«Proeza de Atacama», 10 años del rescate más grandioso

Hay pocos chilenos que no recuerden lo que estaban haciendo aquel 13 de octubre de 2010, cuando 33 mineros enterrados más de dos meses fueron rescatados.
miércoles, 14 de octubre de 2020 · 00:04

EFE / Santiago

 Cerca de 1.000 millones de personas en todo el mundo siguieron hace 10 años minuto a minuto la “Operación San Lorenzo”, el rescate más grandioso de la historia y cuyo impacto mediático se compara con la llegada del hombre a la Luna.

Hay pocos chilenos que no recuerden lo que estaban haciendo aquel 13 de octubre de 2010, cuando 33 mineros que llevaban enterrados más de dos meses a 700 metros de profundidad en una mina del norte de Chile fueron sacados de las entrañas de la tierra gracias a una épica proeza en la que llegó a participar la NASA.

“Estábamos frente a una situación inédita. En desastres similares, se había optado por abandonar y ese era el gran temor que tenían las familias”, recordó a Efe René Aguilar, segundo al mando del rescate.

René Aguilar,  segundo al mando del rescate.

El desafío que tenían enfrente era descomunal: la única vía de acceso a la vieja mina San José, a 830 kilómetros al norte de Santiago, había sido bloqueada por una roca de 200 metros de alto.

El desplome ocurrió el 5 de agosto por una combinación de negligencias de la empresa dueña del yacimiento, que salió absuelta en el proceso, y a una falta de fiscalización de las autoridades de Chile, el primer productor de cobre del mundo.

“Esto se sabía desde hace mucho tiempo atrás. La mina crujía. Algunos decían que era porque se estaba acomodando y que nunca se iba a taponar el camino”, explicó a Efe Jorge Galleguillos, uno de “Los 33”.

Sonda milagrosa

Cientos de periodistas de todo el planeta llegaron a este punto del Desierto de Atacama para seguir de cerca esta carrera contrarreloj, que despertó el orgullo de todo un país y en la que participaron 800 personas, entre ingenieros, técnicos y médicos.

Aguilar se enteró del accidente por televisión y enseguida se unió al rescate, cuya prioridad los primeros días era encontrar en qué lugar exacto estaban los mineros, cuál era su estado de salud e intentar llegar a ellos destapando la vía de acceso.

Vista panorámica  de la mina, en Atacama.

Al sexto día, el plan fracasó y se ordenó a los rescatistas evacuar la mina: “Había desprendimientos de roca importantes. Fue muy doloroso para las familias”, aseguró el ingeniero, por aquellos días gerente de Riesgos en la mina El Teniente (centro).

Las palabras del entonces ministro chileno de Minería, Laurence Golborne, diciendo que había “escasa” probabilidad de encontrarles con vida cayeron como un jarro de agua fría en el “Campamento Esperanza”, donde habían acampado familiares, rescatistas y medios de comunicación.

Tras 17 días de angustia, una sonda “milagrosa” atravesó la cavidad donde se encontraban los mineros, a más de 30 grados de temperatura, y el tubo volvió a la superficie con un trozo de papel con el escueto mensaje “Estamos bien en el refugio los 33”.

Arrancó así un plan para ensanchar el hueco de solo 20 centímetros, de tal modo que la “cápsula Fénix” pudiera traer uno a uno a los mineros al exterior. El primero en salir fue Florencio Ávalos, mientras que en último lugar lo hizo el jefe de turno, Luis Urzúa, que tardó solo ocho minutos en subir.

 Jorge Galleguillos,  uno de  los mineros rescatados.
 Fotos: EFE

De héroes de desempleados

El mundo recibió a los 33 mineros como héroes. Fueron invitados a platós de televisión y recorrieron distintos países contando su hazaña, pero con el tiempo el accidente “se faranduleó”, según Aguilar.

“Al principio había mucho orgullo en el país, pero después se fue mermando el espíritu inicial del rescate y hubo cierta farandulización”, lamentó. Hoy, la realidad de los mineros es muy distinta: la gran mayoría no ha vuelto a trabajar.
 

 

 

 

 


   

Cargando más noticias
Cargar mas noticias