Trabajadores sexuales exigen sus derechos a través de un sindicato

La organización reúne a mujeres, a un número de entre 300 y 400 hombres y a casi 50 trans que ejercen esa actividad en las calles de la capital ecuatoriana.
lunes, 17 de junio de 2019 · 00:04

Christian A. Sánchez  / Quito

Transexuales y hombres dedicados al trabajo sexual se han asociado en Ecuador en torno a un sindicato pionero en la región, que busca visibilizar que esa actividad no es exclusiva de las mujeres y que requiere proteger sus derechos, ignorados por una sociedad a la que acusan de machista y homófoba.

El “Sindicato de Trabajadores Sexuales de Quito” reúne a mujeres, a un número de entre 300 y 400 hombres y a casi 50 trans que ejercen esa actividad en las calles y parques de la capital ecuatoriana, sobre todo para evitar la invisibilización a la que son sometidos por la sociedad los dos últimos grupos ya que, en su opinión, este hecho genera una mayor violencia hacia ellos.

En palabras del coordinador del sindicato, David González, existe la “necesidad” de incluir en el trabajo sexual a otros actores que aparecen ocultos a ojos de una sociedad a la que tachó de “doble-moralista”.

La gente tergiversa la realidad y ello puede generar que se criminalice el trabajo sexual o que se le elimine por decreto, bajo el precepto de que todo trabajo sexual es trata de personas.

También la gente tiene una concepción asistencialista al decir que se debe “sacar a la pobrecita trabajadora sexual que no tiene qué comer y por eso se dedica a ello”, explicó a EFE.

En el caso de los transexuales, el artículo 11 de la Constitución ecuatoriana garantiza la no discriminación por cuestión de identidad de género, y, además, el Código Orgánico Integral Penal no penaliza el ejercicio del trabajo sexual en el país.


No obstante, a estas tres identidades –mujeres, hombres y trans– les unen no sólo su actividad, muchas veces forzada por las pocas oportunidades laborales, sino también la situación de segregación y marginalidad a las que son sometidas en su día a día. Fabián, seudónimo usado para salvaguardar su identidad, y Mónica Reyes (trans) son dos de esos trabajadores sexuales miembros del sindicato y que tuvieron que dedicarse a esta ocupación por “necesidad”.

Reyes, quien lleva ejerciendo la mitad de su vida, se prostituyó con 22 años porque, según indicó a EFE, “esta sociedad no está todavía abierta” y no les da “espacios de trabajo” por culpa del machismo.

Su familia sí conoce a qué se dedica cada noche en una zona del norte de Quito, capital del Ecuador, y la ha aceptado tal y como es, a pesar de que prefieran que trabaje en lo que estudió: estética.

Sin embargo, Fabián dejó a sus familiares en Venezuela hace tres años, por lo que no saben a qué tuvo que dedicarse para pagar su alquiler y su forma de vida en un exilio forzado por la situación política en su país.

“Mi familia no lo sabe porque en Venezuela yo llevaba otra clase de vida: allí era profesional (ingeniero de materiales), tenía mi propia vida y una niña que ahorita va a cumplir 10 años”, afirmó a EFE en el quiteño Parque de El Ejido, donde suele trabajar desde la mañana.

Ambos reconocieron que tienen miedo de salir a las calles cada día para “ganarse el pan” por las agresiones que tienen que aguantar ya no sólo de la gente, sino de  las propias fuerzas de seguridad.

Y lamentaron que la masiva inmigración, sobre todo de colombianos y venezolanos, haya provocado una devaluación en el trabajo sexual, como en otras muchas profesiones, pasando las tarifas de un así llamado “rapidito” de 20 a 10 dólares estadounidenses, o de un “completo” de 30 a menos de 20 dólares.

Pero la necesidad que tienen para llevar un plato de comida a la mesa cada día y la falta de oportunidades laborales en Ecuador hacen que estas personas acudan al trabajo sexual para mantenerse.

El colectivo también pretende que las trabajadoras trans puedan acceder a una pensión vitalicia “por haber dejado su vida entera en las calles”, apuntó la asesora de la Asociación de Trabajadoras Sexuales Trans de Quito (Aso TST UIO), Ana Almeida.

“Queremos también que los hombres ya no tengan tanta vergüenza en decir que son trabajadores sexuales y se agrupen, luchen por sus derechos, que accedan a la salud”, agregó a EFE en la sede de la asociación mientras preparaba los carnés que lleva cada trabajadora sexual trans.

Cada año, la Aso TST UIO elabora unas tarjetas de identificación de cada miembro del colectivo, la cual  les sirve para identificarse ante la Policía, para reconocer su “sindicación” y que recoge todo el régimen jurídico del trabajo sexual y de los derechos de los que gozan.

“Toda esa argumentación jurídica le da cuenta a la trabajadora sexual trans que tiene derechos”, dijo Almeida, quien también reconoció que no fue fácil empoderar a las trabajadoras sexuales trans ya que en un principio “ellas pensaban que ni siquiera eran personas”.

El objetivo final del colectivo no es otro que el de cambiar mentalidades, normas y políticas desde un punto de vista feminista e igualitario, en el que se ayudan de los espacios en blanco que deja la legislación para favorecer su causa.

“Esta es una lucha feminista, en la que buscamos igualdad. Es una lección a la gente que mujeres, hombres y personas en la diversidad sexogenérica existimos en la sociedad y no importa la orientación, la identidad, la ocupación o el estatus de salud de las personas para acceder a sus derechos”, insistió Almeida.  La inestabilidad y la informalidad de la contratación es otro problema que enfrenta el gremio, pues el convenio nunca es uno  escrito; sólo es verbal. EFE
 

El sindicato en  Quito

  • Derecho El artículo 11 de la Constitución Política del Estado del Ecuador  garantiza la no discriminación por cuestión de identidad de género y un código no penaliza el ejercicio del oficio.
  • Red La Red de Trabajadoras Sexuales de Ecuador precisa que el 79% de ellas tiene entre 21 y 40 años de edad, que el 94% es madre y que el 81% tiene a su cargo los hijos y son cabezas de hogar.
20
26
Cargando más noticias
Cargar mas noticias