Biólogos alertan sobre impactos de megaproyectos en áreas protegidas

Entre las más amenazadas figuran la construcción de carretera por el TIPNIS, las represas, el desarrollo de los proyectos hidroeléctricos Bala y Chepete, Pilón Lajas e Ivirizu.
sábado, 18 de agosto de 2018 · 00:04

Miriam Telma Jemio / La Paz

Los grandes proyectos como las hidroeléctricas y la explotación minera e hidrocarburífera que están en desarrollo en las áreas protegidas nacionales vulneran las leyes, incrementan las amenazas contra la biodiversidad y afectan los medios de vida de las poblaciones que viven de ella, afirman los biólogos de La Paz.

El Colegio de Biólogos de La Paz emitió un pronunciamiento en el que señalan que estás actividades van en contra de leyes y normas vigentes de Bolivia y vulneran acuerdos internacionales, por tanto piden al Gobierno “atender en forma urgente la coherencia de las políticas actuales considerando la normativa existente respecto a las áreas protegidas nacionales”.

El ente colegiado está preocupado porque diferentes actividades afectarían a 20 de las 22 áreas protegidas de interés nacional (actualmente administradas por el Servicio Nacional de Áreas Protegidas) y también a áreas subnacionales como Río Grande Valles Cruceños, que está amenazado por el proyecto hidroeléctrico Rositas en Santa Cruz.

Entre las áreas protegidas más amenazadas por megaproyectos mencionan a la construcción de carretera por el TIPNIS; represas y desarrollo de proyectos hidroeléctricos Bala y Chepete en el Madidi y la TCO Pilón Lajas, e Ivirizu en el Carrasco; exploración y desarrollo de proyectos hidrocarburíferos en Tariquía y el Aguaragüe, y minería en varias áreas protegidas nacionales.

Es necesario conocer el valor de las áreas protegidas y los servicios ambientales que nos proveen los bosques, manifestó la presidenta del Colegio de Biólogos de La Paz, Ángela Núñez.

“Son fuentes de agua no sólo para gente local sino para las ciudades como es el caso del Parque Nacional Tunari. Son muchos los servicios ambientales que brindan por eso preocupa que se estén modificando las normas y que no haya consultas previas e informadas para ejecutar esos proyectos”, puntualizó.

Es relevante saber que estas áreas tienen las funciones de proteger la biodiversidad, las cuencas y la renovación climática, señaló el biólogo Rafael Anze.

Por ello, lamentan que no haya transparencia en la información sobre los proyectos dentro las áreas protegidas como es el caso de la hidroeléctrica Ivirizu en el Parque Nacional Carrasco, cuya ejecución ya fue iniciada. “Ese parque tiene mucha presión por colonizadores y la expansión del cultivo de coca; y, ahora, se suma la deforestación y la inundación asociada a una represa. Los impactos no se conocen”, manifestó.

Ante esa situación nos vemos en la necesidad de pronunciarnos para que el Gobierno y la población sepa que existe una comunidad científica preocupada porque no se conocen con certeza cuáles son los impactos que generarán los megaproyectos, dijo Anze.

“Estamos dispuestos a prestar nuestra capacidad técnica y emitir recomendaciones, pero necesitamos información transparente y oportuna. Si se conocerían los impactos se podrían tomar medidas de mitigación adecuadas o recomendar su viabilidad o no luego de analizar todas las variables”, explicó el biólogo.

“Como Colegio de Biólogos recalcamos que es importante reconocer el carácter estratégico y de gestión de las áreas protegidas en su función de conservación y protección de las funciones ambientales y componentes de la Madre Tierra”, remarca el pronunciamiento.

Los biólogos solicitan al Gobierno hacer cumplir las leyes que rigen en el país y los acuerdos internacionales, para la preservación del patrimonio natural y cultural de los bolivianos. “El Estado como tal no exige a las empresas que realicen acciones preventivas sino sólo para resarcir los daños. De nada sirve que después de cortar una árbol de 100 años se planten miles”, puntualizó Núñez.

Llaman al Gobierno a valorizar las áreas protegidas porque son “los pulmones verdes y reservas de agua de nuestro país”, por tanto, su “conservación es imprescindible para ésta y las siguientes generaciones”. Por la importancia, sugieren la conformación de una plataforma intersectorial en la que participen los sectores interesados en el desarrollo de los megaproyectos y el sector ambiental, liderado por el Colegio de Biólogos.

Los biólogos colegiados de La Paz ponen a disposición su capacidad técnica “para llevar adelante de manera articulada las siguientes acciones: Cumplimiento de la normativa nacional e internacional; fortalecimiento y ajuste de las medidas de control, ordenamiento, coordinación interinstitucional para las políticas en torno a la gestión de áreas protegidas; revisión de la coherencia de las acciones propuestas en planes de desarrollo y las leyes que amparan a las áreas protegidas; impulsar el establecimiento de corredores biológicos para conectar las áreas protegidas; monitoreo de la deforestación y degradación de los bosques; definición y promoción de líneas de investigación sobre los objetos de conservación de las áreas protegidas; y, finalmente, actualización de los libros rojos de flora y fauna amenazada”.

Sobre las áreas protegidas

  • Biodiversidad Bolivia está entre los 15 países con mayor biodiversidad del planeta. Más del 70% de las especies de flora y fauna se encuentran dentro de las 22 áreas protegidas de interés nacional (SERNAP, 2012).
  • Parques Estas áreas albergan especies endémicas, concentradas principalmente en parques nacionales (PN) y áreas naturales de manejo integrado (ANMI) como el Madidi, Cotapata, Apolobamba, Carrasco, Noel Kempff y Amboró. Gran parte del patrimonio natural y cultural del país se encuentra resguardado en estos espacios de conservación.
  • Ecosistemas Las áreas protegidas fueron creadas para la conservación de la biodiversidad y sus funciones ambientales, como resultado de las interacciones entre las especies de flora, fauna y ecosistemas.
  • Respaldo En Bolivia las áreas protegidas están reconocidas y respaldadas por la Constitución Política del Estado (CPE), la Ley de la Madre Tierra (Ley 300), Ley de Medio Ambiente (Ley 1333), Reglamento General de Áreas Protegidas (D.S. 24781) y otras herramientas legales, a nivel nacional, departamental y municipal.
  • Beneficios Entre las funciones ambientales destacan la regulación del ciclo hidrológico, ciclos de nutrientes, retención de sedimentos, polinización, filtración, purificación, desintoxicación, control biológico, reciclado de nutrientes, formación de suelos, mitigación de gases de efecto invernadero y provisión de bellezas escénicas o paisajísticas, entre otras.
  • Calentamiento Además de su importancia para la conservación de procesos ecológicos y evolutivos de la vida, son sitios importantes para hacer frente al impacto del cambio climático que hemos empezado a experimentar.
78
10

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias