Nobel de la Paz para el ministro etíope que cerró lío con Eritrea

La autoridad del país africano dijo que este es un premio para toda África y se mostró esperanzado de que los conflictos se superen en todo el continente.
sábado, 12 de octubre de 2019 · 00:04

EFE / Copenhague

 El Nobel de la Paz premió ayer  los esfuerzos del primer ministro etíope, Abiy Ahmed, por la paz y la cooperación internacional y por su iniciativa “decisiva” para resolver el conflicto fronterizo entre su país y Eritrea.

El Comité Nobel noruego destacó en su motivación del premio que, desde que asumió el puesto en abril de 2018, Ahmed reanudó las conversaciones con Eritrea, negoció un acuerdo de paz y aceptó las fronteras fijadas por una comisión internacional en 2002. El galardón reconoce además el papel del presidente eritreo, Isaias Afwerki, quien “agarró” la mano extendida por Ahmed, y de todos los actores que trabajan “por la paz y la reconciliación” en Etiopía y en el este y noreste de África.

El jurado destaca el papel “clave” jugado por Ahmed en otros procesos en la región, como la normalización de las relaciones diplomáticas entre Eritrea y Yibuti, la disputa entre Kenia y Somalia por los derechos sobre un área marítima y las negociaciones entre Gobierno y oposición en Sudán.

Ahmed ha impulsado reformas “importantes” en Etiopía, el segundo país más poblado del continente y la mayor economía del este de África, entre las que el comité menciona el fin del estado de emergencia, la amnistía a miles de presos políticos, la legalización de partidos opositores y el compromiso de celebrar elecciones. El popular líder etíope, de 43 años, ha recibido críticas, no obstante, por no solucionar algunos problemas de raíz, como la falta de federalismo y las tensiones étnicas, que han hecho de Etiopía el país con más nuevos desplazados del mundo.

El Comité Nobel noruego admite en el fallo que quedan “muchos retos” por resolver y “mucho trabajo que hacer”, aludiendo directamente al conflicto étnico y a los ejemplos “preocupantes” ocurridos en los últimos meses. “No hay duda de que alguna gente pensará que el premio de este año ha sido concedido demasiado pronto. Pero el Comité Nobel noruego cree que es ahora cuando los esfuerzos de Abiy Ahmed merecen reconocimiento y necesitan un impulso”, resalta la motivación.

La presidenta del Comité Nobel Noruego, Berit Reiss-Andersen,  reiteró esa idea en una rueda de prensa posterior y reconoció que, aunque es “debatible” si el premio llega muy pronto, Ahmed ha hecho ya “muchas cosas” para convertir a su país en una democracia.

Premio para toda África

 El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, galardonado este viernes con el Nobel de la Paz por el Comité Nobel noruego, confesó estar “abrumado” por la concesión del premio, que considera reconoce a todo el país y a todo el continente africano.

“Estoy tan abrumado y me emocioné tanto cuando me enteré de la noticia. Muchas gracias. Este es un premio para toda África, para Etiopía”, dijo Ahmed en una breve entrevista con el secretario del Comité Nobel noruego, Olav Njølstad.

En la conversación, de apenas un minuto y difundida por la Fundación Nobel en las redes sociales, Ahmed se mostró esperanzado de que el premio sirva de impulso para contribuir a la paz en todo el continente.

Presidentes y jefes de Estado a lo largo y ancho del continente africano felicitaron al galardonado. “Sus históricos esfuerzos encaminados a construir la paz han dado al mundo esperanza en un momento en que más que nunca se necesita liderazgo”, afirmó en Twitter el presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat.

Por su parte, la presidenta de Etiopía desde octubre de 2018, Sahle-Work Zewde, y única mujer que ocupa este puesto en África tras la renovación paritaria del Gobierno iniciada por el propio Ahmed, aprovechó la ocasión para instar a todos los etíopes a seguir trabajando “por la paz y la prosperidad”. El presidente de Suráfrica, Cyril Rampahosa, aseguró en un comunicado que este premio centra la atención mundial en el incesante progreso de África hacia la paz.

la paz y la estabilidad", y felicitó tanto a Etiopía como a Eritrea por haber abierto "nuevas posibilidades de cooperación, integración y desarrollo".

 

Un líder que  prometió la reconciliación y democracia

 Cuando Abiy Ahmed, galardonado ayer con el Nobel de la Paz, fue nombrado primer ministro de Etiopía hace año y medio no había un solo tuk-tuk (motocarro) y una esquina en prácticamente todo el país que no tuviera una pegatina con su cara. Era el soplo de aire que necesitaba  Etiopía.

Abiy trajo promesas de apertura, democratización y reconciliación y tradujo –algunas– en realidades: un Gobierno paritario, una mujer como presidenta, la paz tras 20 años de guerra con la vecina Eritrea o sacar a partidos opositores de la lista de grupos terroristas, entre otras.

Leyenda

Sus detractores creen, no obstante, que lo de este joven de la etnia oromo es un lavado de cara que esconde pocas soluciones a problemas de raíz de la segunda nación más poblada de África (más de 100 millones de habitantes), como las tensiones étnicas, que lo han colocado como el país con más nuevos desplazados del mundo, y la falta de federalismo.

Con 43 años, es probablemente el líder político con más educación del país, y en su currículum cuenta con un doctorado, experiencia militar y la creación de la Agencia de Seguridad de Redes de Información (INSA), servicio de espionaje del país africano.

 Nació el 15 de agosto de 1976 en Agaro, un área rica en recursos naturales y café. Creció en una familia multicultural formada por una madre amara –el otro gran grupo étnico del país– de religión cristiana ortodoxa y un padre oromo musulmán. Casado y con tres hijas, Abiy habla con fluidez inglés y amárico (principales lenguas del país).

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias