Wind of Change, el himno que evoca la caída del Muro de Berlín

La composición del grupo Scorpions se volvió inmortal. Hoy, su vocalista Klaus Meine señala: “ojalá los vientos cambien de nuevo en una dirección pacífica”.
jueves, 07 de noviembre de 2019 · 00:04

EFE / Moscú

 El grupo de rock alemán Scorpions jamás pudo imaginar que su canción  Wind of Change se convertiría en el himno no oficial de la caída del muro de Berlín y de la reunificación alemana, pero cuando los músicos tocaron en 1988 y 1989 en la Unión Soviética ya presintieron “vientos de cambio”.

“Teníamos la sensación de que el mundo estaba cambiando delante de nuestros ojos”, señala Klaus Meine, vocalista y líder del grupo, que triunfó en 1988 en Leningrado (hoy San Petersburgo) y especialmente un año más tarde en el Festival por la Paz de Moscú, que sirvió de inspiración para el tema más vendido de los Scorpions.

Pese a ser la canción por excelencia de la caída del muro,  Wind of Change  (Viento de Cambio) no habla del histórico acontecimiento que tuvo lugar en la noche del 9 de noviembre de 1989. Fue concebida antes de que se abrieran los pasos entre las dos mitades de Berlín.

La canción expresa lo que en el verano de 1989 sentían muchos cuando los Scorpions estaban en el Festival por la Paz de Moscú: “la esperanza de que el mundo cambie y podamos vivir juntos en un mundo pacífico”, relata Meine por teléfono desde Alemania, durante un descanso de la gira mundial del grupo.

“Se podía sentir que el mundo estaba transformándose y en cierto sentido todo lo que ocurrió pocos meses después en Berlín, es decir la caída del muro, era palpable en agosto en Moscú: que las cosas estaban cambiando y que los tiempos de la Guerra Fría quedarían pronto atrás”, explica el músico de 71 años.

Meine está convencido de que el evento internacional, el “Woodstock ruso”, fue además posible porque “había alguien en el Kremlin, Mijaíl Gorbachov, cuya política de Glasnóst (transparencia) y Perestroika (reestructuración), su apertura, la nueva apertura, lo facilitó”.

En Moscú “se notaba que en tan sólo un año había cambiado muchísimo y cuando salimos al escenario los soldados del Ejército Rojo, los soldados asignados a la seguridad se giraron y lanzaron al aire sus gorras. Se convirtieron en uno con el público”. “Era, en otras palabras, como decir aquí hay un nuevo viento y eso, unido a todo lo que habíamos vivido (en los conciertos en la URSS) fue lo que sirvió de inspiración para Wind of Change”, explica.

Meine tenía “la esperanza” de que el cambio que había percibido en Moscú se hiciera realidad. Pero jamás pensó que el muro caería “tan rápido” cuando empezó a escribir el éxito a principios de septiembre.

Fue una noche durante el Festival por la Paz cuando Meine comenzó a construir la canción en su mente. ”Estábamos todos en un barco navegando en el río Moscova. Todos los músicos, la MTV, periodistas. Era un poco como si estuviera todo el mundo en un solo barco y todos hablaban el mismo lenguaje: la música”. “El lenguaje de la música se entendía en todos los lugares y eso se notaba especialmente en la URSS en 1988 y 1989”.

Foto:AFP

De ese viaje en barco salió la primera estrofa de la canción: “Sigo el Moscova/ hacia el parque Gorky/ escuchando los vientos de cambio. Una noche de verano en agosto/ soldados pasan por allí/ escuchando los vientos de cambio”. “Cada vez que conduzco hoy en día a Berlín y paso cerca de Helmstedt pienso a menudo en aquellos tiempos y me alegro de que vivamos hoy en una Alemania reunificada. Y pienso que tampoco las generaciones jóvenes deben olvidar nunca qué significa vivir en un país partido”, señala.

Quizás por eso, el mensaje de  Wind of Change  va más allá de su asociación con la caída del muro. También inspira a muchas personas en todo el mundo, que aplican ese mismo mensaje de esperanza a su propia situación política, por ejemplo en Oriente Medio, dice Meine.

Echando una vista a la actualidad, 30 años después de la caída del muro, el vocalista de los Scorpions admite que “a menudo asusta ver cómo está evolucionando el mundo”. ”Uno solo puede esperar que el viento cambie de nuevo, ojalá como hace 30 años, en una dirección optimista, positiva y pacífica”, anota,

Cuando cayó el muro, el grupo estaba en París y en ese instante sólo deseaban estar en Berlín.
 

Gorbachov: “Europa sigue dividida 30 años después”

El último dirigente de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov, advirtió que Europa sigue dividida 30 años después de la caída del muro de Berlín, al reunirse con los expresidentes de Alemania Christian Wulff y Polonia Lech Walesa.

“La gente esperaba que la división de Europa había llegado a su fin. Esperaba que toda Europa sería nuestra casa común. Aún estamos lejos de hacer realidad esas esperanzas”, dijo en un acto celebrado en la sede del Fondo Gorbachov en Moscú.

Foto:AFP

Gorbachov, quien recibió  de manos de Wulff el agradecimiento por escrito del actual presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, por su papel en la reunificación alemana, lamentó que en Europa no se hubiera creado “una arquitectura de seguridad común ni un sistema de prevención y arreglo de conflictos”. Instó a “no bajar los brazos” y se mostró convencido de que “la actual crisis puede ser superada” y de  que la actual generación de líderes mundiales será capaz de “restablecer el diálogo y la confianza” en el continente. “Cada uno de nosotros puede contribuir a superar la confrontación... Quiero desear que todos luchemos de manera consecuente y congruente por una Europa sin muros ni líneas divisorias, por una auténticamente nueva Europa de la que se sientan orgullosos sus naciones”, señaló.

Gorbachov, de 88 años, también tuvo la oportunidad de reunirse con personalidades de la sociedad y cultura alemanas como el cantante del grupo Scorpions, Klaus Meine, quien compuso la canción  Wind of change, el himno no oficial.

 

 

12

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias