La sonda Parker despegará el sábado para “tocar el Sol”

Será el primer objeto construido por el hombre para hacer frente a las condiciones infernales de esta parte de la atmósfera de nuestra estrella y la atravesará 24 veces.
jueves, 09 de agosto de 2018 · 00:04

AFP y BBC / Tampa, EEUU

Armada con un escudo de alta tecnología para protegerla del intensísimo calor, la sonda Parker despegará el sábado dispuesta a “tocar el Sol” y tratar de responder a una pregunta que atormenta a los científicos: ¿por qué su corona es infinitamente más caliente que su superficie?

La sonda, que volará el sábado desde Cabo Cañaveral en Florida, será el primer objeto construido por el hombre para hacer frente a las condiciones infernales de esta parte de la atmósfera de nuestra estrella y la atravesará 24 veces a unos 6,2 millones de kilómetros de la superficie del Sol durante los siete años que está previsto que dure la misión.

Para sobrevivir, la nave está equipada con un escudo compuesto de carbono de unos 12 centímetros de espesor que debe protegerla de una temperatura de 1.400 grados -suficiente para fundir el silicio- y mantener funcionando los instrumentos científicos a unos cómodos 29 grados.

Estos instrumentos deben permitir medir las partículas de alta energía, las fluctuaciones magnéticas y tomar imágenes para comprender mejor esta corona, que es “un ambiente muy extraño, desconocido para nosotros”, dice Alex Young, un especialista en el Sol de la NASA.

De hecho, la observación a distancia llegó a su límite, dice Nicky Fox, miembro del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins y responsable científica de la misión. “Tenemos que ir a donde esto ocurre, donde pasan todas estas cosas misteriosas”, dice.

Cuanto más lejos, más caliente

A diferencia de una hoguera, donde la parte más caliente está en el centro, la temperatura aumenta a medida que uno se aleja del Sol. “Cuando pasas de la superficie del Sol, que está a 5.500 grados Celsius, a la corona, nos encontramos rápidamente a millones de grados”, explica Young.

El experto espera que Parker, la única nave de la NASA que lleva el nombre de un científico aún vivo -el famoso astrólogo de 91 años Eugene Parker-, ayude a dar respuestas a lo que la NASA llama el “problema del calentamiento de la corona”.

El asunto también es importante para predecir mejor el clima espacial. Por lo tanto, las tormentas solares se alcanzan a sentir hasta en la Tierra, donde pueden perturbar el funcionamiento de la red eléctrica, pero también provocar fallas en los satélites que orbitan el planeta o incluso poner en peligro la vida de los astronautas.

“Es tan importante para nosotros ser capaces de predecir el clima espacial como lo es predecir el clima en la Tierra”, sostiene Young.

Parker, que se convertirá en la nave espacial más rápida construida por el hombre con una velocidad máxima de 692 mil km/h, debe despegar el 11 de agosto de la base espacial en Cabo Cañaveral a las 3:48 (7:48 GMT). El vehículo, que tiene el tamaño de un automóvil y costó 1.500 millones de dólares, ya está instalado en la parte superior del cohete Delta IV-Heavy, que debe llevarlo al espacio.

Misterio de más de medio siglo

La misión lleva el nombre del físico estadounidense Eugene Parker, que en la década de los 50 planteó nuevas teorías sobre la forma en que las estrellas, incluido el Sol, despiden energía.

Parker llamó a esta “cascada de energía” viento solar y también especuló sobre el misterio de la corona solar. La temperatura de la corona, una parte de la atmósfera solar, supera los dos millones de grados centígrados. Pero la superficie del Sol tiene una temperatura de unos 6.000 grados.

“La corona solar es la extensión formada de plasma que rodea el sol y otras estrellas”, explicó a BBC Mundo Mario Pérez, científico de la División de Astrofísica de la NASA.

“La temperatura en la corona, que se ha medido a través de líneas de emisión de elementos altamente ionizados, indica que a pesar de tener una densidad muy baja comparada con la fotósfera, que es la parte visible del sol, tiene una temperatura unas 400 veces mayor de varios millones de grados Kelvin”.

Además del enigma de la corona, la misión intentará resolver otros dos misterios: cómo nacen los vientos solares con sus partículas cargadas, y qué causa las grandes eyecciones de masa coronal o CME por sus siglas en inglés, que se desprenden del Sol durante períodos de máxima actividad solar y pueden afectar a los satélites y sistemas de comunicación en la Tierra.

“El Sol para transmitir su energía lo hace a través del viento solar, que es un flujo de partículas cargadas emitidas desde la corona solar”, afirmó Pérez.

“Estas partículas forman un plasma con componentes tales como electrones, protones y partículas alfa o nucleones. En ocasiones, esta liberación de plasma y magnetismo al espacio es significativa y se convierten en eyecciones notorias que son parte de erupciones solares de materia al espacio”.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

21
Cargando más noticias
Cargar mas noticias

Otras Noticias