René Zeballos, guardián y fundador de varios de los jardines paceños

A lo largo de sus 80 años, vio nacer el Jardín Botánico de Miraflores, el Japonés, la plaza Villarroel, Mallasa, el parque de Cota Cota y otros de varias zonas de la urbe. Trabajó en el Herbario Nacional.
domingo, 10 de noviembre de 2019 · 00:04

Wara Arteaga  / La Paz

Para René Zeballos la historia de su vida deja de tener importancia cuando  habla sobre las plantas. Desde los 14 años,  él dedicó su vida a los espacios verdes de La Paz. La historia de los jardines paceños no podría contarse sin mencionarlo.  

“Empecé a trabajar en el Parque de los Monos el  9 de enero de 1953”, comenta mientras camina  por los senderos del Jardín Botánico de La Paz, en la zona de Miraflores.  

Tiene el pelo blanco, como muestra  de los  80 años que lo llenaron de sabiduría. Pero su energía y el cariño que le dedica a las plantas es más propia de un niño que se apasiona por un nuevo descubrimiento. 

“Ese lugar era conocido como el guindal, por las guindas que crecían en los costados”, recuerda mientras muestra una  calle donde antes había árboles, allí, del otro lado de  las mallas que bordan el jardín.

Según Zeballos, entre 1954 y 1955,  se comenzó a plantar árboles en la plaza Villarroel. En ese entonces la zona era vacía, incluso un tanto desértica.

“Plantamos  cedros, cipreses. ¿Quién iba a destrozar, si no había nadie?”, indica.

Por  1967, el alcalde Armando Escobar Uría creó la Empresa Municipal de Forestación (Emufor). “Con él hemos plantado muchísimo, por toda la zona de El Tejar. Para forestar la ladera que va a Alpacoma ayudaron los  Scouts”, recuerda. 

“Por el año 73 o 74 funcionó la Escuela de Jardinería y Forestación.  Algunos funcionarios  que trabajábamos en esa dependencia  participamos en calidad de  becarios, ”, explica. 

Fue allí que obtuvo el título que hoy tiene  de  técnico forestal. Vio nacer las  jardineras del parque Riosinho, de Cota Cota y de Mallasa, entre otros. 

“Para el parque Riosinho plantamos olmos genuinnes. Víctor Paz sembró árboles en Mallasa”, relata. 

En 1975 se entregó el Jardín Japonés, durante la presidencia de Hugo Banzer. La historia detrás de este ambicioso proyecto también fue parte importante de la vida de Zeballos. 

Recuerda  que ese terreno fue cedido, por el entonces alcalde Ángel   Gómez García, a los residentes orureños, pero después  de un buen tiempo  el terreno había quedado en el olvido, así que  el proyecto del jardín pasó  a manos de los japoneses. “En el proyecto se escribió que el lugar estaba destinado a las familias, a ser un lugar de descanso. Ahora se ha vuelto exclusivo para fiestas”, lamenta.

 “Las vivencias del japonés trasladadas a un pedazo de La Paz”, eso buscaba reflejar el Jardín Japonés. El equipo encargado de diseñar el Jardín Japonés buscó especies de distintos puntos de Bolivia, fueron a Cotapata, en los Yungas de La Paz y hasta Cochabamba. 

“Se calificaba hojas, tamaño y formas”, recuerda. Cada planta  tenía un lugar  específico destinado al interior  del Jardín Japonés. Al principio, dice, el lugar era raquítico, pero él no olvida que  le advirtieron que la belleza del lugar se vería en 30, 40 o 50 años. 

La mayor parte de las plantas que hay aquí son introducidas, comenta. Pero Zeballos valora sobre todo las plantas nativas. Explica que  plantas como la keñua o la kiswara no las ha visto atacadas por  plagas. 

 Fue director técnico del Herbario Nacional de Bolivia, en la UMSA, y a sus 80 años prepara un texto sobre plantas de La Paz. Por todo eso le causa pena el estado de los jardines en el departamento. 

“Ese es como  mi segundo hogar”, comenta sobre el herbario, pues cada que llega a la ciudad procura visitar el lugar.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias