El Cristo tatuado en roca tiene su santuario natural en Pazña

La capilla del cerro Torrejaque conserva la imagen del Cristo del Gran Poder en un peñasco que se ha transformado en un altar.
domingo, 04 de noviembre de 2018 · 00:04

Leny Chuquimia /  Pazña

Una pequeña capilla incrustada en el cerro Torrejaque acoge al Cristo del Gran Poder, el  patrono de Pazña. Su imagen en  una piedra -una aparición milagrosa, según  sus fieles-  reina  desde lo alto del peñasco en el que le construyeron un altar.

A este santuario del municipio orureño cada 13 y 14 de septiembre llegan fraternidades folklóricas para participar en una de las entradas religiosas más grandes de la región. A los pies de la montaña, los devotos instalan una fiesta con grandes escenarios  para agradecer los favores recibidos del Cristo de la roca.

El altar  es el  peñasco de Torrejaque que alberga la imagen.

“Los abuelos cuentan que allá por los años 20, dos niños -Elías y Juvenal- salieron a cazar y vieron una paloma blanca que se posó en el peñasco y desapareció. Se acercaron para ver qué había pasado y notaron  en la piedra un rostro. Incrédulo, uno de los chicos raspó la imagen y sin quererlo la dañó. Esa misma noche enfermó hasta morir”, relata Naya Gonzáles, la responsable de Turismo del municipio de Pazña.

La lápida  de Heredia,  en honor a su promesa cumplida.

El templo de esa mítica imagen está pegado al cerro. Allí   también está la tumba  de  Hijinio Heredia, un poblador que es un personaje  de la leyenda.

Cuentan que Heredia recibió una tarea y una promesa del Señor del Gran Poder. En un sueño,  Cristo le dijo: “Házme una casa y yo te llevaré a la mía”.

“A la mañana siguiente  Hijinio reunió a todos los pobladores para convencerles de que debían construir un templo, porque el rostro  del Señor de la roca era el del Cristo del Gran Poder”, afirma Gonzáles.

Con mucho esfuerzo, los pobladores de Pazña edificaron una capilla que se acomodaba a la montaña. Sin tocar el sitio de la aparición levantaron un templo alrededor de la imagen, usando el mismo peñasco como el altar.

El mismo día que terminaron las obras,  el pueblo preparó una celebración y bendición del templo. Luego del acto,  Hijinio muy alegre se despidió y  murió. “El señor del Gran Poder cumplió su palabra, en cuanto terminaron la iglesia  se lo llevó con él”.

Sus restos fueron enterrados a los pies de la imagen. Como recordatorio, su esposa e hijos dejaron en la capilla de Torrejaque una lápida que hasta hoy es visitada por sus descendientes.

Se dice que el Señor de la roca es muy milagroso, como todo lo que crece a su alrededor. Por ello cientos de personas visitan la iglesia y también las aguas termales  que fluyen cerca en busca de sanidad.

 Pazña  forma parte del circuito turístico  Los Caminos del Tío promocionado por la Mancomunidad de Municipios Mineros de Oruro y la estatal BOLTUR. Más información  sobre próximas salidas, en el   WhatsApp al 60618374 o al teléfono 77710996.

La capilla de Torrejaque es patrimonio de Pazña.

 

24
2

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias