Irene Lozano, una intelectual para lustrar la imagen de España

jueves, 23 de mayo de 2019 · 09:23

AFP /

España presume de democracia consolidada, pero su imagen se ha visto tocada por el conflicto político catalán y algunos incidentes diplomáticos en EEUU y México. Para realzar la reputación del país, una persona ha venido desempeñando un rol especial: Irene Lozano.

Periodista, ensayista y cosmopolita, esta madrileña de 47 años es desde octubre la Secretaria de Estado de la España Global, un cargo de nueva creación.

Próxima al presidente socialista Pedro Sánchez (dio forma literaria a su libro "Manual de resistencia"), encabeza una estructura dependiente del ministerio de Exteriores. Su misión, "defender la reputación democrática de España", resume en una entrevista con AFP.

La dictadura franquista (1939-1975) terminó hace más de cuatro décadas. Pero su alargada sombra volvió a la actualidad, al hilo del conflicto con el soberanismo catalán y el juicio a 12 líderes separatistas por su participación en el fracasado intento de secesión de 2017.

Dentro y fuera del país, los independentistas dibujan una España que, pese a su democratización, seguiría reproduciendo los mecanismos represores de la dictadura. Y generando "presos políticos", como se consideran los separatistas juzgados y en prisión preventiva.

Su alegación de que la justicia española no sería imparcial tuvo eco en marzo en un manifiesto firmado por 41 senadores franceses de distintos partidos -luego desautorizado por el gobierno francés-, y más recientemente en una moción parlamentaria del partido de izquierda radical alemán Die Linke.

A la sacudida catalana se suma cierto debate sobre el legado hispánico en las Américas.

En marzo, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, envió una carta al rey de España solicitándole que "se pida perdón a los pueblos originarios" por la Conquista.

Y en noviembre se retiró en Los Ángeles una estatua de Cristóbal Colón, por simbolizar "un pasado muy violento", según el concejal Mitch O'Farrell.

España y su tradición democrática

Madrid considera que todas estas acusaciones son herederas de la Leyenda Negra promovida desde el siglo XVI por el imperio británico, como parte de su rivalidad con el español.

Irene Lozano responde a ello recordando las "semillas democráticas" de España: se dotó de una Constitución liberal en 1812, "fue el primer país antifascista del mundo" antes y durante la guerra civil de 1936-1939, y el voto femenino fue realidad en 1933, doce años antes que en Francia, apunta esta diplomada en Filosofía por el Birkbeck College de Londres.

"Si se toman los índices internacionales de organizaciones independientes, España está entre los países más avanzados democráticamente", defiende Lozano enumerando informes.

Entre ellos, el Democracy Index 2018 de The Economist, que sitúa al país entre las 20 democracias plenas, con más puntos que EEUU y Francia, o el de la ONG norteamericana Freedom House, que da a España 94 puntos de 100. Todos ellos referidos en el blog www.thisistherealspain.com.

Más allá de la diplomacia tradicional, la exdiputada Lozano apuesta por la diplomacia pública, la que se dirige a periodistas, universidades y líderes de opinión.

Con un modesto presupuesto de un millón de euros anuales, su secretaría de Estado trabaja con instituciones como el Real Instituto Elcano, la Real Academia Española de la Lengua (RAE) o el Instituto Cervantes, así como con grandes empresas privadas, para que de forma coherente se transmita la imagen de un país que tras la dictadura vivió una "rápida modernización".

Igualmente se ha asignado a una persona en cada embajada y consulado español, es decir unos 200 funcionarios, el rol de vigilar la imagen que se vehicula de España.

"Hay alguien que tiene que estar pendiente de la reputación, tanto de riesgos como de oportunidades".

Cataluña, tarea urgente

Como parte de su misión, Lozano viajó a Londres y Bruselas a comienzos de año, días antes de iniciarse en Madrid el juicio a los separatistas catalanes. Esta semana fue el turno de Berlín.

"Hay algunos países", como Bélgica, "en los que la gente cree que son mayoría los catalanes que están a favor de la independencia", cuando en las cinco últimas citas electorales en la región, estos no llegaron nunca al 50%. "Clarísimamente, allí tenemos mucho trabajo que hacer".

Lozano reconoce que "la principal dificultad es que ellos [los secesionistas] llevan mucho más tiempo" defendiendo su relato. Pero éste consiste en "una campaña de desinformación", "fácil" de dejar en evidencia, sostiene.

Ejemplo de ello, la afirmación de los independentistas de que una vez declarada la secesión unilateral, como hicieron en octubre de 2017, otros países vendrían a reconocerla, cosa que no sucedió.

"Están yendo a los parlamentos porque no han conseguido nada con los gobiernos" extranjeros, remacha.

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias