Operación Estrella, la mayor fuga de una cárcel de mujeres

De la fuga participó la actual vicepresidenta de Uruguay, Lucía Topolansky, quien se había unido a los tupamaros en 1969, pero volvió a ser apresada junto a otras.
sábado, 27 de abril de 2019 · 00:04

 BBCMundo / Redacción

Se le llamó Operación Estrella y fue la mayor fuga planificada de una cárcel de mujeres de la historia.

En la noche del 30 de julio de 1971, 38 de un total de 42 presas políticas que estaban detenidas en la cárcel de Cabildo, un penal femenino en el centro de Montevideo escaparon por un agujero en el piso.

La fuga tuvo ribetes cinematográficos: las mujeres -la mayoría miembros del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T)- atravesaron casi 40 metros de túneles, que habían sido meticulosamente excavados por meses, desde el exterior. Así, llegaron hasta una casa cercana, que había sido elegida como parte del plan, donde pudieron cambiarse la ropa y escapar, en grupos, hacia la libertad.

La masiva fuga conmocionó al país y descolocó a las autoridades, que tardaron cerca de tres meses en descubrir cómo se había llevado a cabo el complot. No obstante, el episodio quedó  en el olvido en Uruguay.

En 2011, la periodista y escritora argentina Josefina Licitra, editora de la revista cultural Orsai, entrevistó a la entonces senadora y primera dama uruguaya Lucía Topolansky para un perfil que estaba escribiendo sobre el marido de ella, el entonces presidente José Pepe Mujica.

Durante la entrevista, Topolansky habló sobre su vida y sobre los eventos políticos y personales que habían marcado su juventud. 

“Ahí mencionó, sin mayor detenimiento, la Operación Estrella”, cuenta Licitra, quien se enteró así que Topolansky y su hermana melliza, María Elia, -que también tuvo un papel importante dentro de la izquierda uruguaya- habían formado parte de una fuga histórica.

Intrigada sobre este hito que jamás había oído mencionar, Licitra decidió investigar  más en profundidad y a buscar a las otras protagonistas de la historia. El resultado de su trabajo fue el libro 38 Estrellas, publicado el año pasado por la editorial Seix Barral.

En conversación con BBC Mundo, Licitra contó que las protagonistas tenían, en promedio, cerca de 25 años cuando ocurrieron los hechos. “Habían sido arrestadas por diferentes motivos. Algunas simplemente por repartir volantes del MLN-T. Otras por delitos más graves, como salir con armas de fuego a la calle, robar automotores o causar incendios”, explicó.

Las presas políticas del MLN-T y otras agrupaciones de izquierda estaban separadas de las presas comunes y tenían su propio pabellón dentro de la cárcel de Cabildo, que tenía una estructura interna más parecida a una casa que a un penal, ya que no había celdas.

El plan

“El plan se empezó a gestar desde afuera, pero requirió de la coordinación con las presas”, cuenta Licitra, quien destacó la particular importancia que tuvieron las militantes que estudiaban arquitectura.

Su papel era proporcionar información precisa para que sus colegas en el exterior supieran dónde cavar el pozo que usarían para su escape. Para tomar mediciones, las prisioneras usaron lo que tenían a mano, como hilos y otros elementos de costura.

Una de las que sabía del operativo era Lucía Topolansky, quien se había unido a los tupamaros en 1969, cuatro años después de la creación del grupo guerrillero. La Tronca, como la llamaban sus compañeros por su carácter duro, llegó a la cárcel de Cabildo en febrero de 1971, procesada por asociación para delinquir y atentado a la Constitución en grado de conspiración. Tenía 27 años.

Licitra cuenta que apenas llegó al penal se enteró del plan de fuga, que ya estaba en marcha, y formó parte de la comisión encargada de los detalles.

Su libro también revela la mala relación que tenía con su hermana María Elia -apodada La Parda-, quien se había unido al MLN-T en 1966 y fue encarcelada en Cabildo en mayo de 1971, tres meses después de Lucía.

Los tupamaros habían constatado que la red sanitaria en la zona de la cárcel de Cabildo era antigua, lo que significaba que las cloacas eran anchas y largas.

Decidieron entonces construir dos túneles: uno desde la cárcel hasta las cloacas y otro desde allí hasta una casa cercana, que había sido alquilada por el grupo como parte del plan.

Cuando todo estuvo listo, a finales de julio, esperaron hasta las 22:00 horas, cuando todos estaban dormidos, para hacer su gran escape, en un orden que había sido determinado previamente (con los cuadros superiores del MLN-T adelante).

Casi todas las 38 “estrellas” volvieron a ser apresadas, y muchas, como la vicepresidenta uruguaya, pasarían más de una década tras las rejas, pero esta vez en un encierro mucho más cruel y violento, durante el régimen militar.

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

13
4
Cargando más noticias
Cargar mas noticias