Brasil vende primer rascacielos ícono de toda Latinoamérica

La imponente obra fue uno de los primeros símbolos de la modernidad; fue sede de multinacionales, embajadas y principales medios de comunicación.
miércoles, 7 de octubre de 2020 · 00:04

EFE / Río de Janeiro

  El primer rascacielos de América Latina será vendido. Ícono arquitectónico de la década los años 30 vivió en apogeo hasta mediados del siglo XX para entrar después en decadencia. Tras la revitalización del puerto donde se levanta, en Río de Janeiro, esta imponente obra busca despegar de nuevo.

El edificio Joseph Gire, más conocido como  A noite, fue inaugurado en 1929 con 22 pisos y 102 metros de altura, convirtiéndose en un símbolo de la modernidad cuando la  belle époque brillaba en la cidade maravilhosa, entonces capital de Brasil.

Ahora, con más de 90 años encima, el que fuera sede de multinacionales, embajadas, agencias de noticias y de los principales medios de comunicación brasileños de la época espera renacer como hotel o centro residencial de lujo.

Tras la fuerte decadencia que sufrió después de la década de  los años 70, muchos de sus pisos quedaron desocupados hasta 2012, cuando despidió al último de sus huéspedes: la Radio Nacional de Brasil.

El edificio que ya venía dando gastos extra se convirtió en un dolor de cabeza para el Gobierno que tuvo que asumir los costos totales de mantenimiento (más de 300 mil reales al mes, unos 53.571 dólares). La situación llevó a anunciar su remate en una oferta pública en la que el precio mínimo esperado serán 90 millones de reales (unos 16 millones de dólares).

A puertas de entrar a subasta, los expertos aplauden la decisión del Gobierno y esperan que independiente de la adecuación que se haga -hotel o residencial-,  A noite  se convierta en una edificación “democrática”, “un sitio en el que todas las personas puedan conocer y disfrutar de los espacios de este patrimonio”, como aseguró a EFE Lucas Franco, vicepresidente del Consejo de Arquitectura y Urbanismo de Río de Janeiro.

Foto tomada al edificio Joseph Gire en 1940, en Río de Janeiro, Brasil.

Y es que no se trata de un edificio cualquiera. A noite marcó la historia de la ingeniería en Brasil, pero también la de los medios de comunicación brasileños, en especial la radio.

La idea de construir un edificio monumental nació de Antonio Rocha, cuando asumió como director del periódico A noite, considerado el más importante de la época. Aunque trabajaba en periodismo, Rocha era ingeniero de profesión y quiso que el periódico tuviera su propia sede en un edificio moderno que reflejara el impacto y el poder de  A noite, como ya ocurría con los principales diarios del mundo.

Tras un año de inaugurado, el periódico fue destruido y el edificio entró en llamas durante la revolución de 1930 que acabó con todos los diarios que apoyaban al entonces gobierno de Washington Luís.

 La revuelta dio paso a un golpe de Estado que impuso en el poder a Getulio Vargas. “Getúlio Vargas envía su milicia para incendiar el periódico A noite porque era un periódico de oposición a su movimiento y era el medio más poderoso”, explicó a EFE Roberto Cabot, artista plástico y biznieto del arquitecto francés Joseph Gire, uno de los diseñadores de la obra.

“Tengo una carta de mi abuelo, que escribió mi bisabuelo   Josepfh Gire  donde le describe cómo vio que tiraban las máquinas por las ventanas, los escritorios, los muebles ¡todo por las ventanas! y luego le echaron fuego, pero el fuego no afectó (al edificio) justamente porque era de cemento. Si hubiera sido de metal, de estructura de acero, lo habrían derribado, pero como era de cemento armado no pasó nada”, narró.

El ícono  en una vista general que ya queda más chica  que la de otros edificios.

Pese a lo ocurrido, el grupo A noite  se fortaleció y a los pocos años, además del periódico y el edificio, incluyó también una estación radiofónica: la Radio Nacional. Bajo la administración del grupo en ese tiempo, el predio hospedó multinacionales como la aerolínea  PanAm  y la fabricante de electrodomésticos Philips, así como a las agencias informativas La prensa y la United Press Association.

También se asentaron firmas de lujo. La radio, que comenzó a funcionar en el piso 20, creció hasta ocupar cuatro plantas completas. La Radio Nacional impulsó grandes artistas y por sus estudios pasaron las grandes estrellas de los años 30 y 40.

 

 

 


   

Cargando más noticias
Cargar mas noticias