La fortuna oculta del rey emérito Juan Carlos I bajo tela de juicio

El domingo la Casa Real anunció que el rey Felipe VI renunció a la herencia de su padre, quien además dejó de percibir una asignación de 200 mil euros.
martes, 17 de marzo de 2020 · 00:04

EFE / Madrid

El Gobierno español se mostró  partidario de conocer por vía judicial el origen de la supuesta fortuna oculta del rey emérito Juan Carlos I, una figura hasta hace poco intocable y de la que la divulgación pública de sus crecientes problemas legales constituyen un auténtico hito.

“Este país necesita evidentemente saber. Es un país transparente y que necesita seguir confiando en sus instituciones”, afirmó  el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en una entrevista radiofónica, en la que apostó por  las investigaciones judiciales ya en marcha. 

Felipe VI  con agregados militares, navales y aéreos. 
Foto:EFE

La cuestión de las finanzas de Juan Carlos I ha resurgido con fuerza en las últimas semanas, pero se intensificó el domingo, cuando la Casa Real anunció que el rey Felipe VI había renunciado a la herencia que le pueda corresponder de su padre, a quien además se había retirado su asignación económica anual de casi 200.000 euros.

Esta decisión se tomó después de que un diario británico publicara durante el fin de semana que el actual monarca era el heredero de los fondos de una millonaria cuenta en un paraíso fiscal que tenía su padre, vinculada a una donación de 65 millones de euros de Arabia Saudita.

La Casa Real anunció que conoció esa disposición en febrero del año pasado y lo comunicó a “las autoridades competentes”, y que en abril de 2019 el monarca hizo una declaración notarial para dejar claro que renunciaba en su nombre y de sus hijas a la herencia de su padre, especialmente si procedía de vehículos financieros sospechosos.

El rey  Felipe VI y su padre Juan Carlos I saludan en 2018. 
Foto:AFP

Además, la Casa Real insistió en que Felipe VI afirma no haber tenido conocimiento ni prestado consentimiento en activos o estructuras financieras “cuyo origen, características o finalidad pudieran no estar en plena y estricta consonancia con la legalidad o con los criterios de transparencia, integridad y ejemplaridad”. El comunicado del Palacio de la Zarzuela incluyó el anuncio de que Juan Carlos I había contratado los servicios de un prestigioso abogado, el exfiscal general del Estado Javier Sánchez-Junco.

El ministro del Interior valoró la “contundencia” de la decisión del actual rey -que sucedió a su padre en junio de 2014- pero, preguntado en la entrevista, consideró que “por supuesto” los españoles deben saber el origen de la supuesta fortuna de Juan Carlos I.

Por ello, recordó que la Fiscalía Anticorrupción ya investiga el caso que ha originado la decisión del jefe del Estado: dos fundaciones creadas en Suiza por Juan Carlos I, una de ellas vinculada a esa donación de 65 millones de euros. Por ello instó a dejar que este caso se instruya y se investigue por las autoridades judiciales suizas y españolas: “Tenemos que ser conscientes de dónde está el punto nuclear, y está en el ámbito judicial”, insistió.

La opinión de Grande-Marlaska, un antiguo juez de la Audiencia Nacional y hombre de la máxima confianza del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a favor de que continúe la pesquisa judicial, se inscribe dentro de la posición del Partido Socialista (PSOE) que la pasada semana rechazó junto con otros partidos de derecha que el Congreso de los Diputados investigue el origen de la presunta fortuna irregular del rey emérito.

Felipe VI junto al presidente Macron de Francia y esposas. 
Foto:AFP  

 La investigación no daría resultados penales, ya que las leyes establecen que el rey era inviolable durante su mandato, pero permitiría conocer lo ocurrido. Ayer se conoció que el anuncio de la Casa Real no afectará al estatus jurídico que mantiene Juan Carlos I, que seguirá siendo miembro de la familia real.

Mientras tanto, la Fiscalía Anticorrupción y el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón se encuentran a la espera de que Suiza remita los datos sobre otra de las fundaciones vinculadas al emerito rey  Juan Carlos I, desde que hizo una donación de 65 millones de euros a una cuenta de la que fuera su amiga Corinna Larsen.

Los fondos de esa fundación, que, según un medio suizo, ascenderían a 100 millones de euros, podrían proceder de supuestas comisiones por la concesión a un consorcio de empresas españolas de la construcción del tren de alta velocidad (AVE) Medina-La Meca (Arabia Saudí), un proyecto de unos 7.000 millones de euros.

 

5
35
Cargando más noticias
Cargar mas noticias