COP25 se abre con llamados a la acción ante informes críticos

martes, 03 de diciembre de 2019 · 00:04

AFP / Madrid

Los llamados a actuar de manera urgente y decidida para salvar a la Humanidad enfrentada al desarreglo climático se multiplicaron ayer en la apertura de la COP25 en Madrid, ante temores de que la cita pueda quedarse corta frente a las expectativas.

Informes de científicos alarmantes, desobediencia civil, manifestaciones de millones de jóvenes. Desde hace un año, los países firmantes del Acuerdo de París son blanco de una presión sin precedentes que resume la consigna para estas dos semanas de reunión: #TimeforAction.

Ante ello, los mensajes a la acción urgente se repitieron en el día inaugural de la 25ª Conferencia del Clima de la ONU (COP25). “¿Realmente queremos pasar a la historia como la generación que hizo como el avestruz, que holgazaneaba mientra el mundo ardía?”, lanzó desafiante el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Ante los representantes de unos 200 firmantes del Acuerdo de París, entre ellos unos 40 jefes de Estado o Gobierno, Guterres instó a elegir entre la “esperanza” de un mundo mejor y tomar acciones o la “capitulación”. En la cumbre que tiene lugar en Madrid luego de que Chile desistiera de albergarla a raíz de la revuelta social que vive el país, Guterres subrayó su “frustración” por la lentitud de los cambios, insistiendo en la necesidad de actuar de forma urgente.

El jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, y otros líderes. 
Foto:AFP


Hace unos días, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) asestó un golpe a las esperanzas de alcanzar un objetivo ideal del acuerdo de París de limitar el calentamiento  +1,5 °C en  relación con la era preindustrial. Habría que reducir las emisiones de CO2 un 7,6% anualmente hasta 2030 para conseguirlo. Y no hay ninguna señal de que empiece a bajar.

Las temperaturas ya han subido en torno a 1 ºC, multiplicando las catástrofes climáticas. Y cada grado adicional va a aumentar los efectos.

Al ritmo actual, la temperatura podría aumentar 4 o 5 °C para final de siglo. Aunque los Estados cumplieran sus compromisos actuales, la subida del mercurio podría superar 3 °C. “Sigue faltando voluntad política”, lamentó Guterres, en referencia a que los mayores emisores de CO2 “no cumplen su parte”.

“Algunos países como China y Japón dan señales de su reticencia a aumentar su ambición”, dijo Laurence Tubiana, arquitecta del Acuerdo de París.

Estados Unidos acaba de confirmar su retirada del acuerdo el próximo año, pese a que sus ciudadanos siguen comprometidos con el cambio climático, aseguró la influyente presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, al frente de una delegación del Congreso de su país presente en Madrid como un gesto político.

En este contexto, los ojos se giran hacia la Unión Europea, que cuenta con amplia representación en la conferencia. “En un tiempo marcado por el silencio de algunos, Europa tiene mucho que decir en esta batalla”, dijo el presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez.

“Porque así lo demandan nuestras sociedades. Pero también por una cuestión de elemental justicia histórica: si fue Europa quien lideró la revolución industrial y el capitalismo fósil, ha de ser Europa quien lidere la descarbonización”, remarcó el líder español.

Los defensores del planeta esperan que en la cumbre europea del 12 y 13 de diciembre, los 28 puedan alcanzar un objetivo sobre la neutralidad de carbono para 2050.  “Seremos los campeones de la transición verde”, garantizó el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. “Tuvimos la revolución industrial y tecnológica, es la hora de la revolución verde”, acotó.

Sólo 68 países se han comprometido a revisar al alza sus compromisos de reducción de emisiones de CO2 en 2020, antes de la COP26 en Glasglow, aunque sólo representan el 8% de las emisiones mundiales.

Calor, sequía,  falta de lluvia y  apoyo golpean a los indígenas

Los cambios en el régimen de lluvias, la amenaza que supone la sobrepesca, la pérdida de cultivos por la sequía o la falta de apoyo económico para afrontar estos problemas son algunas de las situaciones que padecen las comunidades indígenas por el alza de temperaturas, según explicaron   representantes en la apertura de la COP25.

En un encuentro organizado por la ONG Sustaining All Life en la zona verde de la cumbre del clima de la ONU,  representantes de  las culturas haitiana, zapoteca y kawésqar, entre otras, han puesto de manifiesto “las conexiones que existen entre la crisis ambiental y un sistema económico” depredador, explicó Judith Bautista, integrante de la organización y moderadora del acto.

Acceso a uno de los pabellones de la Cumbre del Clima. 
Foto:EFE

“No puedo hablar mejor mi idioma –el quechua– por culpa del capitalismo”, ha denunciado la peruana Liliana Flores, quien  se ha emocionado al describir cómo “el alterado régimen de lluvias arruina las cosechas de patata de los agricultores en la zona de Cuzco”, sentenciando la forma de vida de un pueblo “cuya existencia está vinculada con la naturaleza”. El kawésqar “es un pueblo canoero diezmado por la industria pesquera en los canales australes de Chile”, ha señalado Alfonso, quien  ha denunciado que el Gobierno les concedió 28.000 hectáreas para crear una reserva, pero “ni una sola de costa”, franja que “han entregado a las salmoneras”.

Esta COP25  es una oportunidad única para llevar a cabo “cambios relevantes” para combatir “la opresión hacia los grupos indígenas y contra el racismo, el clasismo y el sexismo”, dijo Bautista.
 

 

4
3
Cargando más noticias
Cargar mas noticias