¿Italianos o austríacos? El dilema identitario

jueves, 18 de octubre de 2018 · 08:03

AFP /

Un pleito diplomático amenaza con perturbar la tranquilidad alpina de la provincia italiana de Tirol del Sur: la complicada cuestión de la pertenencia nacional y si algunos de sus habitantes deberían tener derecho a la ciudadanía austriaca.

La provincia más rica de Italia elige a su nuevo Parlamento autonómico el domingo, mientras que Viena y Roma se han enfrentado agriamente por una propuesta del canciller austríaco, Sebastian Kurz, de ofrecer el pasaporte austriaco a los ciudadanos de Tirol del Sur que hablen alemán o ladino, pero no a aquellos de habla italiana.

Y aunque la cuestión de la entrega del pasaporte no esté incluida en la votación y que otros asuntos, como la inmigración, dominaran la campaña, el tema de la doble nacionalidad estuvo en el candelero.

Los partidarios de la doble nacionalidad afirman que ésta forjará una identidad europea más fuerte frente a las fuerzas populistas y de ultraderecha, en auge.

Pero sus detractores temen que ofrecerle la nacionalidad austríaca únicamente a los hablantes de alemán y ladino pueda generar divisiones en un territorio a menudo presentado como un modelo de convivencia pacífica entre distintos grupos lingüísticos.

El gobierno italiano, furioso, ve en la propuesta de Kurz un ataque a su soberanía.

"No puedes dar pasaportes sin consentimiento", denunció el ministro de Interior, Matteo Salvini, este fin de semana. "Tener dos pasaportes está fuera de cuestión".

Viena, que ya ha diseñado una hoja de ruta en este sentido, trató de calmar los ánimos recientemente y aseguró que solo actuaría con el consentimiento de Roma.

'No tenemos nada que ver con Italia'

Para Rene, exempleado de banco hoy jubilado, la ciudadanía austriaca sería un sueño hecho realidad.

"No tenemos nada que ver con Italia. Nos devolverá un sentimiento de pertenencia a nuestro hogar austriaco", declaró a la AFP.

Tirol del Sur formó parte del imperio austrohúngaro durante cinco siglos, y fue cedido a Italia tras la Primera Guerra Mundial, si bien se benefició de un régimen de autonomía.

Sometidos a una "italianización" forzosa por Benito Musolini desde los años 1920, a los habitantes de la provincia de habla alemana se dio a elegir entre "volver" a la Alemania nazi o permanecer como italianos convencidos.

En 1948, los derechos de los tres principales grupos lingüísticos -alemán, italiano y ladino- quedaron instaurados en el estatuto de autonomía del territorio.

Pero para muchos, el sueño de incorporarse a Austria o de independizarse de Italia nunca se disipó. Incluso se produjeron una serie de atentados separatistas en las décadas de 1950 y 1960.

Según los últimos datos, de 2014, el 65% del medio millón de habitantes de la provincia se sienten alemanes, el 27%, italianos y el 4%, ladinos.

Todas las señales públicas están en los tres idiomas y la mayoría de la gente cambia sin dificultad entre el alemán y el italiano.

Aún así, con sus impresionantes vistas de las montañas Dolomitas y la tradicional arquitectura alpina, la capital de Tirol del Sur, Bolzano, recuerda innegablemente a Austria. Allí puede encontrarse desde el típico "apfelstrudel" a la tarta vienesa por excelencia, la Sacher Torte.

¿Mayoría política

El ideal de una independencia completa está en el núcleo de los estatutos del Partido Popular de Tirol del Sur, en el gobierno, pero su candidato, Arno Kompatscher, admite que la mayoría de la gente está feliz con el status quo.

"Según los sondeos de todos los partidos, el principal tema de la campaña es la inmigración. La doble ciudadanía está muy abajo", declaró a la AFP.

El candidato aseguró que temía que ese asunto pudiera ser instrumentalizado por la ultraderecha o por grupos identitarios.

Sven Knoll, un candidato del partido independentista "Freedom", cree que "existe una mayoría política a favor de la doble ciudadanía, por encima de colores políticos".

"Sin una propuesta concreta sobre la mesa desde Viena y ninguna opinión oficial en los sondeos sobre el tema, creo que el debate se evaporará después de las elecciones del domingo", señaló en cambio Guenther Pallaver, un profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Innsbruck.

Marc Roeggla, investigador de derechos de las minorías en el instituto EURAC de Bolzano, afirmó que aunque una solución a corto plazo no parezca probable, el asunto de la doble ciudadanía no desaparecerá tan fácilmente.

El error de Viena fue lanzar la idea unilateralmente.

"Si todo el mundo asiste a la mesa de negociación en condición de igualdad desde el principio, creo que realmente puede funcionar", apuntó.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

157
98
Cargando más noticias
Cargar mas noticias