México celebra el Día de los Muertos con rezos y ofrendas

Calaveras, pan con yema de huevo, dulces y desfiles marcan una festividad que se desarrolla desde antes de la llegada de los españoles y es honrada hasta hoy.
viernes, 01 de noviembre de 2019 · 01:25

AFP y EFE /México

México celebra desde hace unos días el tradicional Día de los Muertos con calaveras, elaboración de pan y dulces y mucha gente disfrazada en las calles.

Calaveras emergen de los baches en las calles.

Las calaveras gigantes que emergen del pavimento de una calle de la capital mexicana como del cementerio mismo son la expresión más jocosa de la relación de los mexicanos con la muerte. El domingo miles de personas acudieron disfrazadas  a un desfile en las calles. Para la festividad se elabora pan con yema de huevo, adornado con aves, flores y otros.

Dibujos de aves, flores y grecados, en el  pan elaborado con yema de huevo.

El Día de Muertos se celebra en México desde antes de la llegada de los españoles. De hecho era una celebración común a todas las culturas de Mesoamérica que tenían un concepto parecido sobre muerte y su significado.

En estas culturas el destino de los muertos estaba marcado por la forma de vida que tuvo la persona. Con la llegada de los españoles, la fiesta se hizo mestiza y sumó nuevos elementos y significados católicos. La cruz de flores es el más significativo de estos elementos.

La celebración tiene lugar el 1 y 2 de noviembre, si bien normalmente comienza ya la noche del 31 de octubre cuando se encienden las primeras veladoras para recibir a los muertos chiquitos, a los niños. 

 Una alegoría  en un desfile el domingo por el Día de los Muertos.

La muerte era importante en las culturas mesoamericanas. Al inframundo lo llamaban Mictlán, y Mictlantecuhtli era el señor de la muerte. El destino final de las personas estaba determinado por la conducta desarrollada en la vida.

De estas épocas viene la relación que el mexicano tiene con la muerte. El ritual del Día de Muertos permite acercarse sin miedo al destino final, reencontrar a los seres queridos.

Calaveritas  elaboradas con azúcar para la festividad de los muertos.

Para los mexicas, el Mictlán era el lugar de los muertos, donde los fallecidos atravesaban durante cuatro años un proceso para dejar el cuerpo y las emociones a su paso. Había nueve niveles que eran obstáculos que las personas debían superar.

En el primero, por ejemplo, había un río que las personas cruzaban con ayuda de un xoloitzcuintle, un perro sin pelo emblemático de México. Después, se metían a cuevas, escalaban montañas de obsidiana, resistían fríos vientos, perdían la fuerza de gravedad y recibían flechazos, entre otras acciones.

El último nivel representaba el paso de nueve ríos y era como encontrarse con todas las emociones, en un proceso de purificación. Las familias realizan ofrendas, rezan,  degustan platillos y bebidas y van a panteones.

Personas disfrazadas en el Desfile por el Día de los Muertos el domingo.

 

3
1

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias