Cabo Grim, Australia, tiene el aire más puro del mundo

En lo alto de un acantilado, el aislamiento hace que sea un lugar perfecto para recoger lo que muchos consideran como el aire más puro de la Tierra.
martes, 19 de marzo de 2019 · 00:04

AFP  /  Cabo Grim, Australia

 Una zona aislada y con vistas espectaculares en la isla australiana de Tasmania, Cabo Grim, sirve de referencia internacional para el aire más puro.  

“Nuestro trabajo es el encontrar el aire más puro del mundo y medir su tasa de contaminación”, explica a la AFP Sam Cleland, el responsable de la estación de análisis de la calidad del aire de cabo Grim, situada en lo alto de un acantilado. 

El aislamiento del centro hace que sea un lugar perfecto para recoger lo que muchos consideran como el aire más puro de la Tierra, resguardado de los gases de escape y del humo de las industrias. Llegan los vientos del suroeste, que  llevan sobrevolando el mar desde hace días, o semanas, y provienen de la Antártida. 

Es en ese momento que Sam Cleland y su equipo toman muestras de nitrógeno, oxígeno y otros componentes del aire. Para ello utilizan un sistema de tubos pulidos con láser y una serie de instrumentos de medida ultrasensibles. 

Su material es tan preciso que los trayectos de los vehículos de los transportistas procedentes de la ciudad más cercana, a una hora por carretera, son registrados para evitar falsear los datos recopilados. Con este entorno casi impoluto, los vecinos de la península del cabo Grim intentan atraer a los visitantes. 

Para vender la carne local, por ejemplo, se ponen de relieve los estudios científicos sobre la calidad del aire.  El número creciente de parques eólicos y de turistas que vienen para respirar mejor parece demostrar que la reputación del lugar se está consolidando. 

Mike Buckby, “cultivador de lluvia” en la Cape Grim Water Company, recoge y comercia el agua que cae de los “cielos más puros de la Tierra”. “En el mundo, la mayoría del agua proviene de manantiales”, explica, delante de su sistema de depósitos, lonas y esclusas instalado en una superficie correspondiente a la mitad de un campo de fútbol.  

Según él, su agua con un gusto algo dulce sólo contiene H2O y algo de restos de sal de mar. “Tendremos un poco de sodio pero es muy neutro, muy bajo”, dice Mike Buckby. “En las aguas de manantiales  encontramos normalmente niveles elevados de magnesio, nitratos, fósforos, potasio naturales”. 

Pese a todo, el cabo no escapa totalmente de los niveles crecientes de contaminación. Cuando el viento viene del norte, de Melbourne o Sídney, es posible detectar los registros químicos de las diferentes fábricas operativas ese  día, precisa Cleland. 

La estación midió el aumento de los gases que reducen la capa de ozono procedentes de lugares tan alejados como China y se  constató que “durante los últimos 2.000 años, los niveles de CO2 en particular se han mantenido en niveles más bien estables”.

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

Cargando más noticias
Cargar mas noticias