Assange, un rock star recluido que recibía a personalidades

Durante su permanencia en la Embajada de Ecuador en Londres el activista recibió la visita de Lady Gaga y Pamela Anderson, y su gato se volvió famoso.
martes, 16 de abril de 2019 · 00:04

Agencias / Londres

Durante los años que pasó  en la Embajada de Ecuador en Londres, Julian Assange llegó a recibir personalidades que lo admiraban por las revelaciones que llegó a realizar en el sitio WikiLeaks. En su estadía, también se hizo famoso  su gato.

Durante un tiempo fue una rock star recluida, recibiendo visitas de personalidades como Lady Gaga y Pamela Anderson, señala el portal MSM con información de Expansión.

 Pero poco a poco, el encierro comenzó a pasarle factura, y sus tuits sobre asuntos internacionales —como su defensa de la independencia de Cataluña— complicaron sus relaciones con Ecuador, por los conflictos diplomáticos que le causaba. 

Lenín Moreno, que llegó a la presidencia en 2017, dijo que Assange era “una piedra en el zapato heredada”.  

Durante sus años en la embajada, un pequeño edificio que no era adecuado para un huésped permanente de la casa, Assange comenzó a hartar al personal de la embajada, hasta que la paciencia se agotó.

El activista continuó su trabajo con WikiLeaks. Al comienzo de su estadía, pronunció un discurso vía satélite en una sala de conferencias en las Naciones Unidas, pidiéndole al Gobierno de los Estados Unidos que pusiera fin a sus acciones contra él y su sitio web.

En noviembre de 2012, se publicó el libro de Assange, Cypherpunks: La libertad y el futuro de Internet. Un mes más tarde, fue invitado como él mismo en un episodio de Los Simpson, grabando sus líneas por teléfono desde la embajada.

La serie animada no fue la única en llevar a WikiLeaks a la pantalla. La historia de Assange llegó a Hollwood con el filme de Bill Condon El quinto poder (2013).

 El documental Risk de la oscarizada directora y periodista Laura Poitras, cuenta también la biografía del australiano, y el progresivo desencanto de la cineasta —la misma que grabó a Edward Snowden en los días de su fuga a Rusia— con la deriva de Assange, que supuestamente ayudó a filtrar los correos de Hillary Clinton, en una polémica que impulsó la campaña de Donald Trump.

La habitación en la que Assange pasó los últimos años está dividida en una oficina y una sala de estar, con una cinta para hacer ejercicio, una ducha, un horno microondas y una lámpara de luz solar artificial. 

En sus últimos tiempos en la embajada, equipo de abogados del australiano, dirigido por el exjuez español Baltasar Garzón, denunció las condiciones de vida impuestas en la embajada, donde desde octubre Assange sólo tenía acceso a internet mediante el wifi de la legación y sus visitas estaban estrictamente reguladas, afirmando que vulneran sus “derechos fundamentales”.

La salud del activista  comenzó a mermar. 

Un juez dijo el año pasado que sabía que el informático había estado experimentando problemas con su hombro, depresión y dolor de muelas. Él no era el único que sufría. El personal de la embajada declaró a la prensa que el comportamiento errático del australiano era difícil de tolerar.

A pesar de estas condiciones, en mayo de 2016, el fundador de WikiLeaks consiguió un compañero felino por compañía . 

El gato tiene una cuenta de Twitter, que dice: “Vivo en la Embajada de Ecuador con Julian Assange” y que está “interesado en la purr-vigilancia”.

WikiLeaks confirmó el sábado que el felino está fuera de peligro, tras el arresto del activista.

El sitio  publicó un video con el animal sentado cerca de la pantalla del televisor, en la que se muestra el momento de la detención de su dueño. “Podemos confirmar que el gato de Assange está a salvo. Assange pidió a sus abogados que lo rescataran de las amenazas de la Embajada de Ecuador a mediados de octubre del año pasado. Se reunirán en libertad”, señaló el portal de filtraciones en su cuenta de Twitter.

 El felino, apodado por los medios “el Gato de la Embajada”, se había  convertido en una estrella desde que fue adquirido por Assange en el 2016. El animal tiene  sus propias cuentas en Instagram y Twitter, las cuales, están sin actualizar.  
 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

7
10
Cargando más noticias
Cargar mas noticias