El zapatero de Benedicto y Juan Pablo I escribe su vida

En el barrio romano de Borgo tiene su negocio el peruano Antonio Arellano, “el zapatero del Papa” que ahora escribió sus memorias.
sábado, 27 de abril de 2019 · 00:04

EFE / Roma

En una de las empedradas callejuelas del barrio romano de Borgo, a dos pasos del Vaticano, tiene su negocio el peruano Antonio Arellano, “el zapatero del Papa”, que ahora ha plasmado sus vivencias en un libro que ha regalado a Benedicto XVI.

“Es una persona maravillosa”, cuenta a EFE Antonio, señalando una fotografía colgada en su tienda donde aparece sentado hace unos meses junto al anciano papa Ratzinger, en el momento en que le entrega el ejemplar. 

Ha tardado casi cinco años en terminarlo desde que tuvo la idea y de momento lo ha escrito en italiano.

En él cuenta su vida, cómo llegó a Italia, cómo se fue haciendo una clientela entre curas, arzobispos y monjas junto a los muros del Vaticano y cómo llegó a ser el zapatero de Benedicto y de Juan Pablo II. “Cuento hasta dónde he llegado, porque no es fácil para uno salir de su país a buscar un futuro, y porque siento un gran orgullo de haber creado los zapatos de Benedicto y ser quien arreglaba los de Juan Pablo II”, afirma este trujillano nacido hace 50 años.

En su tienda y taller, rodeado de zapatos, cinturones, plantillas y otros artículos de calzado, Arellano rememora desde que empezó a trabajar con los zapatos a los siete años en Perú. “A los 14 ya era un maestro, hacía 12 pares al día y trabajaba desde las siete de la mañana hasta la hora que terminara, pero yo quería venir a Italia, que me habían dicho que era el país de los zapatos”. dice.

Por eso, con poco más de veinte años dejó su país y se plantó en Roma, “sin saber italiano, con plata para 2 o 3 meses”, hasta que empezó a trabajar con un artesano que le dio una semana de prueba, aunque a los tres días ya le dijeron que podía quedarse.

“Me decían ‘bravo, sei forte’ (eres bueno) y yo no entendía, luego me fui perfeccionando en el trabajo de zapatos de lujo para hombre, pero yo quería montar mi propio negocio, así que junté plata y vine para el centro a buscar un local, donde ya llevo casi 20 años”, recuerda.

Reconoce que al principio fue un poco difícil, “por ser extranjero”, pero “la gente comenzó a venir, por aquí hay muchas monjitas, de México, del Salvador, de otros países, se corrió la voz de que había un latino, comenzaron a conocernos, a venir padres y monseñores, eso era la cosa bonita, que poco a poco me fui haciendo mis clientes, había mucho trabajo con los padrecitos”.

Así conoció un día a Benedicto, que entonces era cardenal, y al que más tarde confeccionó los famosos zapatos rojos “de punta cuadrada” que, ya como Papa, calzó para  la beatificación de su antecesor, Juan Pablo II. 

Su tienda, de apariencia modesta, no se diferenciaría en nada de cualquier otro negocio de venta y reparación de calzado, si no fuera por algunos modelos de lujo presentados en los estantes y por las fotografías que adornan sus paredes. 

Además de la más reciente, donde Antonio regala su libro Il calzolaio del papa a Benedicto, está otra donde le entrega los zapatos rojos o aquella de cuando el Papa conoció a su familia, donde aparece también su hijo, que ha seguido el mismo oficio.

  En otra foto posa con el arzobispo Georg Ganswein, el secretario de Benedicto.

Famoso en su local

  • Francisco Y aunque el actual Papa  no es cliente suyo, en otra fotografía se le ve saludando a Antonio y bendiciendo su anillo de boda después de 25 años de matrimonio.
  • Conocido Fuera de la curia también tiene otros clientes famosos, como la “chica Bond”  Maria Grazia Cuzinotta, o el atleta de esgrima Aldo Montano, a quien hizo las zapatillas de competición con la bandera italiana, como testimonian otras imágenes.
  • Visitantes Como la tienda está en el  barrio de Borgo, son numerosos los turistas que entran a comprar, y con ellos tienen mucho éxito los zapatos con los colores de diferentes banderas . 
17

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias