El Covid-19 golpea a los centros religiosos, espectáculos y fútbol

Partidos de la liga italiana como de la Champions se jugarán sin público; sitios históricos tienen menos turistas y hay campañas para que la gente se quede en casa.
martes, 10 de marzo de 2020 · 00:04

AFP y EFE / Roma y La Meca

La expansión del coronavirus en gran parte del mundo  ha provocado la suspensión de eventos religiosos, espectáculos, conferencias  y otros actos masivos. Por la alerta también ha disminuido la afluencia de gente a centros históricos o partidos de fútbol.   

Fotos aéreas, publicadas por la firma estadounidense de imagen espacial Maxar, muestran ciudades, normalmente trepidantes, vacías. Una de ellas refleja a un puñado de fieles que rodean la Kaaba, el lugar santo más sagrado del islam, en La Meca, que normalmente está atestado de gente.

Las autoridades saudíes han suspendido temporalmente la peregrinación de la Umrah, una medida sin precedentes, para luchar contra la propagación del nuevo coronavirus en el mundo.

Templo  Sensoji en Tokio en abril 2019 y el 20 de marzo. 
Foto:AFP

En Irán, una imagen por encima del santuario de Fátima Ma'sumeh en Qom muestra uno de los lugares más sagrados del país sin visitantes mientras sus célebres cúpulas brillan al sol.


En Pekín, por la plaza Tiananmen, “puerta de la paz celestial”, solo circulan algunos vehículos y no hay peatones.

El partido de vuelta de octavos de final de la Champions entre el PSG y el Borussia Dortmund se disputará el miércoles en París sin que el conjunto local pueda contar con el apoyo de su público para tratar de remontar el 2-1 de la ida. El domingo la Juventus jugó en su  estadio sin espectadores frente al Inter de Milan. Misma situación para el Valencia español, que recibirá mañana  martes al Atalanta, equipo de la ciudad de Bérgamo, en el norte de Italia, zona especialmente afectada por la epidemia.

Turistas con mascarillas ven la misa del Papa en pantalla. 
Foto:EFE

Para evitar las puertas cerradas, algunos deportes y algunos países optaron por los aplazamientos, o incluso por las anulaciones. Es el caso del Torneo Seis Naciones de rugby, en el que tres partidos han sido aplazados a una fecha por determinar.

Todo un símbolo, la ceremonia de encendido de la llama olímpica, prevista el jueves en Grecia, se realizará sin espectadores, anunció el Comité Olímpico Internacional. Apenas un selecto centenar de invitados podrán presenciar el evento en directo, mientras que en el país heleno todos los eventos deportivos en las dos próximas semanas tendrán lugar sin público.

Para acceder a las alcobas del Mask, un club libertino de París, es necesario llevar una máscara, preferiblemente de encaje o de estilo veneciano. Pero en tiempos de coronavirus, la versión quirúrgica también funciona.  

“Pusimos gel hidroalcohólico y mascarillas quirúrgicas en la entrada. Pero por el momento no pensamos cerrar”, afirma un responsable de este conocido establecimiento que se enfrenta a una caída en la frecuentación de 30%  desde hace una semana, cuando estallaron los casos del nuevo coronavirus en Francia.

“Yo me quedo en casa” es la campaña lanzada en las redes sociales por celebridades como Laura Pausini, Nek, Tiziano Ferro o Chiara Ferragni para animar a los italianos a no salir de sus hogares y contener así la epidemia del coronavirus.

El  partido Juventus- Inter de Milan  se jugó sin público . 
Foto:AFP

El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, ha pedido expresamente a la ciudadanía que evite salir de sus casas en la medida de los posible y ha aplaudido la campaña “iorestoacasa” (yo me quedo en casa) lanzada por las redes sociales.

El titular de Cultura, Dario Franceschini, aseguró que el cierre de teatros, museos y discotecas es “una medida necesaria y dolorosa” pero animó a que la cultura llegara a las casas de los italianos.

Para ello pidió a las cadenas de televisión que incluyan en sus parrillas programas de música, teatro, cine, arte, e invitó a todos los personajes del mundo cultural que usaran sus redes sociales para animar estos días tristes.

El cineasta Paolo Sorrentino, Óscar por “La Grande Bellezza”, instó en Instagram a quedarse en casa y pidió recomendaciones de libros, películas y música. Él sugirió canciones de Loredana Berté y la novela “Lessico Famigliare” de Natalia Ginzburg.

Muchos cantantes, como el cantautor Calcutta, utilizaron las “historias” de Instagram para hacer pequeños conciertos cantando los temas sugeridos por sus propios seguidores.

O Laura Pausini que publicó: “Muchos han recibido esta historia como unas vacaciones pero no es así, debéis comprenderlo. Quedaos en casa, chicos, no os mováis si no es indispensable”.

También numerosos museos y áreas arqueológicas usaron internet para deleitar a sus usuarios con explicaciones de sus colecciones, como Pompeya, el Coliseo, la Galería de los Uffizi o el Museo Egipcio de Turín, el más completo del mundo tras el del El Cairo. El Papa ofreció el domingo una misa vía Streaming  en la plaza de San Pedro.

 

7
1
Cargando más noticias
Cargar mas noticias