Larqa alli, un rito del Illimani que fecunda a la Pachamama

Comunarios limpian los canales de riego con una serie de actividades simbólicas para “el encuentro” del agua con la tierra.
domingo, 25 de agosto de 2019 · 00:04

Madeleyne Aguilar A. / La Paz

Al ritmo del pinkillos y la wankara (variedades de flautas y tambores), comunidades de los valles interandinos del Illimani practican ritos a sus nevados. A través de  colores, bailes y festejos simbolizan la fecundación de la tierra, que les provee los alimentos.  Nicolás Cussy,  originario del macizo relata cómo su comunidad realiza el Larqa alli, una serie de actividades festivo-religiosas de limpieza en los canales de riego.

El pinkilllo  y la wankara  dan música al rito de fecundación.

“El nevado es macho y, con sus aguas,  fecunda las parcelas y el  terreno agrícola, que representa lo femenino. Los productos agrícolas son el resultado del encuentro. Ambos son necesarios para la generación de vida”, explica  Cussy, originario de la comunidad de Atahuallani, ubicada al sudoeste del nevado.

 La actividad comunitaria de limpieza de canales de riego precolombino es previo a  la época de la “Siembra Grande” en   el calendario agrícola. Este año para  la comunidad Atahuallani comenzó  el 12 de agosto. 

El achachi  y la awila  son bailes  tradicionales.

  El rito se realiza por varios días. Participan hombres y mujeres de todas las  edades. Cada uno de los  comunarios cumple un rol importante.

“El yapu kamani es el encargado de designar labores en la comunidad para el cuidado de  los cultivos. Mientras, el laki distribuye el agua de riego por turnos. El Uma Muyu (agua que circula), que ronda el lugar con el agua, vigila el buen estado de los canales y la circulación de riego”, detalla Cussy.

 La jornada de trabajo comienza con el akhulli –pijcheo de coca– combinado con alcohol y  otras bebidas, como la k’usa de maíz. Mientras tanto los músicos interpretan  tonadas, con  pinkillos y la wankara.

 Las mujeres  también participan del rito, cocinan  k’ispiña.

Luego, bajo lista, las autoridades comienzan las tareas. El canal de riego debe quedar expedito. Es un trabajo coordinado con picos y palas. 

Hay cuatro  descansos en los que se realiza nuevamente el akhulli. Energizados por la hoja de coca y las bebidas, trabajan hasta el mediodía.

“Para la hora de la merienda comunitaria, las mujeres ya tienen lista la k’ispiña (especie de galleta blanda). Se come en un lugar en específico,  la wayk’aña,  Cada actividad tiene un sitio  fijo”, resalta Cussy.

Disfrutan la comida en un ambiente alegre, pues los más jóvenes de la comunidad los rodean con  wiphalas blancas y las ondean al ritmo de las tonadas. La actividad  central es el rito al  Illimani y está a  cargo de un yatiri. Él junto a su ayudante suben a un lugar especial en el nevado, lo más cerca del Achachila (abuelo). 

“Ahí ofrecen por agradecimiento, la mesa de color y la blanca con  minerales y vegetales. El yatiri pide  abundancia, buena producción, más que todo agua y salud completa para toda la comunidad”, dice Cussy. El rito se cierra con el baile del achachi y la awila (abuelo y abuela).

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

11
9

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias