Los “narcopisos ” proliferan en centros de Madrid y Barcelona

Son inmuebles ocupados por drogadictos y traficantes al menudeo que, de forma ilegal, ocupan pisos para fabricar, distribuir o para consumir droga.
martes, 17 de abril de 2018 · 00:04

AFP  / Madrid


Trifulcas, puertas tapiadas, jeringas abandonadas: a diez años del estallido de la burbuja inmobiliaria en España, apartamentos vacíos en Madrid o Barcelona se han convertido en puntos de venta de drogas duras, para indignación de sus vecinos. 


“Dejas de vivir. Pasas más miedo en tu casa que fuera”, se queja Begoña Sebastián, una auditora de 51 años del barrio de Lavapiés, en el centro de Madrid, que tuvo que convivir con un “narcopiso”.


 Durante tres años, traficantes de hachís y cocaína se instalaron en el piso inferior al suyo, en un departamento embargado por el banco a una familia endeudada. Vivió ese infierno hasta que consiguió a mediados de 2016 el desalojo de la vivienda y el sellado de su puerta para evitar su ocupación por otras personas. 


La invasión de chinches en el inmueble, el incesante ir y venir de los clientes a toda hora, las peleas y el temor a que los invasores con la conciencia alterada por las drogas causaran una explosión con la bombona de gas, le hicieron perder muchas horas de sueño, recuerda.


“Acabas llorando”, señala esta parlanchina mujer de pelo castaño y cara redonda, que baja el tono de voz cuando pasa cerca de un narcopiso en Lavapiés, donde han proliferado. 


Conoce exactamente la ubicación de cada uno de ellos, tras haber aprendido a reconocerlos por sus señas exteriores: puerta de entrada marcada o forzada, cristales rotos y cubiertos precariamente con un trozo de cartón... 


Otras zonas se han visto afectadas por este fenómeno en los últimos dos años, como Puente de Vallecas en Madrid o El Raval, en el corazón de Barcelona, hasta llegar a provocar manifestaciones de vecinos.  Algunos de ellos colocaron en las ventanas trapos rojos como protesta. 


Herencia de la crisis


Si bien las manifestaciones han sido numerosas, los datos sobre el fenómeno son incipientes y el Ministerio del Interior dice no disponer de estadísticas nacionales sobre estos puntos de venta de droga. En Madrid, la Policía Nacional afirma haber desmantelado 105 en 2017, con 314 arrestos, sin poder aportar datos anteriores. 


En el distrito de Barcelona donde se encuentra El Raval, la policía catalana contabilizaba a principios de abril 17 entradas de las fuerzas policiales a apartamentos y 34 personas detenidas en ese distrito desde inicios de 2018. 


La principal causa según las autoridades es la multiplicación de las viviendas vacías, una herencia de la crisis de 2008, que llevó al desahucio de miles de familias. Los departamentos, devaluados, a menudo pertenecen a bancos o fondos de inversión que no pueden venderlos sin grandes pérdidas. 


Los edificios están en un estado de conservación deficiente que facilita estas ocupaciones, afirma Gala Pin, concejal de la alcaldía de Barcelona a cargo del distrito Ciutat Vella, que incluye el Raval. 


“Las mafias ocupan y luego venden (droga) en los pisos o instalan a determinadas personas que venden por ellos”, explica a la AFP una fuente policial en Madrid. Los traficantes se benefician de la imposibilidad de desalojar una propiedad privada sin orden judicial. Empezaron vendiendo mucho hachís, luego han visto que había demanda también de cocaína y en algunos casos incluso de heroína que estaba sufriendo un repunte importante, precisó la fuente policial.

   La heroína  devasta

  •  Droga El regreso de la heroína en Estados Unidos revivió los malos recuerdos en España, donde esta droga dura inyectada causó estragos en las décadas de los 1970 y 1980. “En mi generación todos perdimos amigos por la heroína. Y no queremos que vuelva a ocurrir”, dice Manolo Osuna,  de 54 años.
  • Zombis En Barcelona, Carlos, describe: “una degradación social espeluznante, calles repletas de personas que parecen zombis”.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

3
19
Cargando más noticias
Cargar mas noticias

Otras Noticias