Wenzhou, la capital mundial del calzado, parada por el coronavirus

“Sin obreros, no podemos producir y si no podemos reanudar la actividad, no podemos aceptar pedidos”, explicó el dueño de una de las factorías de zapatos.
martes, 3 de marzo de 2020 · 00:04

AFP / Wenzhou, China 

En Wenzhou, “capital mundial del calzado”, las fábricas funcionan a media máquina debido a la epidemia de coronavirus, que dificulta el regreso de vacaciones de los obreros que quedaron confinados en sus provincias de origen en China.

En este periodo del año, la fábrica de calzado Xuda suele estar a pleno rendimiento, después de que los empleados  regresan de las vacaciones del Año Nuevo lunar. 

Pero la epidemia de Covid-19 ha frenado parte de la maquinaria tan bien engrasada de la planta, en la que trabajan un millar de personas, en Wenzhou, ciudad costera orientada a la exportación, a unos 450 kilómetros al sur de Shanghái. 

Sólo un tercio de la mano de obra sigue trabajando en la fábrica, mientras que el resto de empleados están bloqueados por las restricciones a los transportes, medidas de cuarentena o por el miedo a viajar en un periodo de contagio potencial.

En China hay unos 240 millones de trabajadores migrantes, campesinos empleados en las regiones industrializadas del este y del sur del país. Estos suelen volver a sus casas por el Año Nuevo chino, que este año cayó el 25 de enero, justo cuando empezaban a aplicarse las primeras medidas de cuarentena en Hubei (centro), donde emergió la epidemia.  Ahora, la neumonía ha infectado a casi 80.000 personas en China continental, donde fallecieron casi 3.000 enfermos, y a la fábrica Xuda le tomará semanas recuperar su capacidad de producción anual, de 7 millones de pares, admitieron los directivos de la empresa. 

 Ciudad fantasma

La situación es particularmente tensa en Wenzhou, pues es una de las ciudades más afectadas fuera de Hubei, con un muerto y 500 casos de contagio. El ayuntamiento de la ciudad, que cuenta con unos 3 millones de habitantes en su zona urbana, impuso a principios de febrero medidas de confinamiento muy estrictas y restringió la circulación. “Las fábricas que quieren arrancar no tienen mano de obra suficiente. La economía de la ciudad sufrirá, necesariamente”, observó Yang Wenjiang, uno de los jefes de Xuda. 

“Sin obreros, no podemos producir y si no podemos reanudar la actividad, no podemos aceptar pedidos”, explicó a la AFP.

La actividad manufacturera en China cayó en febrero a un nivel nunca visto, de acuerdo con cifras oficiales. 

Pero es que ni las cifras hacen falta: un simple paseo por las zonas industriales de la ciudad de  Wenzhou, cuyo tejido industrial está especializado, además del calzado en la moda y la industria óptica, basta para ver que la economía china está enormemente paralizada. 

 Por la avenida Capital del Calzado, decenas de fábricas especializadas en ese sector están cerradas o trabajando a muy bajo rendimiento. 

El ambiente recuerda al de una ciudad fantasma. En Xunda, para incitar a sus trabajadores a que acudan a trabajar, la empresa ha fletado autobuses que recogen a los empleados, a veces a más de 1.000 kilómetros  de distancia.

Fotos:AFP

Es el caso de Wang Changwen, de 28 años, feliz porque la semana pasada pudo regresar a Wenzhou desde su provincia, Guizhou, en el suroeste.  A los obreros que no retoman el trabajo no se les paga, por lo que las familias estancadas en zonas rurales están perdiendo mucho dinero.

 Según Pekín, la mayoría de las empresas industriales reanudaron la actividad, pero según analistas independientes, sólo un tercio de los obreros se ha reincorporado a las fábricas. 

Wang Jin, propietario de una fábrica de gafas, Azure Eyeglass Company, asegura que su empresa ya ha alcanzado el 50% de su capacidad de producción y que, para finales de mes, rendirá al 90%.  “Si limitamos las pérdidas al 15% anual, estaremos contentos”, señaló. 

Sin embargo, Chris Schell, director para China de Sourcing Allies, un gabinete sueco que ayuda a las empresas a encontrar productores en China, apuntó que la epidemia podría disuadir a los compradores de viajar al país para hacer encargos de diferentes productos.
 

 

Riesgo de recesión

  • Parálisis Aviones que no despegan, escuelas cerradas en Japón y eventos masivos suspendidos en Suiza. La economía mundial enfrenta su mayor riesgo de recesión desde la crisis financiera de 2008. Las bolsas cerraron una semana negra con su peor caída desde la crisis financiera de 2008.
  •   Mercados Las bolsas mundiales cerraron  una semana negra debido a las devastadoras consecuencias para la economía del coronavirus, y la mayoría de plazas registraron caídas sin precedentes desde la crisis de 2008. (EFE)
  • Peligro “Con la excepción parcial de la peste negra en Europa en el siglo XIV, cada pandemia  fue seguida de una recesión” observan investigadores como Robert Dingwall.
9
1
Cargando más noticias
Cargar mas noticias