Cuatro barcos oxidados: declive de la flota comercial venezolana

Entregado en 2002 a la naviera Conferry por el fabricante australiano Austal, el Lidia podía llevar más de 800 personas y cerca de 250 automóviles; dejó de navegar.
martes, 30 de abril de 2019 · 00:00

BBCMundo /  Caracas

“Este barco era lo máximo”, dice nostálgico el operario Eucario Caldera, mientras señala la todavía imponente silueta del Lidia Concepción.

Pese a que la mitad del casco yace hundido bajo el agua, la parte aún visible da idea de la grandeza pasada del que hace no tanto tiempo fue uno de los ferris más modernos y veloces de Venezuela.

Entregado en 2002 a la naviera Conferry por el fabricante australiano Austal, el Lidia podía transportar más de 800 personas y cerca de 250 automóviles a una velocidad de 40 nudos por hora.

 “Ya no volverá a navegar. Si no estuviera amarrado, se habría hundido del todo”, lamenta Eucario.

El barco lleva más de cuatro  años fuera de servicio en el puerto de la ciudad de Puerto La Cruz, en el estado Anzoátegui, en el este de Venezuela.

No es el único. En el lugar  languidecen a merced del salitre y la corrosión los restos de la flota de Conferry, un día la naviera comercial más potente de Venezuela.

Estos buques zarpaban a diario desde aquí rumbo hacia la Isla Margarita, uno de los principales destinos turísticos del país, en un trayecto que duraba unas cuatro horas. “Esto era antes un puerto plenamente operativo, ahora tenemos un terminal completo abarrotado de plena chatarra”, explica este empleado de Conferry.

Hasta cuatro  barcos de grandes dimensiones lucen oxidados y escorados, como si una mano invisible los hubiera vencido.

En su interior se acumulan los vestigios de la época en la que surcaban las aguas del Caribe.

En el Rosa Eugenia los chalecos salvavidas flotan en el agua que ha inundado una bodega en la que antes embarcaban los autos de los turistas y los camiones de mercancías. En su puente de mando, repleto de cristales rotos, el timón, la radio y otros instrumentos de navegación parecen aún dispuestos para una improbable nueva travesía. 

A unos se les sumergió la popa, otros se escoraron por estribor debido al peso del agua que ya no podían achicar.

El entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ordenó en 2011 la expropiación de la compañía, como hizo con otras desde que llegó al poder en 1999 y hasta su muerte en 2013.

Según sus representantes sindicales, Conferry tenía entonces nueve embarcaciones, todas operativas, 14 salidas diarias desde los puertos en los que operaba, y “prestigio internacional”. El portal Prodavinci estimó en 2009 que transportaba tres millones de pasajeros al año, alrededor de 500 mil vehículos particulares y más 100 mil camiones de mercancías.

Estos datos resumían el enorme impacto que tuvo el servicio de esta compañía, fundada en el año 1957 y cuyo éxito transformó a la Isla Margarita, que se convirtió en uno de los grandes destinos turísticos de Venezuela.

Eucario asegura que fue poco después de la expropiación cuando los barcos empezaron a dejar de recibir el mantenimiento adecuado.

Si antes eran enviados cada 24 o 30 meses a diques en Puerto Cabello, en Venezuela, o a la vecina isla de Curazao para recibir lo que en el argot naval se conoce como “mantenimiento mayor”, en la Conferry expropiada eso dejó de suceder, denuncian.

El ocaso de Conferry fue también el de sus trabajadores, unos 500 antes de la expropiación. 

Eucario cuenta que muchos renunciaron cuando se convencieron de que, al igual sus buques, la empresa se iba a pique. “Nuestro sueldo es de 18.000 bolívares (poco más de tres  dólares) y eso no te alcanza más que para comprar un paquete de harina para las arepas) y una mantequilla”, dice.

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

1
32

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias