la pudimos proteger. Sentimos que, al menos, le debemos 20 años de defender su nombre y recordar a todos el carácter y la persona que era. Uno de nuestros deberes como hijos es protegerla”, dijo el príncipe William, en sus primeras declaraciones oficiales sobre la muerte de Lady Di y su efecto en ellos.

Los príncipes tenían 12 y 15 años cuando su mamá murió y caminaron por las calles de Londres detrás de su ataúd junto al príncipe Carlos, su abuelo, el duque de Edimburgo y el conde Spencer, hermano de la princesa Diana. Desde entonces no hubo un solo monumento en su homenaje, ni una ceremonia ni una conmemoración oficial de la Casa real. Lady Di fue una verdadera desaparecida en las celebraciones reales.

Era pleno verano en 1997 cuando Diana estaba veraneando en la Costa Mediterránea junto a su flirt, Dodi Al Fayed, hijo del entonces dueño de Harrods. Sus hijos William y Harry estaban junto a su padre y la reina Isabel en el palacio de Balmoral, en Escocia. Allí se enteraron de su muerte en Paris.

La reina decidió resolver el drama familiar con "stiff upper lip”, esa victoriana falta de emocionalidad ante las tragedias. El príncipe Felipe llevó a los chicos a cazar el día que murió su madre, a "tomar aire fresco” en las montañas escocesas. Nadie les habló más de la muerte de su mamá. Estaban pupilos en el colegio de Eton.

El ambiente era tan normal en Balmoral, como si nada hubiese pasado, que el príncipe Harry preguntó a su papá, el príncipe Carlos. ”¿Es cierto que murió mamá?”.

La Casa de Windsor nunca entendió esa ola de emocionalidad, dolor, lágrimas y duelo que se apoderó de los británicos a la hora de perder a la reina que no pudo ser porque se divorció del príncipe Carlos, el próximo heredero de la reina Isabel. Solo un espíritu de motín entre sus súbditos y los diarios, que le reclamaban la bandera a media asta y un gesto de duelo, consiguieron que la reina regresara de Balmoral a Londres y hablara al pueblo, cuatro días después de su muerte.

El palacio de Buckingham y el de Kensington estaban inundados por un mar de flores y gente conmovida, y la prensa del mundo entero. Isabel II y su marido, el príncipe Felipe, se reencontraron con los británicos, que nunca entendieron su distancia, reflejada en la película "La Reina” con Hellen Miller. Ese film que dejó al desnudo las dificultades que Diana, su divorcio y su personalidad generaban en la Familia real, en vida y muerta.

Harry dice en el documental que él estaba shockeado por la pública demostración de emoción y cariño hacia su madre. "Cuando ella murió había tal expresión de emoción y de amor que era shockeante”, admitió. ”Era hermoso al mismo tiempo e increíble. Mirando hacia atrás es increíble que nuestra madre produjera tal efecto en tanta gente. Cuando unos es joven y algo así le pasa, allí, acá, en donde sea, en tu corazón, en tu cabeza, está siempre allí, por un muy, muy largo tiempo”, explicó.

Un mes atrás, el príncipe Harry admitió que recién hace tres años, pudo enfrentar la muerte de su madre y fue con la ayuda de un terapeuta, tras 23 años de negar su duelo. Así surgió la idea -con su hermano William y su cuñada, Kate, la duquesa de Cambridge- de organizar Heads Together, una organización que desdiaboliza la salud mental en Gran Bretaña y ayuda a los que sufren esos problemas. Una idea que molestó a la reina y a la Familia Real en general, que nunca han creído en terapeutas o psicólogos.

"Pienso que para nosotros nunca será fácil hablar de nuestra madre. Pero 20 años parece un buen tiempo para recordar a la gente la diferencia que ella hizo no solo en la Familia Real pero también al mundo”, dijo Harry.

El documental de la BBC, de 90 minutos, se va a emitir este verano y relatará las intimidades de "esta tumultuosa semana sin precedentes”, tras la muerte de Diana. Testimoniarán sus hijos y sus amigos. Será la primera vez que los príncipes hablan públicamente de su madre. Son ellos los únicos miembros de la Familia Real que organizan las primeras celebraciones en Gran Bretaña por la muerte de Diana, princesa de Gales, tras su fallecimiento.

 


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

134
50

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias