La CES de Las Vegas abre las puertas a la tecnología sexual

El anuncio rompió con una tradición de años que prohibía de forma explícita la exhibición de productos que pudieran ser percibidos como “inmorales y obscenos”.
lunes, 06 de enero de 2020 · 00:04

EFE  / San Francisco

La feria de electrónica de consumo CES, la mayor del mundo y que se celebrará en Las Vegas (EEUU) esta semana, abre sus puertas por primera vez en esta edición a la tecnología de carácter sexual, después de la polémica del año pasado en este campo.

Con más de 170 mil visitantes registrados y 4.500 exhibidores (1.200 de ellos empresas emergentes), la CES se convertirá este año en el escaparate ideal para multitud de compañías que han creado productos para adultos y que hasta ahora tenían una visibilidad limitada por las restrictivas políticas de la feria.

A mediados de 2019, la Asociación de Tecnología para Consumidores (CTA, por su sigla en inglés), la organizadora del evento, decidió que 2020 fuera un “año de prueba” en el que por primera vez se pudieran mostrar abiertamente productos como vibradores, juguetes sexuales y otros dispositivos estimulantes, e incluso se creó un premio de tecnología sexual dentro de la categoría de salud y bienestar.

El anuncio rompió con una tradición de años en la CES que prohibía de forma explícita en sus políticas la exhibición de productos que pudieran ser percibidos como “inmorales, obscenos, indecentes, profanos o que no estuvieran a la altura de la imagen de la CTA”.

Esta norma provocó gran revuelo el año pasado, cuando la organización premió y posteriormente retiró el galardón a la empresa emergente Lora DiCarlo por la fabricación de Osé, un robot de masajes femenino para estimular el orgasmo.

Según sus creadores, Osé está diseñado para “imitar las mejores características de los tocamientos humanos” y combina un masajeador del punto G con una boca de clítoris para “excitar y estimular ambos puntos de placer de forma simultanea”.

La decisión de retirar el galardón causó indignación entre asistentes, exhibidores, medios de comunicación y en las redes sociales, al considerarse una medida sexista que menoscababa un producto destinado al disfrute sexual de las mujeres.

Tal fue la controversia que la CTA se vio forzada a volver a considerar válido el premio, a emitir una disculpa pública y a comprometerse a reconsiderar su política con relación a la tecnología sexual, lo que unos meses más tarde derivó en la decisión de que la edición de 2020 fuera un “año de prueba” en este sentido y se relajaran las políticas restrictivas.

Al margen de los juguetes sexuales, esta edición de la CES ha vuelto a generar expectativas con respecto a la red de alta velocidad 5G, después de que el año pasado decepcionara en este sentido y a las puertas de un ejercicio en el que se especula con que Apple saque el primer modelo de teléfono iPhone compatible con esta tecnología. Los televisores ocuparán como cada año un lugar privilegiado en la feria.

22
5
Cargando más noticias
Cargar mas noticias