Raperas riman para descubrir sus raíces y romper estereotipos

Las participantes de un taller en El Alto investigaron a las mujeres de su árbol genealógico. Ahora rapean sus historias en aymara y quechua y graban un disco.
domingo, 22 de septiembre de 2019 · 00:04

Madeleyne Aguilar A. / La Paz

  Desde hace más de un mes, jóvenes, adultas y niñas aprenden  a rapear, como un medio para romper estereotipos y descubrir raíces, afirma   Nina Uma, maestra del taller. Todas se preparan para grabar un CD,  cuya  principal misión es transmitir la memoria de las matriarcas de generaciones anteriores y retomar las lenguas  aymara y quechua.

“Es importante que las mujeres hablen con sus madres, tías, abuelas y caseritas de anteriores generaciones. Para que ellas nos transmitan y cuenten  cómo fue su vida, qué dificultades tenían y qué triunfos”, explica la capacitadora  Nina Uma.

 La  rapera, que confiesa estar “enamorada de El Alto”, explica que el  taller que imparte tiene dos ejes transversales: los derechos de las mujeres y  ‘el lado indígena de las ciudades’. 

“La mayoría de los habitantes tenemos una abuela o bisabuela que ha llegado de una comunidad. Entonces, nosotras vamos averiguando cómo nos conectamos con eso. Seremos capaces de encontrarnos con nuestras lenguas indígenas”, destaca. 

Los talleres se imparten cada viernes desde las  9:00  hasta el mediodía.  Mujeres de todas las edades se encuentran en el espacio cultural Wayna Tambo. 

Allí comparten las historias que descubrieron, aprenden a versar y rimar,  y cultivan una amistad. Repiten el trabalenguas que les fue encomendado como tarea para la casa, para ver cuánto mejoró su vocalización. 

Generaciones en rimas 

“Las mujeres que nacen en el campo/ Nacen en las manos arrugadas/ De las sabias/ Que conocen de aromas y de flores”, repite Doris Mamani, madre alteña que descubrió que el rap no sólo es de la generación de sus hijos, sino para todo aquel que quiera  cantar versos de historias.

“Al principio tenía ciertas dudas, pero tal como vimos y aprendimos con Nina, no está limitado a la edad. Es un instrumento también de denuncia y de lucha que se adecúa  a toda s”, comenta la participante del taller.

Doris canta animada por   sus compañeras. El resultado ha sido positivo porque incluso logró que sus hijos gusten del género.

Pamela Quispe Mendoza, de 24 años, rapea con su hermana de 20. La música ha reforzado el lazo entre ellas. Se unieron al taller el pasado 30 de agosto.

Destaca que en cada sesión se interpreta sobre situaciones negativas que viven las mujeres, como el ser relegadas. “Nosotras luchamos con nuestras canciones”, comenta la participante.

Otro tema que se aborda es  la protección de la  naturaleza. La canción que las hermanas Quispe  grabarán en el disco es sobre la Pachamama y tendrá parte de la letra en aymara. Su abuela Marta las ayuda con el idioma. 

“Me encanta que  mediante algo que nos gusta  podemos transmitir lo que alguna vez sentimos, las    luchas que no son solo propias,  sino de muchas otras personas”, describe Pamela.

 Las hermanas aseguran que se enfrentan a los “estereotipos en los que las mujeres son presionadas a  encajar”. Revelan que las mujeres prefieren   ser libres  a través de canciones de rap.

“Y si vas a recordar/ recomiendo no callar/ te aconsejo luchar/ no pares de gritar/ Por tu abuela y tu mamá/ Que no han podido opinar/ Y dejaron de soñar/ ¡Yeah!/ Tú no dejes de soñar”, cantan las hermanas.

El taller reunió a mujeres raperas de La Paz y El Alto. Al principio eran  diez mujeres, pero ahora se redujeron a cinco.

 

“Los talleres están a más de la mitad de su desarrollo. Ya  comenzará el proceso de grabación. Como resultado, vamos a sacar un disco de puras chicas raperas con  lindas composiciones”, anuncia Nina Uma.

Un disco en puertas 

“Estamos en las últimas pulidas”, afirma Nina sobre los temas que serán plasmados en el CD. La semana pasada ya  realizaron  la primera toma de la grabación,  junto al productor musical  Álvaro Montenegro. Se prevé el lanzamiento para  octubre, en La Paz y El Alto.

Entre las habilidades   que imparten en  el taller y que serán plasmadas en el material musical están: componer versos, contar una historia, llevar el ritmo y respirar.  Nina Uma  es experta en esos aspectos técnicos y su experiencia se enriquece con la convivencia del diverso grupo.

“El rap también es un instrumento de denuncia,  de lucha,  que se adecúa  a toda edad. Muchas de las historias que  vivieron las abuelas las siguen viviendo las nietas”, resalta  Doris en una de sus canciones.

Afirma que con sus canciones quiere abordar temas de las mujeres indígenas que fueron abuelas,  madres, amigas  y hermanas para  rescatar la experiencia. Por eso en las canciones que grabará narra cómo las diversas   vivencias, buenas y malas, pueden unir a un  grupo de mujeres  del campo y ciudad, en una lucha para conseguir la felicidad.

    Nuevas  raperas

  • Disco   Treinta  raperas de El Alto y La Paz lanzarán un disco de rap el próximo  25 de octubre. Es el resultado de una serie de cuatro  talleres que arrancó el pasado mes de julio. Las temáticas incluyen derechos e historias. Se producirán  15 canciones. 
  • La capacitadora  Nina Uma  inició su intervención política desde la música a finales del 2007. Es parte de la Red de la Diversidad Wayna Tambo, en la que ha tenido un espacio de construcción y discusión  más comunitario. Trabaja sobre temáticas que considera son urgentes para el debate.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

7
14

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias