Medio siglo del primer alunizaje, “gran paso para la humanidad”

El presidente de EEUU recibió ayer en la Casa Blanca a los astronautas de la misión Apolo 11: Buzz Aldrin y Michael Collins. Armstrong falleció en 2012.
sábado, 20 de julio de 2019 · 02:16

 AFP / París

Eran las 22:56 del 20 del domingo 20 de julio de 1969, Neil Armstrong luego de un interminable suspenso, posaba su pie izquierdo en la Luna y declara: “Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad”. 

Son las primeras palabras del hombre en la superficie de la Luna. Antes de posar firmemente el pie  el comandante tanteó prudentemente la superficie para comprobar su resistencia. “Mi pie no se hunde más que un octavo de pulgada... No parece que haya complicaciones para caminar. No, absolutamente ninguna dificultad para desplazarse”, exclama Armstrong, sorprendido, dando sus primeros pasos. 

“Me parece que es más fácil que durante la simulación de la gravedad lunar. Es muy interesante. La superficie es muy blanda, en general, pero hay lugares más duros, el suelo tiene una gran cohesión”. 

Foto:AFP

Las evoluciones de Armstrong, que parece desplazarse con comodidad en la Luna, y su monólogo, son retransmitidos en directo en todas las pantallas del mundo. Los telespectadores, estén donde estén, pueden ver al conquistador de la Luna descendiendo los nueve peldaños de la escalera, posar su pie, tantear la superficie, soltar la última barra a la que se agarraba, dar sus primeros pasos y recoger la primera muestra de suelo lunar. 

Esta muestra, un poco de polvo de Luna, la recoge al pie de la escalera del módulo, con una especie de pala con un mango que saca de su bolsillo. 

A continuación, levanta su carga, cierra la sacadera herméticamente y tira el mango, que se convertirá en la primera basura terrestre que yacerá en el suelo de la Luna después de que los astronautas se hayan ido. 

Se mete el polvo en su bolsillo, a tientas, guiado por Aldrin quien, desde lo alto de la plataforma de salida del módulo lunar LEM observa todos sus gestos. 

Son las 23: 15  y  Armstrong ya ha pasado 19 minutos en suelo lunar, tiempo durante los cuales, en la indefinible soledad del planeta muerto, ha hecho gala de un perfecto dominio de sí mismo. 

Foto:AFP

En ese momento, su compañero, Edwin Aldrin, hace su aparición en la superficie de la Luna, de un salto. Seguro ya de que la Luna no le depara traición alguna, tras la experiencia de Armstrong, el piloto del módulo lunar salta de la escalera y aterriza, él también, con su pie izquierdo. 


Entonces, los dos hombres, unidos en un mismo gesto patriótico, plantan la bandera estadounidense en la Luna y luego leen en voz alta la inscripción grabada en la placa fijada a la fase de descenso del LEM, que se quedará en la Luna, símbolo de su conquista por el hombre: “Aquí, unos hombres del planeta Tierra dieron sus primeros pasos sobre la Luna. Julio de 1969. Vinimos en son de paz por toda la humanidad”. 

Homenajes

El presidente estadounidense, Donald Trump, recibió ayer en la Casa Blanca a los astronautas de la misión Apolo 11,  Buzz Aldrin y Michael Collins, cuando se cumplen 50 años de la llegada a la Luna. Son los únicos dos tripulantes que siguen con vida.

Neil Armstrong, el comandante de la misión y el primer hombre que pisó la Luna, falleció en 2012. Pero sus hijos Eric y Mark y sus familiares estuvieron en el Despacho Oval.  “¡Recién tuvimos una excelente reunión con el presidente Donald Trump! Discutimos el futuro de Estados Unidos en el espacio, las formas de abordar los desafíos espaciales y la necesidad de seguir explorando más allá del horizonte”, escribió Aldrin en Twitter.”Que Estados Unidos siga siendo grande en el espacio”, concluyó el astronauta.

 El aniversario de la misión será celebrado hoy  en Houston, donde está la sala de control de la NASA.

Una misión con varias anécdotas 

 Una empresa tan increíble como llevar al ser humano a la Luna no estuvo exenta de nervios, imprevistos y preocupaciones, pero también de datos curiosos y anécdotas. 

Datos recopilados por EFE de técnicos que trabajaron en el operativo, del departamento de Cultura Científica del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) en España y de la NASA revelan algunos. La tripulación del Apolo 11 tuvo que viajar a la Luna sin seguro de vida, pues ninguna compañía quería asumir el riesgo.

 Un grupo filatélico, creó  unas tarjetas postales con un diseño especial y la firma de los tres, las cuales quedaron en posesión de sus familias por si la misión fallaba. Los trajes espaciales  fueron confeccionados a mano por trabajadores de la marca de lencería Playtex.  La cocina espacial del Apolo 11 fue diseñada por la empresa Whirlpool, e incluía una pequeña nevera, un congelador, un horno con tres cavidades, un sistema de agua autocalentable, espacio de almacenaje y un dispensador.

 

 

33
3

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias