Así es un crucero de ultralujo por el Mediterráneo

jueves, 8 de junio de 2017 · 07:10
elmunso.es/ Isabel García
Es lo más parecido a un hotelazo de cinco estrellas íntimo y exclusivo que se encontrará flotando en alta mar. El nuevo barco en cuestión tiene nombre propio,Silver Muse, ocho cubiertas, capacidad para 596 pasajeros (lo que permite un ratio de un cliente por tripulante, cuando las naves mastodónticas de la competencia suelen quintuplicar la cifra) y un mayordomo las 24 horas que igual le deshace la maleta que le plancha la camisa o le trae una copa de su licor favorito y la carta de almohadas de plumas de ganso, hipoalergénicas o terapéuticas a su suite.

Porque ésa es otra: nada de camarotes al uso. Aquí sólo hay suites. Las más pequeñas, las Classic Veranda, miden 36 metros cuadros, pero es que las más grandes, las Owner's Suites, ocupan 1.281. En ellos caben dos dormitorios separados, una sala de estar, una zona de comedor, un bar independiente, dos terrazas de madera con mobiliario de jardín incluido... Es la carta de presentación del último retoño de Silversea, considerada la mejor naviera de lujo del mundo en 2016, según los Premios Excellence de Cruceros, algo así como los Oscars del sector.

Por si fuera poco, Silver Muse es la embarcación más «ultralujosa» (palabra textual)de las nueve con las que cuenta la empresa desde que arrancara su historia en 1994 de la mano de una familia italiana, la de su actual presidente, Manfredi Lefebvre d'Ovidio. No ha habido ni hay más socios. Y la filosofía sigue siendo la misma: un servicio personalizado por encima de todo. Por eso, todos sus barcos tienen entre 100 y 600 pasajeros. No más.
 
«El objetivo con el nuevo Silver Muse es redefinir aún más la experiencia de un crucero de lujo pensado para los pasajeros más exigentes, los que buscan una atención individualizada y única», resume Lefebvre d'Ovidio.

Bajo esa premisa acaba de ser botado Silver Muse en las glamourosas aguas de la Bahía de Mónaco, donde está la sede oficial de la compañía. De hecho, el Principado es una de las escalas que se repite en casi todos los itinerarios por el Mediterráneo que cubrirá la nave de aquí al otoño, cuando zarpará rumbo a América del Norte.
 
Mientras tanto, usted, lector y (posible) futuro navegante, podrá elegir entre salir del puerto de Barcelona, hacer parada y posta en Ibiza y recalar en la preciosa villa marinera de Portofino, en la región italiana de Liguria. Aquí, si quiere, puede apuntarse a una fotogénica ruta de senderismo por su Parque Natural y a una cata posterior de focaccia y Aperol Spritz organizada por el servicio de excursiones personalizadas en tierra de Silversea.

También podrá visitar las galerías de arte, las tiendas chic de moda y las terrazas de St. Tropez, donde la actriz Brigitte Bardot protagonizó Y Dios creó a la mujer en 1956, poniendo en el mapa de la jet set internacional este rincón de la Provenza francesa. Si quiere un tour en coche privado por los alrededores, no tiene más que decírselo al concierge. Luego estaría la apetecible ruta por las principales islas griegas y esa otra que parte de Lisboa para llegar a Southampton, en Inglaterra, tras inspeccionar, entre otros enclaves, La Coruña, Gijón, Burdeos o Saint Malo.

Eso sí, el todo incluido incluye realmente todo. Desde los artículos personalizados del minibar (pida por esa boca, que el ya citado mayordomo se hará con sus preferencias al momento) hasta las amenities premium del baño (Bulgari y Ferragamo, entre otras), la reserva a cargo del concierge del mejor restaurante del puerto que elija o un tratamiento de anti-envejecimiento en el spa.. Y es que lo del trato individualizado es cosa seria.
 
«Nuestro objetivo es anticiparnos a las necesidades del cliente, cubrirlas antes de que las pidan», apunta Roberto Martinoli, consejero delegado de Silversea. Traducción: ¿que el pasajero muestra interés por el fitness? Se le busca un entrenador personal. ¿Que es de tomarse un vino antes de la cena? A las 8 en punto se le servirá cada tarde en su suite.

¿Que se muere por el yoga? Tendrá un kit completo desde el primer día. ¿Que el colchón no le acaba de convencer? Esa queja no la contemplan, ya que Silversea ha pedido al fabricante de camas de lujo confeccionadas a mano Savoir Beds, las preferidas de Winston Churchill o Marilyn Monroe, que le diseñe a medida en su fábrica de Gales las de las suites de mayor categoría. Alistair Hughes, director general de la firma británica, lo tiene muy claro:«Las dos empresas compartimos los mismos valores del lujo final».

Llega el capítulo gastro, ya que el pasajero tiene a su disposición ochos restaurantes especializados en otras tantas nacionalidades. Ah, y en ninguno hay turnos de comida y cena establecidos. Cada cual elige día, hora y lugar, aunque en algunos se aconseja reservar previamente. Basta comunicárselo, una vez más, a su mayordomo. Léase el japo Kaiseki, con mesa de teppanyanki a la vista del comensal y menús que respetan el equilibrio entre el ying y el yang; el italiano Spaccanapoli (ojo a sus pizzas artesanales al horno) o el francés La Dame, el único restaurante en territorio acuático comandado por la escuela de chefs de la legendaria cadena Relais & Chateaux.

También hay que probar el Hot Rocks, cuyas delicatessen se sirven en piedras calientes a 400 grados, de forma que usted mismo va cocinando su propio banquete. Si ama el queso por encima de todas las cosas, tiene que pasarse por el el Mozzarella Bar de La Terrazza, centrado en el slow food (o el arte de la cocina sostenible y sin prisas). No en vano, la premisa gourmet de Silversea es «del mercado al plato» hasta el punto que, en ciertas escalas, ofrecen visitar los mercados locales de la mano de los chefs del barco y, una vez a bordo, cocinar los productos con ellos. Y al final, comerse el resultado, claro.

| Más información: En la web de www.silversea.com, disponible en español. Precio de un crucero de 12 días con todo incluido por el Mediterráneo, entre 7.750 y 12.050 euros.

 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

117
52

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias