El príncipe heredero de Japón aprueba boda de su hija Mako

“Apruebo que se casen. (...) Si eso es lo que realmente quieren”, afirmó el príncipe Fumihito de Japón. La pareja iba unirse ya en 2018 pero necesitaba aval oficial.
miércoles, 2 de diciembre de 2020 · 00:04

EFE  / Tokio 

El príncipe Fumihito de Japón, hermano menor del emperador Naruhito y actual heredero del trono, mostró su apoyo al controvertido compromiso de su primogénita, la princesa Mako, en una rueda de prensa con motivo  de su 55 cumpleaños.

“Apruebo que se casen. (...) Si eso es lo que realmente quieren, entonces creo que es algo que debo respetar como padre”, declaró Fumihito en la comparecencia, publicada ayer por la Agencia de la Casa Imperial, en la que fue preguntado por el enlace, pendiente desde hace años por una disputa financiera de la madre del novio.

A principios de mes, Fumihito -junto a su esposa, la princesa Kiko- fue declarado oficialmente primero en la línea sucesoria en una ceremonia mucho más austera para respetar las nuevas normas sanitarias y que había sido pospuesta durante siete meses debido a la pandemia de la Covid-19. Como segundo en la sucesión figura el primogénito de Fumihito, el príncipe Hisahito, de 14 años. Tercero está el tío del emperador Naruhito, el príncipe Hitachi, de 84 años.  La hija de 18 años de Naruhito, Aiko, y las dos hijas del príncipe heredero, Mako y Kako, no están en la fila porque son mujeres.

La Ley de la Casa Imperial de Japón no permite una emperatriz y despoja a las mujeres del estatus real si se casan con ciudadanos comunes. El Gobierno en 2005 consideró la posibilidad de permitir mujeres emperadoras, pero la discusión se detuvo tan pronto como nació Hisahito al año siguiente. Las encuestas han demostrado que la mayoría de los japoneses apoyan tener una emperatriz, ya que Aiko se ha vuelto cada vez más popular.

La princesa Mako (29) y su prometido, Kei Komuro (29), al que conoció en la universidad, anunciaron su compromiso en 2017 entre un gran revuelo mediático en Japón. Iban a casarse el 4 de noviembre de 2018 en Tokio, pero la boda fue pospuesta hasta este 2020 por una supuesta falta de tiempo para los preparativos. La pareja no pudo contraer matrimonio porque faltaba la aprobación del príncipe heredero, pero ahora el obstáculo ha sido removido. Fumihito no estaba convencido del futuro del matrimonio. Consideraba que antes debían resolver sus problemas financieros y que  no estaban preparados para dar el paso.

El aplazamiento del enlace se produjo poco después de saberse que la madre de Komuro mantenía una disputa financiera con su expareja, a quien le debía una importante cantidad de dinero que le había prestado para que su hijo pudiera estudiar en la Universidad de Fordham de Nueva York. En ese entonces, la Casa Imperial se desvinculó las informaciones y la decisión. En un comunicado publicado a principios de este mes de noviembre la princesa Mako expresó su determinación de seguir adelante con el matrimonio, que todavía ahora sigue sin tener fecha.

Aunque el palacio niega que el retraso se debía a los problemas económicos de la familia del novio, el príncipe Fumihito declaró en su día que era importante “que se resuelva el tema”, algo que considera clave para conseguir el apoyo del público.

Además, consideró que el matrimonio aún no estaba preparado: “Desde mi punto de vista, creo que no están en una situación en la que muchas personas estén convencidas y satisfechas”, agregó el príncipe japonés, quien señaló que su hija Mako también es consciente de ello, e instó a su futuro yerno a adoptar medidas “visibles” para la resolución del problema.

Otra de las razones para retrasar la boda de su hija es porque en el momento en que se case con un ciudadano común, Mako perderá su título real y  apoyo financiero. Komuro, graduado en derecho, lleva fuera de Japón desde 2018. En agosto de ese año empezó a estudiar en la Facultad de Derecho de la Universidad de Fordham, en Nueva York, donde está previsto que termine sus estudios en el año 2021.

La princesa Mako y Kei Komuro

La princesa japonesa Mako, primera nieta del emperador Akihito e hija del príncipe Akishimo, formalizó en septiembre de 2017 su compromiso con un joven cuya “sonrisa como el sol” la cautivó, Kei Komuro.

“Desde mi niñez sabía que perdería el estatus real una vez que me casara”, dijo entonces Mako.  La princesa Mako no estaba en la línea sucesoria del trono, pues una ley vigente desde 1947 señala que sólo los varones del linaje familiar pueden convertirse en emperadores. Otro aspecto de la Ley de la Casa Imperial señala  que las mujeres de la familia imperial pierden el estatus real cuando se casan con plebeyos.

Cuando la princesa Mako contraiga matrimonio, el número de miembros de la familia imperial caerá a 18. Y de ese total, 13 son mujeres. La familia ahora tiene solamente a un niño, príncipe Hisahito, hermano de la princesa Mako de 13 años. Si la futura esposa del príncipe Hisahito no da a luz a un niño, significaría el fin del linaje de sangre imperial. BBCMundo

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias