El mítico restaurante Verne de la Torre Eiffel de París se renueva

Ubicado a 125 metros de altura, el Jules Verne se reabre mañana con otra decoración y un menú renovado, en el que los platos cuestan entre 120 y 160 dólares.
viernes, 19 de julio de 2019 · 00:04

AFP / París

“¡Destruimos todo, demolimos todo, y reconstruimos todo!”. El famoso chef Frédéric Anton, con tres estrellas Michelin, se ha propuesto convertir al restaurante de la Torre Eiffel, denominado Jules Verne, en un sitio gastronómico a la altura del monumento.

El chef de 54 años sucede al célebre cocinero Alain Ducasse, tras una mediática guerra de chefs. El sábado abrirá las puertas de este excepcional establecimiento, ubicado a 125 metros de altura, totalmente renovado.

Ducasse, quien ostenta el récord mundial de estrellas Michelin y quien  había acogido en el Jules Verne a Donald Trump y a Emmanuel Macron, junto a sus respectivas esposas, para una cena en 2017, perdió la concesión del lujoso restaurante el año pasado. Desde entonces, no deja de criticar a su sucesor, que según él no está a su altura.

Foto:AFP

Pero Frédéric Anton prefiere ignorar las críticas. Lo único que le preocupa es imponer su estilo en el Jules Verne y obtener estrellas Michelin, como lo hizo con su otro restaurante, el Pré Catelan, galardonado con tres estrellas de la famosa guía gastronómica. A diferencia de Ducasse, quien  ya no estaba en la cocina, Anton estará físicamente presente, yendo y viniendo entre sus dos establecimientos.

Anton admite estar “fascinado” de poder admirar todo París desde su nuevo restaurante, al que se accede por un ascensor privado. “Vengo una o dos veces por día. Tengo ganas de disfrutar al máximo”, dice a la AFP.

 Coliflor con caviar y  langostino

“No tengo prisa por tener 50 restaurantes en el mundo”, dice en un ataque apenas velado contra su predecesor. “Queremos escribir una nueva historia a partir de una página completamente en blanco”, señala Franck Chanevas, director ejecutivo de Sodexo Sports & Loisirs en Francia y España, quien  ganó la concesión del  restaurante.

Entre los platillos que figurarán en la nueva carta del Jules Verne está  una sopa con caviar de berenjena ahumada; pato asado con rebozuelos, alcaparras y manzanas; cangrejo cubierto con zefir de manzana Granny, coliflor en crema Dubarry con caviar y langostinos  con trufa.

Foto:AFP

Para degustar un menú en este restaurante de unos 100 cubiertos habrá que desembolsar entre 105 a 230 euros (unos 120 a 260 dólares). El establecimiento estará abierto todos los días de la semana y para entrar se requiere una vestimenta “casual chic”, es decir que no es obligatorio venir con traje y corbata, pero está prohibido ingresar vistiendo bermudas o chanclas. “Quiero que el Jules Verne sea un destino gastronómico y no solo turístico”, señala Frédéric Anton. 

“Quiero destacar los productos sin desnaturalizarlos. Cuando se coma cangrejo, tendrá sabor a cangrejo”, explica el nuevo chef, quien  hizo instalar en la Torre Eiffel una cocina ultramoderna, idéntica a la del Pré Catelan.  

La decoración, elegante y minimalista, está llena de referencias culturales. En el techo de la entrada se puede ver un cielo en plena tormenta, un guiño a una obra de Basquiat y Warhol que pintaron juntos la obra Torre Eiffel.  En las paredes colocaron paneles laminados en cruz esculpidos por Ingrid Donat, e inmensos espejos en los que se refleja París. El techo nacarado, “pintado con pinceles de acuarela”, necesitó  horas de trabajo.

 

  

6
1

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias